Mi Maletín de Compras

# de items: 0
Total: $0.00
Califica este artículo:

(0 Votos)

Visitas:

117

Infracciones de Tránsito

lunes 03 de abril del 2017 | 11:33

Última actualización: martes 25 de abril del 2017 | 17:34

Infracciones de Tránsito

 

Autor: Dr. Jorge E. Alvarado Mgs.

 

Caso Fortuito y de Fuerza Mayor

Anteriormente en el artículo 110 de la Ley de Tránsito, hoy derogado por el Código Orgánico Integral Penal, disponía: “Las infracciones de tránsito no serán punibles cuando fueren el resultado de caso fortuito o fuerza mayor debidamente comprobado.

Previo a lograr interpretar el alcance  de la norma invocada, debemos partir del significado de Caso Fortuito o Fuerza Mayor.

El accidente de tránsito, que se produce, como consecuencia de caso fortuito o fuerza mayor, es necesario saberlo determinar, por cuanto el conductor siempre estará expuesto a fenómenos naturales que no son predecibles, especialmente cuando estos se localizan en carreteras o en calles y plazas que entrañan peligro, por su estructura natural o por la presencia de fenómenos naturales que no se encuentran al alcance del hombre para prevenirlos.

Caso Fortuito.- Es el suceso inopinado, que no se puede prever ni resistir. Es el que proviene de la naturaleza. Manresa entiende que el caso fortuito, se produce con independencia de la voluntad del hombre e influye sobre la prestación y la cosa.

En Derecho Penal, el caso fortuito constituye circunstancia eximente de la responsabilidad. En materia de tránsito, la norma que hemos invocado, misma que estaba contenida en el artículo 110 de la Ley Orgánica de Tránsito, en forma expresa disponía “las infracciones de tránsito no son punible cuando son el resultado de caso fortuito o fuerza mayor.

Fuerza Mayor.- “Todo acontecimiento que no ha podido preverse o  que, previsto no ha podido resistirse”[1].

Es importante recalcar que tanto el caso fortuito  como la fuerza mayor, deben probarse.

Tampoco podemos olvidarnos la amplia facultad que nos concedía el artículo 110 de la anterior Ley de Tránsito, para lograr determinar entre lo imprevisible o lo inevitable.

La Fiscalía de Tránsito.-El Agente Civil de Tránsito, una vez que ponga en conocimiento el evento por presunto  caso fortuito o fuerza mayor, el Fiscal de Tránsito debe proceder en forma inmediata en el cumplimiento de las diligencias judiciales que la ley lo dispone:

a.    Traslado o movilización de heridos

b.    Orden para el levantamiento de cadáveres

Posterior a las diligencias urgentes, el Fiscal de Tránsito debe cumplir las diligencias, ya sea a petición de parte o de oficio, con la finalidad de proceder al acopio de elementos de convicción en procura de establecer los elementos básicos de convicción.

En este orden se procederá al cumplimiento de las diligencias que las considere necesarias e indispensables, entre las que tenemos:

a.    Traslado del o los vehículos  accidentados, a los patios de la Policía Nacional, o a los patios de los Gobiernos Autónomos Descentralizados.

b.    Reconocimiento técnico mecánico de vehículos.

c.    Reconocimiento del lugar de los hechos o del evento que se juzga, diligencia que debe ser extraordinariamente ponderada porque en ella se van a sentar las bases para establecer los antecedentes que dieron origen al evento inesperado de tránsito que tratamos.

El Fiscal de Tránsito se apoyará para el cumplimiento de estas diligencias procesales con el aporte de peritos debidamente inscritos en la Fiscalía.

Efecto Jurídico del socorro, ayuda o reparación de daños.- El socorro y ayudada dada a las víctimas, así como la reparación de los daños y perjuicios, con ocasión de una infracción de tránsito, no implica reconocimiento ni presunción de responsabilidad de quien presta el auxilio o realiza el pago. Todo esto tiene íntima relación con el contenido del artículo 45.3 del Código Orgánico Integral Penal.

En cuanto al pago de la multa de una contravención de tránsito, lo cual es diferente al tema que tratamos, pero que desde luego trae interpretaciones erróneas por cuanto la Ley de Tránsito en diversos artículos se refiere a las infracciones de tránsito, y en otros se refiere a los delitos de tránsito, sin olvidarnos que también tratándose de las operadoras de tránsito, califica a los actos fuera de Ley, como infracciones.

A modo de criterio personal, sin necesidad de ocasionar malas interpretaciones, el conductor cuando comete un delito de tránsito, y este evento permite la reparación de los daños y perjuicios ocasionados, este particular se constituirá en una atenuante muy importante en el momento que el Juez de la materia dicte el fallo final, de acuerdo a lo previsto en el artículo 44 inciso segundo del Código Orgánico Integral Penal.

El conductor responsable del cometimiento de un delito de tránsito podrá reparar el daño ocasionado, practicando:

1.    Auxilio a las víctimas

2.    Movilizando a las víctimas a centros de atención médica

3.    Pagando los gastos derivados de los servicios de salud

4.    Resarciendo económicamente a las víctimas

5.    Reparación de los daños materiales.

6.    Reparación y ayuda económica para la reconstrucción de la obra pública o privada

7.    En caso de que hayan personas fallecidas:

a.    Movilización de cadáveres

b.    Pago de gastos generados por necropsia

c.    Pago de peritos

d.    Pago de gastos funerarios, etc.

El pagar estos gastos no significa que quien los realice tenga presunción de responsabilidad, son atenuantes muy importantes que al momento de resolver el juez que le corresponda, tendrá que considerarlos y aplicarlos.

Advierto, todo este tipo de contribuciones deben ser canalizadas a través  de la autoridad que la consideren oportunas o mejor centrar esta gestión ante el Fiscal que conoce el caso. Ejemplo, comparecer ante uno de los notarios en procura de elevar por escrito y bajo reconocimiento de firmas la ayuda brindada e inmediatamente ponerla en conocimiento del Juez de Tránsito o de quien haga sus veces, primeramente ante el fiscal.

El artículo 45 del Código Orgánico Integral Penal, advierte sobre la procedencia de las atenuantes, así al mencionar el numeral 4 del artículo citado, dispone expresamente: “reparar en forma voluntaria el daño o indemnizar integralmente a la víctima”. El numeral 3 del artículo en mención, dispone: “Intentar, en fomra voluntaria anular o disminuir las consecuencias de la infracción  o brindar auxilio y ayuda inmediatos a la víctima por parte de la persona infractora”

Todo lo cual beneficiará al procesado, por cuanto el artículo 44 inciso segundo del COIP, dispone: “Si existen al menos dos circunstancias atenuantes de la pena se impondrá el mínimo previsto en el tipo penal , reducido en un tercio, siempre que no existan agravantes no constitutivas modificatorias de la infracción”.

 

 

 

 

 

 

 



[1] CITA, Diccionario de Derecho G. Cabanellas.