Mi Maletín de Compras

# de items: 0
Total: $0.00
Califica este artículo:

(0 Votos)

Visitas:

57

Recurso de Hecho en el COIP: Procedencia

martes 03 de enero del 2017 | 09:52

Última actualización: miércoles 18 de enero del 2017 | 17:07

 

 

Recurso de Hecho en el COIP:

Procedencia

Autor: Dr. José García Falconí

Requisitos

Para su procedencia, se deben cumplir los siguientes requisitos:

1.      Debe existir una resolución o auto dictado por la jueza o juez, por la cual se niega la concesión de un recurso interpuesto por uno de los sujetos procesales, recordando que el Art. 439 del COIP, señala que sujetos procesales son: la persona procesada (Art. 440), la víctima (Art. 441), la Fiscalía (Arts. 442 al 450), y la Defensa (Arts. 451 y 452); y por tal son  los únicos que pueden presentar el Recurso de Hecho;

2.      La negativa debe referirse a la inadmisibilidad del recurso oportunamente interpuesto; y,

3.      Debe ser interpuesto en el término de tres días, luego de haberse notificado la resolución o auto en el que se niega el recurso interpuesto.

¿Quién puede interponer el recurso de hecho?

Lo puede interponer solo el sujeto procesal, esto es alguno o algunos de los señalados en el Art. 439 del COIP; esto es, que la parte que habiendo presentado anteriormente un recurso, el mismo que ha sido negado por la jueza o juez de instancia y lo interpone para evitar el abuso o errores de la jueza o juez o del tribunal de garantías penales, o de la Sala de lo Penal de la Corte correspondiente, anotando que el abuso del derecho de la abogada o abogado patrocinante del recurrente, al presentar infundadamente el Recurso de Hecho, es sancionado, conforme lo anoto en la parte final del presente artículo.

Término para interponer el recurso

La oportunidad para interponer el Recurso de Hecho, Directo o de Queja, no queda librada a la voluntad de los sujetos procesales, pues su deducción está sujeta a la observancia de ciertos plazos, en este caso en el término de tres días; de tal manera que está reglamentado el tiempo en que debe interponerse el mismo, de lo contrario precluye la posibilidad de interponer dicho recurso.

Por lo cual, en nuestra legislación penal, se puede interponer el Recurso de Hecho, en el término de tres días, contado desde el momento en que se ha producido el acto legal de la notificación que niega un recurso legalmente interpuesto, sin que pueda ejercerlo después del término de tres días, pues de hacerlo, sería considerado como indebidamente interpuesto por extemporáneo.

Así, desde el momento que se ha dictado y notificado la resolución o auto ilegal que deniega un recurso legalmente interpuesto, se puede interponer el Recurso de Hecho, en el término de tres días, sin que se pueda ejercerlo después de ese término.

Recordemos, que el COIP, señala que para interponer un recurso, solo se cuentan los días hábiles, pues es término y no plazo; de tal modo, que solo se deben considerar los días hábiles.

Desistimiento

Quien haya interpuesto el Recurso de Hecho, puede desistir de él; pero si quien interpuso es el Defensor Público o la abogada o abogado privado del recurrente, no pueden desistir del mismo, sin mandato expreso de la persona procesada, así lo señala el Art. 652 No. 2, del COIP; pero se presenta la pregunta ¿Podrá desistir del Recurso de Hecho, sin mandato expreso el abogado del sujeto procesal víctima, o del sujeto procesal Fiscal, en su caso?, cuestión que debe ser aclarada por el Pleno de la Corte Nacional de Justicia.

Trámite

Se debe observar el siguiente trámite:

Primer Paso.- Interpuesto el Recurso de Hecho dentro del término de tres días, luego de notificada la resolución de negativa del recurso planteado, la o el juzgador o tribunal correspondiente, remitirá sin ningún trámite el proceso al Superior, así lo dispone el Art. 661.1, del COIP.

Segundo Paso.- Al concederse el Recurso de Hecho, por parte de la jueza o juez o tribunal correspondiente, este debe emplazar a los sujetos procesales para que concurran ante el Tribunal de Alzada (Superior), conforme dispone el No. 4 del Art. 652, del COIP, para que de este modo hagan valer el derecho a su defensa.

Tercer Paso.- Una vez remitido el proceso, el Superior, esto es la Corte respectiva,   debe convocar a audiencia, para conocer sobre la procedencia o no del Recurso de Hecho, conforme dispone el No. 1 del Art. 661, del COIP.

Cuarto Paso.- Se realiza la audiencia de fundamentación del Recurso de Hecho, el día y hora señalados, con la presencia de las juezas y jueces que integran la Sala de la Corte respectiva, y de los demás sujetos procesales.

Quinto Paso.- La falta de comparecencia del recurrente a la audiencia antes mencionada, dará lugar a que se declare el abandono del Recurso de Hecho, conforme dispone el No. 8 del Art. 652, del COIP.

