Mi Maletín de Compras

# de items: 0
Total: $0.00
Califica este artículo:

(0 Votos)

Visitas:

93

¿ES NECESARIA UNA NUEVA LEY DE ARBITRAJE EN ECUADOR?

martes 03 de octubre del 2017 | 15:50

Última actualización: jueves 12 de octubre del 2017 | 18:04

¿ES NECESARIA UNA NUEVA LEY DE ARBITRAJE EN ECUADOR?

 

Las leyes inútiles debilitan a las necesarias.

Montesquieu

 

Autora: Diana Briones



 

La ley de Arbitraje y Mediación del Ecuador  fue publicada en el Registro Oficial 145 el 04 de septiembre de 1997.  Al trascurrir 20 años de la vigencia de esta ley, se llevó a cabo en Quito, la  primera edición del Seminario Internacional: ““ICC Ecuador ADR Week”. En este evento, se realizó un análisis crítico sobre la evolución del arbitraje local y se debatió sobre los pros y contras de una posible reforma a la LAM, además  se examinó la  necesidad  de promulgar una nueva Ley de Arbitraje y Mediación adoptando el convenio de la Ley Modelo de Arbitraje UNCITRAL.


Para la discusión de estos temas de gran relevancia jurídica, se creó una mesa redonda que contó con la participación de grandes exponentes del Arbitraje y en Derecho General; como el  Ab. Gonzalo González, presidente de la Comisión de Arbitraje & ADR de ICC Ecuador,  el Ab. César Coronel Jones, el Ab. Juan Manuel Marchán y el Ab. Alejandro Ponce Martínez que compartieron su criterio jurídico sobre la factibilidad de derogar a la LAM y  presentar  un nuevo proyecto de ley  adaptando los convenios internacionales en materia de arbitraje.

La Ley de Arbitraje y Mediación en  sus 20 años de vigencia en el Ecuador ha demostrado, a través de la historia y la práctica, ser una ley de vanguardia y beneficiosa para el desarrollo del arbitraje, hemos visto como se ha fortificado su sistema institucional, a través de la  resolución 309 emitida por parte del Consejo Nacional de la Judicatura publicada el 23 de octubre del 2015, que dio paso al registro  de los centros de mediación y arbitraje, donde en la actualidad  existen 15 centros de arbitraje registrados y aprobados por el Pleno del Consejo de la Judicatura.


Análisis de la LAM


La Ley de Arbitraje y Mediación se creó en el año de 1996 cuando la  Corporación Latinoamérica para el Desarrollo (CLD) decidió conformar una  comisión de juristas ecuatorianos para  que estudien y   comparen varios marcos legales internacionales que pudieran servir de base para la creación de la  ley de arbitraje en Ecuador, que fue presentada por el diputado José Cordero del Azuay ante el Congreso y posteriormente fue aprobada la ley y mereció su publicación en septiembre de 1997.

La ley y el reglamento de Arbitraje y Mediación regulan  la organización y funcionamiento de los Centros de Arbitraje y Mediación, así como su procedimiento y las reglas que se aplicarán en estos procesos alternativos de solución de conflictos.

Para el Ab. César Coronel Jones, “la Ley de Arbitraje y Mediación tiene una serie de deficiencias estructurales, debido a que abunda en lo  insustancial y omite temas importantes”. En concreto él señala que el Art. 38 de la LAM es demasiado ambiguo, porque elimina  las características esenciales del arbitraje, ya que, lo sujeta a un  proceso determinado por la  ley  y olvida el  principio  central de la autonomía de la voluntad de las partes, teniendo en cuenta que el arbitraje es una figura contractual por excelencia y en consecuencia sus normas deben ser de carácter supletorio por definición, donde debería primar más lo que deciden las partes ante lo que determina la ley.

De igual manera,  la Ley de Arbitraje y Mediación dedica varios artículos a la mediación y obliga  que está  sea un requisito previo al trámite del arbitraje, cuando son dos figuras diferentes, ya que las partes se someten al arbitraje cuando ya no han podido en la negociación ni en la mediación resolver la controversia.  Es descabellado forzar a las partes a  ir a la mediación cuando ya se ha presentado una demanda arbitral, porque está demuestra que para las partes se han agotado todas las formas de resolver el conflicto y antes de  interponer un recurso a la justicia ordinaria, han elegido el arbitraje como método preferencial de la resolución de la controversia.

Otro inconveniente que presenta la Ley de Arbitraje y Mediación es la rigidez  en  los términos y los plazos para la citación, contestación a la demanda y reconvención. A manera de ejemplo, el Ab César Coronel plantea un caso donde se demanda por arbitraje un problema con la construcción del puerto marítimo de Guayaquil y se presenta una demanda acompañada con 200 anexos y 500 páginas,  la parte contraria se encuentra sujeta a lo que determina la LAM y solo tiene el plazo de diez días para presentar su contestación a la demanda, mientras que la parte accionante tuvo un año de preparación  para presentar la demanda, lo cual atenta con el principio constitucional de igualdad de las partes, debido a que no existe razonabilidad ni flexibilidad en el arbitraje. Al determinar términos para las diligencias procesales el arbitraje pierde su esencia y deja de ser un traje a la medida para la resolución de controversias.

