Mi Maletín de Compras

# de items: 0
Total: $0.00
Califica este artículo:

(0 Votos)

Visitas:

125

Eximentes de Responsabilidad y Causas de Exclusión de Antijuridicidad

jueves 18 de mayo del 2017 | 14:12

Última actualización: jueves 01 de junio del 2017 | 15:09

 

Eximentes de Responsabilidad y

Causas de Exclusión de Antijuridicidad

 

Autor: Abg. José Sebastián Cornejo Aguiar.

 

Estructura del Tipo Permisivo

En tanto se conciba la antijuridicidad como un desvalor que recae sobre un resultado  bastará con que el resultado que obtiene el que actúa no sea desvalorado, para que de este modo resulte justificada la conducta, por ejemplo:

Suele ejemplificarse con el caso del que dispara sobre otro con dolo homicida sin saber que éste le está apuntando para matarle; el que interrumpe un embarazo sin conocer el peligro de vida de la mujer.

Para la teoría objetiva serían conductas justificadas, en tanto que permanecerían

Antijurídicas para la teoría mixta.

 

Causas de Justificación: Las causas de justificación eliminan el injusto para todos, de manera que quienes están en el círculo de los acontecimientos, no pueden ser perjudicados posteriormente.

Para Borja Mapelli Caffarena “se trata de situaciones en que el legislador considera más útil tolerar el delito que castigarlo, aun conociendo que existe una infracción y que hay personas que pudieran responder (…)” (DONNA, 1978).

Una vez entendida las causas de justificación como ciertas circunstancias que eximen de responsabilidad al autor es necesario indicar lo que se menciona en el artículo 30 del Código Orgánico Integral Penal el mismo que indica que las  causas de exclusión de la antijuridicidad serán entendidas como que si “No existe infracción penal cuando la conducta típica se encuentra justificada por estado de necesidad o legítima defensa.

Tampoco existe infracción penal cuando se actúa en cumplimiento de una orden legítima y expresa de autoridad competente o de un deber legal.” (Código Orgánico Integral Penal, 2014 ), siendo necesario entonces analizar de manera pormenorizada cada una de ellas:

 

1.- legítima defensa:

 

Para Zaffaroni la legitima defensa es entendida como una  idea de que en lo anti normativo permanece algo negativo que  proviene de la acción defensiva pero siendo esta antijurídica dando como resultado que se produzca la eliminación de la culpabilidad. (Zaffaroni, Tratado de Derecho Penal Parte General, 1987)

El artículo 33 del Código Orgánico Integral Penal indica que “Existe legítima defensa cuando la persona actúa en defensa de cualquier derecho, propio o ajeno, siempre y cuando concurran los siguientes requisitos:

1. Agresión actual e ilegítima. (La agresión ilegitima requiere tres condiciones: debe ser conducta humana, agresiva y antijurídica).

Para Fonuin Ballestera la agresión ilegitima no es sinónimo exacto de agresion antijurídica sino que la “ilegitimidad de la agresion debe ser valorada, desde el punto de vista del sujeto pasivo, como un derecho a mantener un statu quo, lo que se funda en el mencionado argumento de que el atacado por un mono estaría más limitado en su accionar que el atacado por un hombre, al igual que quien se defiende de la acción del que actúa en error in vencible de tipo (…)” (Balestra, 1885)

2. Necesidad racional de la defensa. (Para impedir la agresión debe existir la necesidad de defensa, tiene que ser contemporánea y el único medio posible).

 La cuestión que plantea la legitima defensa no es, pues, de tolerancia, sino de racionalidad respecto de los límites de este derecho, tal como deben plantearse en todos los ejercicios de derechos. Cuando se dice que el orden jurídico no puede tolerar que la legitima defensa se lleve hasta un grado en que la conducta defensiva resulte contraria a la seguridad jurídica.

3. Falta de provocación suficiente por parte de quien actúa en defensa del derecho.” (Código Orgánico Integral Penal, 2014 ), Para Zaffaroni en cuanto a los límites temporales de la acción defensiva, cabe señalar que esta puede realizarse mientras exista una situación de defensa que se extiende desde que surge una amenaza inmediata al bien jurídico hasta que ha cesado la actividad lesiva o la posibilidad de retrotraer o neutralizar sus efectos” Si bien la agresion no necesariamente es típica, cuando lo sea no deben identificarse estos momentos con la tentativa y la consumación, porque puede haber legítima defensa contra actos preparatorios y sin que haya acto de tentativa, como también puede haberla después de la consumación(…)” (Zaffaroni, Tratado de Derecho Penal Parte General, 1987).

La regulación legal expresa que la defensa de terceros es el argumento más contundente para postular la naturaleza personal del injusto en el derecho en tanto que el provocador que se defiende incurre en un injusto, mientras que el tercero ajeno a la provocación que le defiende actúa conforme a derecho.