Sexto Paso.- En caso de que el recurrente no fundamente el Recurso de Hecho, se declara por parte de la Corte respectiva,  el desistimiento del recurso, conforme señala el No. 9 del Art. 652, del COIP.

Séptimo Paso.- El Superior, debe resolver el Recurso de Hecho, en la misma audiencia que se fundamenta, conforme dispone el No. 3 del Art. 652, del COIP.

Octavo Paso.- Si el Superior, al momento de resolver el Recurso de Hecho, observa en el proceso que existe alguna causa que vicie el procedimiento, está obligado a declarar de oficio o a petición de parte, la nulidad del mismo desde el momento en que se produce la nulidad a costa del servidor o parte del que lo provocó.

Hay que tener en cuenta, que el No. 10 del Art. 652, del COIP, señala taxativamente las tres causales por las cuales se puede declarar la nulidad del proceso, esto es siempre y cuando el vicio en el procedimiento provoque influencia en la decisión; así lo recalca el Art. 169 de la  Constitución de la República, al manifestar que el proceso es un medio para la realización de la justicia y, que no se puede sacrificar la misma, por la mera omisión de fomalidades.

Noveno Paso.- Si el Superior acepta el Recurso de Hecho, debe inmediatamente tratar el recurso ilegalmente negado, esto es el de apelación, casación o revisión, según el caso.

De esta manera, puedo concluir señalando, que si el Recurso de Hecho, es aceptado por la Corte Provincial o Nacional según el caso, lo declara de manera expresa, notificando a las partes, y de este modo entra al examen de la resolución recurrida originalmente, cuyo recurso ha sido ilegalmente negado; o sea debe resolver en forma rápida en la audiencia pública, sobre si es que la negación del recurso originalmente interpuesto fue debidamente negado o no, luego de realizada la audiencia, señalada en el No. 1 del Art. 651, del  COIP, e inmediatamente debe declarar de viva voz la aceptación o no del recurso, para luego pronunciarse sobre el recurso ilegalmente negado.

En cambio, si desecha el Recurso de Hecho, por infundadamente interpuesto,  recordando que en la nueva justicia que opera en el Ecuador, no se puede abusar del derecho, y retrasar así la administración de justicia, conforme lo señalan los Arts. 26 y 108 del Código Orgánico de la Función Judicial.

El Art. 661, del COIP, expresa, que de aceptarse el Recurso de Hecho, la Corte respectiva, comunicará al Consejo de la Judicatura para que sancione a la o al juzgador o tribunal que ilegalmente negó el recurso; e igualmente, si el Recurso de Hecho, ha sido infundadamente interpuesto, la Corte respectiva debe comunicar al Consejo de la Judicatura, para que sancione a la abogada o abogado patrocinador del recurrente.

 

Sanciones a las y los jueces

Como queda manifestado, si la Corte respectiva acepta el Recurso de Hecho, tiene la obligación de comunicar al Consejo de la Judicatura, para que sancione a la o al juzgador o tribunal que ilegalmente negó el recurso interpuesto; y así tenemos que el Código Orgánico de la Función Judicial, establece las siguientes sanciones:

1.      La del Art. 108 No. 8, que señala como infracción grave, y por tal la suspensión de las funciones, por no haber fundamentado debidamente la resolución en la que negó el recurso interpuesto, y si su resolución viola los derechos y garantías constitucionales en la forma prevista en los Arts. 75, 76 y 77 de la Constitución de la República, lo cual puede dar lugar a la responsabilidad civil objetiva extracontractual del Estado ecuatoriano por un mal servicio público en la administración de justicia, conforme lo disponen los Arts. 11.9 inciso tercero y cuarto de la Constitución de la República; y Arts. 15, 32 y 33 del Código Orgánico de la Función Judicial, cuyo análisis en parte lo realizo en mi libro titulado Las Responsabilidades Civiles, Penales y Administrativas de los Jueces, Fiscales y Defensores Públicos, en el Nuevo Ordenamiento Jurídico del país;

2.      El Art. 109, establece las infracciones gravísimas, y el No. 7, dice: “Intervenir en las causas que debe actuar como Jueza, Juez, fiscal o defensor público, con dolo, manifiesta negligencia o error inexcusable”, cuyo análisis jurídico lo hago en mi libro Misión del Juez en el Nuevo Ordenamiento Jurídico del país.

