Mi Maletín de Compras

# de items: 0
Total: $0.00
Califica este artículo:

(0 Votos)

Visitas:

163

Las Infracciones de Tránsito en el COIP

viernes 17 de marzo del 2017 | 09:30

Última actualización: martes 21 de marzo del 2017 | 10:17

Las Infracciones de Tránsito en el COIP

 

Autor: Dr. Jorge Eduardo Alvarado. Mgs.

 

Generalidades

El juzgamiento de los delitos de tránsito, corresponde en forma privativa a los Jueces de Tránsito  dentro de sus respectivas jurisdicciones territoriales.

En los lugares donde no existan Jueces de Tránsito corresponderá el juzgamiento de la causa a los Jueces de lo Penal de la respectiva jurisdicción o los Jueces Multicompetentes.

Infracciones de Tránsito: Clasificación

Las infracciones en materia de tránsito, se dividen en:

1.    Delitos de tránsito

2.    Contravenciones de tránsito

 

Juzgados Multicompetentes.- En la actualidad, el Consejo Nacional de la Judicatura, a fin de suplir la ausencia de Jueces en las diversas materias, en los cantones de la República y, particularmente en la Provincia de Loja, ha transformado a los juzgados existentes en los cantones en Juzgados Multicompetentes, consecuentemente son competentes para conocer materia penal y por ende materia de tránsito.

Juzgados de Contravenciones.- En las ciudades de Quito, Guayaquil y Cuenca, a partir del mes de noviembre de 2009, comenzaron a laborar los Jueces de Contravenciones, lo cual, viene a ser el inicio de una nueva etapa en la Administración de Justicia del Ecuador. Esperemos que, conforme pase el tiempo, se designen los Jueces de contravenciones con competencia en materia de tránsito, como así lo requiere la sociedad en los distintos lugares de nuestra Patria.

En los Distritos Judiciales del país, tan pronto se pone en vigencia el actual Código Orgánico de la Función Judicial, publicado en el Registro Oficial No.  644,  de fecha 09 de marzo de 2009, se crean las Unidades Judiciales en las diferentes especialidades y con ello el advenimiento de la Unidad Judicial Penal y de Infracciones Flagrantes de lo Penal y de Tránsito, en los diversos cantones, daño inicio a una nueva etapa para la experimentación, es decir los jueces agrupados en bloque, se constituyen en Jueces de Garantías Penales, de Contravenciones, jueces de Infracciones Flagrantes, resultado del turno que les corresponda a través de estos nuevos y modernos sistemas de turnos rotativos que crea la Unidad Judicial de Delitos Flagrantes en donde toma participación la Unidad de Control Operativo de Tránsito de los Gobiernos Autónomos Descentralizados Municipales, ejemplo es el caso del Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal de Loja.

Concurrencia de Infracciones.- En concurrencia de varias infracciones  de tránsito, le infractor será juzgado por la más grave.

Ejemplo: Cuando el conductor se ha encontrado conduciendo el vehículo en estado de embriaguez y ocasiona la muerte de una persona.

El conducir en estado de embriaguez, una vez que haya sido probada su condición en forma técnica, es verdad, por su condición de conductor de vehículo a motor, ha cometido una contravención, por la que es sancionado con privación de libertad.

Este conductor de vehículo en estado de embriaguez, ocasiona con su vehículo la muerte de un ciudadano. Este momento su condición de contraventor, por conducir en estado de embriaguez, o bajo los efectos de sustancias estupefacientes y psicotrópicas se constituye en infractor de un delito de tránsito, será sancionado de acuerdo con el contenido del Art. 376 del Código Orgánico Integral Penal, que lo sanciona con pena privativa de libertad de diez a doce años, adicional de la revocatoria definitiva de la licencia para conducir un vehículo.

La circunstancia de conductor en estado de embriaguez, se constituye en una circunstancia agravante extraordinaria delicada, lo que significa que sea sentenciado con pena de reclusión, que no tiene la posibilidad de tramitar fianza carcelaria o caución carcelaria.

Reincidencia en el cometimiento de un delito de tránsito.- La reincidencia en los delitos de tránsito será reprimida con el máximo de la pena, prevista en el tipo penal incrementado en un tercio (Art. 57, inciso tercero del COIP), aclarando que la reincidencia se la considera como tal si existe de por medio una sentencia dictada por el Juez competente y si la misma alcanzó ejecutoria.

La Culpa  como elemento constitutivo de las Infracciones de Transito

El Art. 371 del Código Orgánico Integral Penal, expresamente dispone: “Son infracciones de tránsito las acciones u omisiones culposas producidas en el ámbito del transporte y seguridad vial”.

Al hablar de las infracciones de tránsito, el legislador ha pretendido englobar a delito y contravención, en una sola disposición, calificando en forma general a la infracción culposa, en lo cual incluye delitos y contravenciones.