 De este artículo es importante analizar los siguientes aspectos como por ejemplo que queda claro que no existe infracción penal de ninguna clase cuando se obra en defensa  de cualquier derecho propio o ajeno siempre y cuando concurran los requisitos antes mencionados, destacando de que no comete infracción alguna la persona que obra en defensa de otra persona en el caso de haber precedido provocación al agresor.

En el caso del Homicidio, establecido en el artículo 144 del Código Orgánico Integral Penal mismo que  indica  La persona que mate a otra será sancionada con pena privativa de libertad de diez a trece años” (Código Orgánico Integral Penal, 2014 ),sin embargo no analiza las causas que llevaron a la comisión de este delito ya se  por ejemplo “En una sentencia que consta que el Tribunal Penal receptó la prueba testimonial que le ha permitido formar criterio y concluir que tanto Vera Montiel como Garcés Pérez momentos antes se encontraban discutiendo en un establecimiento del recinto Roncador del cantón Mocache, provincia de Los Ríos, apareciendo al día siguiente el cadáver de Garcés en el patio de una casa abandonada, señalando los declarantes como responsable a Vera, cuyos zapatos dejaron huellas en la tierra.” (Homicidio, 2007)

En este caso se podría delimitar que las presunciones del nexo causal entre la infracción y el responsable se basan en testimonios vertidos, pero en si no se determina como se produjo el hecho, siendo necesario tomar a consideración el análisis de la posible existencia de una causa de justificación como lo es la legitima defensa en donde si bien es cierto existió una agresión y esa agresión para que se considere aplicable a la legitima defensa debe ser ilegitima, ya sea intencional, típica, real  y actual.

Si bien es cierto el momento que es ilegítima, se entiende como una conducta que está prevista como ilegitima en la ley.

Si es intencional esta debe tener dolo, si es real debe producirse la agresión, y si es actual se debe configurar el momento en que se produzca la agresión.

 

2.- Estado de Necesidad:

 

El artículo 32 del Código Orgánico Integral Penal indica que “Existe estado de necesidad cuando la persona, al proteger un derecho propio o ajeno, cause lesión o daño a otra, siempre y cuando se reúnan todos los siguientes requisitos:

1. Que el derecho protegido esté en real y actual peligro. (El peligro de producción del mismo, debe ser inminente, actual y real, porque de no serlo, el autor incurría en un error de prohibición)

2. Que el resultado del acto de protección no sea mayor que la lesión o daño que se quiso evitar. (Debe entenderse que la lesión o peligro que se causó en contra de un bien jurídico protegido fue necesario, debido a que si ponderamos que se dañó un bien jurídico protegido por salvar a un conglomerado de bienes jurídicos protegidos, siendo todos ellos susceptibles de ser salvados mediante una acción justificada por estado de necesidad, siempre que se produzca una lesión menor dando como resultado que el mal inferido sea necesario por constituirse como una mera afectación al orden jurídico, pero sumamente necesaria.)

3. Que no haya otro medio practicable y menos perjudicial para defender el derecho.” (Código Orgánico Integral Penal, 2014 ) (La inevitabilidad del mal por otro medio no lesivo o menos lesivo, es inherente a la situación de necesidad, sin que sea menester que la ley lo requiera expresamente. Por supuesto que el mal no será necesario cuando no sea el medio adecuado para evitar otro, esto es, cuando igualmente el otro se producirá; tampoco lo será cuando se disponga de otro medio alternativo inocuo o menos lesivo

Para Zaffaroni en  el estado de necesidad “esta no puede legitimar cualquier lesión porque no media ninguna acción agresiva antijurídica por parte de quien soporta la lesión a sus bienes jurídicos. Por lo tanto, el límite justificante o legitimarte está dado por la ponderación entre los males evitado y causados (…)” (Zaffaroni, Tratado de Derecho Penal Parte General, 1987)

 Si analizamos el artículo 32 del Código Orgánico Integral Penal podemos darnos cuenta que cuando el sujeto se encuentra necesitado de actuar de modo lesivo, ya sea para proteger un derecho propio o ajeno sin importar el mal que provoque siempre y cuando este no sea menor al que evita, en  cuyo caso la conducta será antijurídica, pero sin que quepa formular el reproche de culpabilidad, pues al agente no será posible exigirle razonablemente otra conducta. Esto hace por ejemplo que el homicidio nunca pueda justificarse por estado de necesidad, debido a que no cabe jerarquizar vidas humanas.

El estado de necesidad justificante puede provenir de una conducta humana o de una fuerza de la naturaleza, al igual que el estado de necesidad exculpante considerando que la coacción también constituye un estado de necesidad justificante cuando el mal que se evita es mayor que el que se causa ya que sin lugar a dudas por ejemplo se amenaza de muerte a un sujeto para que cometa un delito contra la propiedad.