También hay que tener en cuenta las circunstancias constitutivas de la infracción disciplinaria de los operadores de justicia, que señala el Art. 110 del Código Orgánico de la Función Judicial;

3.      La del Art. 129 No. 1, que señala que son facultades y deberes genéricos de las juezas y jueces, aplicar la norma constitucional, y la de los instrumentos internacionales de derechos humanos por sobre los preceptos legales contrarios a ella; y el No. 2, que dice, administrar justicia aplicando la norma jurídica pertinente; y el No. 3, que dice con sujeción a los principios y garantías que orientan el ejercicio de la Función Judicial;

4.      También recordemos, que el Art. 130, No. 13, ibídem, dispone: Art. 130.- FACULTADES JURISDICCIONALES DE LAS JUEZAS Y JUECES.- Es facultad esencial de las juezas y jueces ejercer las atribuciones jurisdiccionales de acuerdo con la Constitución, los instrumentos internacionales de derechos humanos y las leyes; por lo tanto deben: (…) 13. Rechazar oportuna y fundamentadamente las peticiones, pretensiones, excepciones, reconvenciones, incidentes de cualquier clase, que se formulen dentro del juicio que conocen, con manifiesto abuso del derecho o evidente fraude a la ley, o con notorio propósito de retardar la resolución o su ejecución. Igualmente tienen el deber de rechazar de plano los escritos y exposiciones injuriosos, ofensivos o provocativos, sin perjuicio de la respectiva sanción”;

5.      El Art. 131, dispone en su parte pertinente: “Art. 131.- FACULTADES CORRECTIVAS DE LAS JUEZAS Y JUECES.- A fin de observar una conducta procesal correspondiente a la importancia y respeto de la actividad judicial, las juezas y jueces deben: (…) 3. Declarar en las sentencias y providencias respectivas, la incorrección en la tramitación o el error inexcusable de servidoras y servidores judiciales, y comunicar al Consejo de la Judicatura a fin de que dicho órgano sustancie el procedimiento administrativo para la imposición de sanciones; 4. Solicitar a la dirección regional respectiva del Consejo de la Judicatura que sancione a las abogadas y a los abogados que incurrieren en las inconductas descritas en este Código. A este efecto, acompañarán informe razonado (…)”;

 

Sanción a las abogadas y abogados

El Código Orgánico de la Función Judicial, establece lo siguiente:

a.       El Art. 335, señala lo que está prohibido a las abogadas y abogados en el patrocinio de las causas; y, en el No. 9, establece expresamente: “9. Ejercer el derecho de acción o contradicción de manera abusiva, maliciosa o temeraria, violar el principio de buena fe y lealtad, a través de prácticas tales como presentación de prueba deformada, empleo de artimañas y ejecución de procedimientos de mala fe para retardar indebidamente el progreso de la litis”, lo que guarda relación con el Art. 26 ibídem, cuyo análisis lo realizo en mi libro Los Nuevos Principios Rectores en la nueva Administración de Justicia, según el Código Orgánico de la Función Judicial;

b.      El Art. 336, señala las sanciones que se pueden imponer a las abogadas y abogados por parte del Consejo de la Judicatura; y,

c.       El Art. 337, trata sobre la suspensión en el ejercicio de la profesión a las abogadas y abogados.



Conclusiones

Recordemos una vez más, que la actual Constitución de la República, señala que lo sustancial prima sobre lo procesal, pero esto no significa que el censor por este motivo no esté obligado a observar unas reglas metodológicas mínimas en su enunciación y en su desarrollo, pues hoy vivimos en un Estado de garantías, y estos son los medios e instrumentos jurídicos establecidos para asegurar el libre ejercicio de los derechos, o sea cuando estos son vulnerados se utilizan las garantías, en este caso el Recurso de Hecho, para frenar la arbitrariedad de las juezas y jueces, y en su caso sancionar las maniobras dilatorias e injustificadas en que incurren las abogadas y abogados de la parte recurrente, al interponer el Recurso de Hecho, infundadamente.

En este caso hay que señalar, que las normas de procedimiento, están dirigidas especialmente a las juezas y jueces, quienes son los encargados por el Estado ecuatoriano para cumplir dichas normas que son de orden público; obviamente que los sujetos procesales pueden hacer presente y exponer lógicamente en la audiencia la negativa en el Recurso de Hecho, que ha influido o puede influir en la decisión de la jueza o juez, luego de lo cual se debe dictar la resolución correspondiente.

Deseo terminar este artículo en homenaje al Centro de Estudios de Educación Superior más importante del país, la GLORIOSA UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR, señalando que el poeta y escritor francés, Émile Zola, en la obra Yo Acuso, señala: “Así pues, ¿acaba la justicia absoluta donde comienza el interés de un partido? ¡Ah, que grato es ser un solitario, no pertenecer a ninguna secta, no depender más que de la propia conciencia, y que fácil es seguir nuestro propio camino, no amando más que la verdad, deseándola, aunque tiemble la tierra y haga caer el cielo!”

Como bien dice el respetado maestro cubano José Martí: “En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que le roban a los pueblos sus libertades, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados”.

 

 

José García Falconí

Correo electrónico: josegarciafalconi@gmail.com