En vista de los problemas que presenta la LAM, varios juristas ecuatorianos comparten la idea de presentar un proyecto de una  nueva Ley de Arbitraje y Mediación que cubra con  las deficiencias estructurales ya mencionadas. Para ello, se pretende adoptar ciertos artículos de la Ley Modelo de Arbitraje UNCITRAL. Donde este proyecto pretenda subsanar los errores de la LAM, a través del desarrollo de principios fundamentales como enfatizar el rol prioritario de la voluntad de las partes, la relevancia de los árbitros, además de  fortificar los centros de arbitraje  y  sus reglamentos arbitrales, para lograr así la flexibilidad procesal,  la coherencia con el origen contractual del arbitraje y finalmente eliminar la supletoriedad del COGEP logrando  sustituirla  por los principios arbitrales y los usos o costumbres en materia arbitral.

Para el criterio del Ab. Alejandro Ponce la ley de Arbitraje y Medición es apropiada para el contexto jurídico y político que se vive en la actualidad en el Ecuador, debido a que  la institucionalidad del arbitraje no está preparada para enfrentarse al desafío de tener una nueva ley, ya que, se puede correr el riesgo de terminar con una ley desfavorable para el arbitraje. De igual manera el Ab Alejandro Ponce plantea que si existen varias deficiencias en la ley estás deben ser subsanadas por los árbitros. Entre ellas, considera que la LAM vulnera el principio de la autonomía de la voluntad de las partes, al  momento de dar potestad a la ley de regir el procedimiento arbitral, cuando debería ser todo lo contrario y el proceso debería regirse a lo que decidan las partes.


Adaptación de la Ley Modelo de Arbitraje UNCITRAL  en  las deficiencias que presenta la LAM


La Ley Modelo está formulada para ayudar a los Estados a reformar y modernizar sus leyes sobre el procedimiento arbitral a fin de que tengan en cuenta los rasgos peculiares y las necesidades del arbitraje comercial internacional. Regula todas las etapas del procedimiento arbitral, desde el acuerdo de arbitraje, pasando por la composición y competencia del tribunal arbitral y el alcance de la intervención del tribunal, hasta el reconocimiento y la ejecución del laudo arbitral. Refleja un consenso mundial sobre los aspectos más importantes de la práctica del arbitraje internacional aceptados por Estados de todas las regiones y los diferentes ordenamientos jurídicos o sistemas económicos del mundo.

Varios expertos en arbitraje proponen la idea de adaptar ciertos artículos de la Ley Modelo de Arbitraje UNCITRAL a la Ley de Arbitraje y Mediación ecuatoriana, planteando un reforma legal en asuntos básicos como la relación de la oportunidad de la prueba, sobre las nulidades, sobre le ejecución de los laudos arbitrales, sobre la supletoriedad, entre otros temas. Considerando que  esta adaptación sería un cambio positivo para el arbitraje ecuatoriano, como lo ha sido en otras jurisdicciones, puesto que ha sido adoptada por 75 Estados en 106 jurisdicciones.


Conclusiones


Es fundamental presentar un nuevo modelo de Ley de Arbitraje y Mediación en el Ecuador y  se adopten ciertos artículos de la Ley Modelo de Arbitraje UNCITRAL, lo cual sería un cambio positivo porque nos permitiría nutrirnos de la jurisprudencia en arbitraje internacional y cubrir las deficiencias que presenta la LAM.

De igual manera, es importante potenciar el sistema arbitral, como un mecanismo preferencial de resolución de conflictos. Ya que, ha quedado en evidencia la eficacia y la celeridad con la que resuelve las controversias principalmente en los conflictos comerciales.  El arbitraje agilita el proceso, brinda un sistema más flexible permitiendo  a las partes determinar las condiciones del proceso, garantiza y protege el derecho al debido proceso,  además posee un esquema procesal adecuado que  se ha convertido en un líder mundial para la resolución de litigios, al garantizar la justicia, dejando a una lado ciertos formalismos y diligencias que lo único que hacen es entorpecer y retardar el proceso sin brindar una verdadera solución al conflicto.

Bibliografía

Guarderas, J. F. (20 de julio de 2014). Pérez Bustamante y Ponce. Recuperado el 16 de septiembe de 2017, de Pérez Bustamante y Ponce: https://www.google.com.ec/search?q=enciclopedia+politica+del+dr+rofrigo+borja&oq=enciclopedia+politica+del+dr+rofrigo+borja&aqs=chrome..69i57j0.9724j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

Ley de Arbitraje y Mediación.

Primera edición del Seminario Internacional: ““ICC Ecuador ADR Week, mesa redonda expositores Ab. Gonzalo González, presidente de la Comisión de Arbitraje & ADR de ICC Ecuador,  el Ab. César Coronel Jones, el Ab. Juan Manuel Marchán y el Ab. Alejandro Ponce Martínez.