Pero sin embargo en el estado de necesidad es importante clarificar que no se deberá imponer ningún pena al sujeto que en la necesidad de evitar un mal ejecuto un acto que produjo un daño ya sea en la propiedad ajena siempre que este sea real y menor al daño que quiso evitar, siempre y cuando no haya habido tampoco otro medio practicable y menos perjudicial.

En esta relación que se efectúa entre el mal que se hace al bien jurídico protegido para evitar una lesión a otro bien jurídico protegido se deben analizar dos proposiciones básicas:

Ø  El peligro tiene que ser inminente del bien que se protege(Objetivo)

Ø  Debe existir un impulso para aplicar el Estado de Necesidad (Subjetivo)

De lo cual si partimos de estas proposiciones se denotaría que los requisitos básicos para aplicar dicho estado de necesidad serian

Ø  Que el derecho protegido esté en real y actual peligro.(Necesidad de evitar lesión o peligro)

Ø  Que el resultado del acto de protección no sea mayor que la lesión o daño que se quiso evitar.( Mal realizado no mayor que el evitado, este mal realizado no puede ser provocado por el sujeto del Estado de Necesidad)

Ø  Que no haya otro medio practicable y menos perjudicial para defender el derecho.

Para concluir podríamos decir que el estado de necesidad parte del concepto que cuando el agente no dispone de otro medio menos ofensivo para evitar la lesión., estará legitimado por la necesidad sin atender a la magnitud de la lesión inferida, en razón de la antijuridicidad de la acción del agresor, excluyendo solo las defensas que excedan el límite de la racionalidad, o sea, que resulten aberrantes.

 

3.- Mandato de Ley:

 

Es una causa de justificación pues si un acto esta ordenado o permitido por la ley no puede al mismo tiempo estar sancionado por ella.

En ciertas ocasiones la ley prevé que se puede realizar determinadas acciones por ejemplo en el caso de la Aprehensión tipificada en el artículo 526 del Código Orgánico Integral Penal mismo que menciona que “Cualquier persona podrá aprehender a quien sea sorprendido en delito flagrante de ejercicio público y entregarlo de inmediato a la Policía Nacional.

Las y los servidores de la Policía Nacional, del organismo competente en materia de tránsito o miembros de las Fuerzas Armadas, deberán aprehender a quienes sorprendan en delito flagrante e informarles los motivos de su aprehensión. En este último caso deberán entregarlos de inmediato a la Policía Nacional.

Las o los servidoras de la Policía Nacional o de la autoridad competente en materia de tránsito, podrán ingresar a un lugar cuando se encuentren en persecución ininterrumpida, para el solo efecto de practicar la respectiva aprehensión de la persona, los bienes u objetos materia del delito flagrante.” (Código Orgánico Integral Penal, 2014 ).

Con este ejemplo quiero dejar en claro que el mandato a la ley debe ser entendido como una fuente de causas de justificación, en virtud de que la ley impone a los hombres determinadas obligaciones, y les concede determinados derechos. De modo que, si un hombre realiza una conducta típica, pero cumpliendo con un deber que le impone la ley, o ejerciendo legítimamente las facultades que le confiere un derecho, sin duda que esa conducta no es ilícita, dado que, como dice Soler, “es obvio que el cumplimiento de lo prescripto por el Derecho, no puede constituir una acción antijurídica.”

 Ejemplo: Una persona, golpea a un delincuente para  aprehenderlo por la comisión de un delito flagrante de robo, hay causa de justificación, y no se le aplicara al particular la pena de lesiones por haber agredido al ladrón.

 

4.- Obediencia Debida: Esta hace relación  a los mandos de las Fuerzas Armadas y de la Policía mismos que serán responsables por las órdenes que impartan, clarificando que la obediencia a las órdenes superiores no eximirá de responsabilidad a quienes las ejecuten, de conformidad con lo que establece el artículo 159 de la Constitución de la República del Ecuador “Las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional serán obedientes y no deliberantes, y cumplirán su misión con estricta sujeción al poder civil y a la Constitución.

Las autoridades de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional serán responsables por las órdenes que impartan. La obediencia a las órdenes superiores no eximirá de responsabilidad a quienes las ejecuten.” (Constitución de la República del Ecuador, 2008)

Un claro  ejemplo de obediencia debida seria que una persona solicite ayuda a un policía nacional en un caso de violencia intrafamiliar, y este se negase por recibir una orden directa de su superior que le manifestase que eso es un asunto de pareja y no debe este inmiscuirse en tal asunto, negándosele de esta manera la ayuda a la persona, en el caso de suceder esto se debería actuar de conformidad con lo que manifiesta el artículo 295 del Código Orgánico Integral Penal debido a la negativa a prestar auxilio solicitado por autoridad civil por lo que “ La o el servidor de la Policía Nacional o las Fuerzas Armadas que, después de haber sido legalmente requerido por la autoridad civil, se niegue a prestar el auxilio que esta le pida, será sancionado con pena privativa de libertad de quince a treinta días.” (Código Orgánico Integral Penal, 2014 ), sin importar que allá recibido una orden directa, este estaba en la obligación de prestar auxilio, por lo tanto al no hacerlo debe ser sancionado.