El delito de tránsito, de acuerdo a su dimensión y trascendencia social, es sancionado, a pesar de ser un acto culposo, con penas privativas de la libertad; y, la Contravención, a lo sumo, según el contenido del Código Orgánico Integral Penal, es sancionada con penas privativas de la libertad, multas o sanción pecuniaria y rebaja de puntos en la licencia de conducción, excepcionalmente se priva de la libertad a quien incurre en el cometimiento  de una Contravención  con penas privativas de la libertad, especialmente de aquellos conductores que lo hacen en estado de embriaguez , y en aquellos que estipula el COIP (arts. 383 ibídem).

a.    La persona que conduzca sin haber obtenido la licencia de conducir.

b.    Quien conduzca vehículo con llantas lisas o en mal estado

c.    Quien conduzca un vehículo y exceda de los límites de velocidad fuera del rango moderado.

d.    En conductor que faltare de obra a la autoridad o agente de tránsito

e.    Quien condujere un vehículo en estado de embriaguez, puede ser sancionado con cinco días de prisión hasta 30 días de prisión debiendo diferenciar si el contraventor conduce un vehículo particular o si este es de servicio público.

El vehículo podrá ser retenido por el plazo mínimo de 24 horas.

Generalizando, considero que la Ley Orgánica de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, a la par del COIP, son tolerantes, no atenta contra la libertad de las personas, siendo esta, la característica por la cual la hemos calificado de benigna, respetuosa y de aceptación social; lo que no sucedía con la Ley de Tránsito de 1996. Solo por citar unos ejemplos, la contravención de tránsito por conducir en estado de embriaguez; la que ocasionaba heridas cuya recuperación superaba los quince días, circular en contra vía; y, la contravención grave en general, era reprimida con prisión de hasta treinta días y si era reincidente hasta con 180 días de prisión, es decir atentaba contra la libertad de las personas.

La reparación de daños y perjuicios, por parte del responsable de la infracción de tránsito

El legislador divide a las infracciones de tránsito en dos grandes categorías:

1.    Delitos de Tránsito

2.    Contravenciones de Tránsito

Las contravenciones de tránsito se subdividen en contravenciones que imponen penas privativas de libertad, multas económicas y rebajas en los puntos de la licencia de conducir.

El legislador, caracteriza a las infracciones de tránsito, así: “las infracciones de tránsito son culposas y conllevan la obligación solidaria de pagar costas, daños y perjuicios”. Este es un concepto muy tradicionalista en la materia que tratamos. Por el hecho de ser las infracciones de tránsito culposas, descarta definitivamente la posibilidad de que exista dolo o interés de causar daño.

Quien comete una contravención de tránsito de segunda clase, paga la multa, es decir, ha reparado el daño causado.

Consecuentemente, el hecho de haber reparado el daño con el pago de la multa, se lo libera de toda responsabilidad respecto al cometimiento de la contravención de tránsito. Pero en al práctica resulta lo contrario. Si el contraventor impugna la contravención cometida, se lo somete a la potestad del Juez de Tránsito o quien haga sus veces, a fin de ser juzgado y sancionado. La autoridad de considerarlo responsable de la contravención de tránsito, ordena que pague la multa y la rebaja en su licencia de conducir de hasta 9 puntos.

La reparación del daño ocasionado lo exime de responsabilidad, consecuentemente, no es sujeto de sanción adicional como es el restarle puntos en su licencia de conducir.

La Infracción de Tránsito Dolosa

El artículo 374.4 del Código Orgánico Integral Penal dispone que: “La persona que ocasiones un accidente de tránsito con un vehículo sustraído, será sancionada con el máximo de la pena prevista para la infracción cometida, aumentadas en la mitad, sin perjuicio de la acción penal a que haya lugar por la sustracción del automotor”.

Si del proceso apareciere indicios de que se ha cometido un delito que no es la infracción culposa de tránsito, se remitirá copia de lo actuado a la unidad de la Fiscalía General del Estado a la que corresponda prevenir o impulsar la investigación. Su conocimiento y juzgamiento se somete al ordenamiento jurídico que la Ley Penal establece.

El delito de tránsito, no pretende causar daño a nadie, no existe la intencionalidad, no es premeditado, o mejor dicho, no es planificado.

Al momento que en el cometimiento de un delito de tránsito, cambie el sentido, se convierta en intencional, premeditado, planificado, este viene a ser delito doloso. Su conocimiento en estas condiciones, ya no le corresponde al Juez Penal Común, hoy llamado Juez de Garantías Penales.

Al momento, que el Juez de Tránsito, que previene en el conocimiento de un delito de tránsito, y luego de su proceso investigativo, descubre indicios que hacen presumir la existencia de presunciones penales en su cometimiento, es obligación del Juez de Tránsito, inhibirse del conocimiento de la causa, y poner a órdenes de la Fiscalía todo lo actuado, para que este inicie la investigación que corresponda, inhibiéndose de su conocimiento.