Mi Maletín de Compras

# de items: 0
Total: $0.00
Califica este artículo:

(0 Votos)

Visitas:

1410

El canal del fútbol

jueves 24 de noviembre del 2005 | 13:59

Última actualización: miércoles 17 de julio del 2013 | 11:00


El canal del fútbol

Por: Dr. Osvaldo Paz y Miño J.
EXPERTO EN DERECHO DEPORTIVO
EXPERTO EN DERECHO LABORAL
cpaz2@andinanet.net

Lo que aquí consta es ejercicio de comunicador libre, de discrepancia respetuosa que intenta aportar públicamente para lograr enmiendas urgentes en beneficio de la comunidad. La expectativa de un canal televisión cerrada para transmitir el fútbol profesional, ha causado revuelo y no es para menos.

La sociedad entera se ve afectada por una resolución de tamaña envergadura, que golpea sin duda, a los más pobres y también, a los de clase media, quienes sin tener vela alguna en el entierro se verán privados de un servicio gratuito que las empresas televisoras de señal abierta ofrecían a la nación.

Creemos que el canal del fútbol convierte al deporte popular, en deporte elite. Que parte en dos a la afición: los que tienen dinero y los que no tienen. Pensamos, no solo en las aristas jurídicas que existen y que tienen que pulirse necesariamente, sino, en la cantidad de hombres, mujeres y niños que miran los partidos de fútbol tras las vidrieras. En esos que se alegran o sufren mirando las imágenes los triunfos o las derrotas de su equipo favorito a la intemperie. Esos anónimos seres humanos para los que el fútbol es quizá lo único gratis a disfrutar en la vida, desde la vereda de la avenida. Millares de pobres que no saben del servicio de energía eléctrica y luz en sus "viviendas, cuando tienen la suerte de tenerlas. Personas marginadas por las que planteamos revisiones. Marcha atrás. En la dirigencia del fútbol profesional hay necesidades. Pero que estas no sean satisfechas con sacrificios populares. No deben unos clubes subsidiar a otros.

Cada institución ha de ganar y sobrevivir de lo que pueda generar. No hay bases legales obligar a los clubes que no lo acepten expresamente, a hipotecar el manejo de sus intereses económicos y sociales a nadie. Recapacitemos.