En este aspecto es importante delimitar aspectos relativos a la obediencia debida como son:

Ø  La obediencia a las órdenes superiores no eximirá de responsabilidad a quienes las ejecuten.

Ø  Es imputable a todo superior la responsabilidad por las órdenes que imparta y las consecuencias de la omisión en el cumplimiento de sus deberes.

Ø  Se trata de la realización de un acto típico en cumplimiento de una orden en razón de una relación de subordinación y jerarquía.

Ø  Debe haber una relación jerárquica.

Ø  La autoridad que da la orden debe ser competente.

Ø  El subordinado debe ser competente para realizar lo que se le ordena.

 

5.- Caso Fortuito:

 

Es importante partir entendiendo que el caso fortuito es considerado como un hecho que no pudo ser previsto, y no pudo o era imposible evitar, por ende se excluye al agente de responsabilidad por los hechos  que acontecen fortuitamente.

 En tanto que la imputación objetiva del resultado no puede ser connotada típicamente,  porque aun cuando la desplegada por el agente puede ser considerada como una condición para el resultado, éste escapa a la capacidad de control del autor, dado su carácter imprevisible; así no es punible por el resultado, aquel que hiere a otro dejándolo en campo abierto donde después le cae un rayo ultimándolo, o si al ser trasladado en una ambulancia, esta se desembarranca produciéndose su deceso.

En estos casos los resultados devenidos, se producen al margen de la acción lesionante, considerada integralmente.

Dentro del caso Fortuito existen dos tendencias sumamente marcadas que nos indican lo siguiente:

Ø  Se acepta que si cabe como causa de justificación siempre y cuando se determine que no actuó con dolo o con culpa(Es decir no hubo delito y esta acción va contra el bien Jurídico Protegido previsto en la ley).

Ø  No se acepta como causa de justificación que no haya dolo, culpa, en ausencia de la tipicidad.

 

6.- Consentimiento

 

El consentimiento como causa de justificación se trata de casos en los que el propio ordenamiento jurídico reconoce al titular una facultad dispositiva sobre el bien jurídico protegido siempre y cuando cumpla con determinados requisitos tales como por ejemplo:

Ø  Facultad reconocida por la ley para disponer válidamente de determinados bienes jurídicos propios.

Ø  Capacidad para disponer y entender el alcance de los actos por quien consciente.

Ø  La voluntad no viciada de quien consciente por error, fuerza o engaño.

Ø  El Consentimiento debe otorgarse con anterioridad a la comisión del acto y debe ser conocida por quien ejecuta el acto.

Ø  El consentimiento se denomina acuerdo si la conducta se dirige contra o prescindiendo de la voluntad del interesado y el libre ejercicio de la misma.

 

El consentimiento del interesado o titular del bien jurídico posibilita que el agente esté exento de responsabilidad penal debido que al extenderse al bien jurídico individual sea la vida reconocida como un derecho fundamental, sin la existencia de una negación de la libertad como valor superior y de la dignidad y el libre desarrollo de la personalidad estableciéndose cláusulas generales que reconozcan el consentimiento del interesado como elemento que elimina la ilicitud de la conducta y, en consecuencia, no castigarse la muerte por aborto no punible de conformidad con lo que señala el artículo 150 del Código Orgánico Integral Penal “El aborto practicado por un médico u otro profesional de la salud capacitado, que cuente con el consentimiento de la mujer o de su cónyuge, pareja, familiares íntimos o su representante legal, cuando ella no se encuentre en posibilidad de prestarlo, no será punible en los siguientes casos:

1. Si se ha practicado para evitar un peligro para la vida o salud de la mujer embarazada y si este peligro no puede ser evitado por otros medios.

2. Si el embarazo es consecuencia de una violación en una mujer que padezca de discapacidad mental.” (Código Orgánico Integral Penal, 2014 )

En este ejemplo se puede apreciar claramente que el consentimiento del interesado o titular del bien jurídico posibilita que el agente esté exento de responsabilidad penal denominándolo acuerdo siempre y cuando la conducta se dirige contra o prescindiendo de la voluntad del interesado y el libre ejercicio de la misma, y busque proteger o tutelar el bien jurídico protegido por tratarse de una persona que de por si debe cumplir con ciertos requisitos, caso contrario el consentimiento no aplicaría, como causa de justificación.