Mi Maletín de Compras

# de items: 0
Total: $0.00
Califica este artículo:

(0 Votos)

Visitas:

527

Ofrecimiento de la Prueba en el COGEP

lunes 17 de abril del 2017 | 11:49

Última actualización: lunes 15 de mayo del 2017 | 14:32

 

Ofrecimiento de la Prueba en el COGEP

 

Autor: Dr. José García Falconí

 

BASE CONSTITUCIONAL

La Constitución de la República, en los Arts. 75; 76.4.7.h; 83.12, 84 y 168.6, son la base de este requisito que contempla el Art. 142.7 del COGEP, entre otros.

BASE LEGAL

El anuncio de prueba, se encuentra regulado en los Arts. 49, 142.7; 152, 154, 155, 156, 165 del COGEP, entre otros.

Además, se debe tener en cuenta los artículos del 4 al 31, del Código Orgánico de la Función Judicial,  que señalan los nuevos principios rectores de la administración de justicia dentro de un proceso, especialmente el Art. 27, sobre el principio de buena fe, lealtad procesal y no abuso del derecho, cuyo análisis jurídico  lo realizo en mi obra titulada ANÁLISIS JURÍDICO TEÓRICO-PRÁCTICO DEL CÓDIGO ORGÁNICO GENERAL DE PROCESOS.

El Art. 142.7, que se refiere al contenido de la demanda, dice: “La demanda se presentará por escrito y contendrá (…) 7. El anuncio de los medios de prueba que se ofrece para acreditar los hechos. Se acompañarán la nómina de testigos con indicación de los hechos sobre los cuales declararán y la especificación de los objetos sobre los que versarán las diligencias, tales como la inspección judicial, la exhibición, los informes de peritos y otras similares.  Si no tiene acceso a las pruebas documentales o periciales, se describirá su contenido, con indicaciones precisas sobre el lugar en que se encuentran y la solicitud de medidas pertinentes para su práctica”.

INTRODUCCIÓN

Con las nuevas reformas a la administración de justicia a partir de la vigente Constitución de 2008, se persigue como señala la Corte Nacional de Justicia, la Escuela Judicial del Consejo de la Judicatura, la Asamblea Nacional, remediar el gran mal que es la lentitud y la deslealtad, esto es se busca con gran propósito la simplificación y aceleración de los procesos, teniendo como base el principio de buena fe, lealtad procesal y no abuso del derecho.

Los procesos en el Código de Procedimiento Civil, eran ritualistas, demorosos lo cual se prestaba a que algunos abogados en libre ejercicio profesional, dilaten los mismos de manera exagerada, por lo que no se cumplía lo que dispone el Art. 75 de la CRE, el acceso a una justicia, entre otras características, expedita, pues como bien lo decía el maestro Hernán Devis Echeandía: “Con procesos complicados o lentos no habrá jamás una buena justicia judicial”  parte de la doctrina que he leído para realizar el presente trabajo, se requiere de una pronta y cumplida justicia, pues una decisión tardía nunca será justa y como lo señala Eduardo Couture, el tiempo en la administración de justicia no es oro, es justicia.

Algún litigante español, decía: “Consíguete un abogado joven para que sobreviva a la causa” o como lo sintetizaba el maestro Carnelutti: “Que el juez no me arruine por la tardanza…”.

Es un reto que se ha impuesto el Estado ecuatoriano a través de las diferentes funciones, lograr que este nuevo ordenamiento jurídico, deberás agilite la administración de justicia, y este es uno de los propósitos del COGEP, esto es de una parte la rapidez y de otra la seguridad en la decisión.

El maestro Julio Tarazona, dice: “Que el juez debe tener conciencia política, lo cual le permite saber que cuando la parte económica justa utiliza y recurre a tácticas dilatorias, como entorpecer el desarrollo formal del proceso, obstruir la práctica de pruebas, interponer recursos o adelantar trámites sin fundamento legal, debe endilgarse a la conducta de la parte, el valor de prueba indiciaria porque generalmente la parte económicamente  fuerte, es la que acude a trámites temerarios, fraudulentos o demorados, para poner en inferioridad de condiciones y obligar a la parte más pobre a un desventajoso arreglo y en capricho de quien económicamente es poderoso, como lógica consecuencia del sistema económico, donde tienen asiento las dos clases sociales, entre ricos y pobres, entre los propietarios, dueños de la tierra y dueños de los medios de producción y los desposeídos”; y esto es justamente lo que trata de evitar el nuevo ordenamiento jurídico, a través hoy del COGEP, o sea que el juzgador debe dirigir el proceso y no permitir que se paralice el mismo, porque los pobres no están en condiciones de soportar un proceso lento y demorado y peor aún si la contraparte actúa con mala fe y deslealtad procesal, principio que lo trato con detalle en la obra que estoy preparando sobre esta materia.

He señalado en líneas anteriores, que el Art. 142.7 del COGEP, establece como requisito del contenido de la demanda, el anuncio de los medios de prueba que se ofrece para acreditar los hechos y, esto tiene su razón de ser porque la demanda es el acto más importante en torno al desarrollo práctico de lo que debe entenderse por derecho de acción, constituye la médula o centro de toda legislación procesal dentro de nuestro ordenamiento jurídico, y hoy se pone como requisito el anuncio de los medios de prueba para justificar los hechos, esto es señalar las pruebas que el demandante pretende hacer valer, por lo que a nadie escapa entonces que el abogado cuando presente una demanda, debe tener un claro concepto, una idea completa del proceso iniciado con ella, que le permita fijar no solamente la competencia, los nombres de las partes procesales, los fundamentos de hecho y de derecho que señalaba el Art. 167 del Código de Procedimiento Civil, sino hoy el anuncio de los medios de prueba con los cuales va a justificar los medios alegados por el actor; igual obligación tiene el demandado al contestar la demanda, por lo que recuerdo que el abogado es el experto y por ello procede mal cuando confía ciegamente en su cliente, cuando éste le da los medios probatorios y aquel no hace ninguna averiguación, he aquí la importancia del presente artículo.

 

Al respecto el maestro Jaime Enrique Sanz, pone un ejemplo ilustrativo sobre este punto: “Cuando la cliente en separación de cuerpos entrega tres o más nombres de testigos para que declaren sobre los malos tratamientos y el abogado pide sin ninguna investigación previa a la demanda, luego se encuentra con la sorpresa de que uno de los citados ni siquiera tiene cédula de ciudadanía, o que la perdió, y ni siquiera se ha interesado por obtener un duplicado, que su nombre y el apellido son diferentes, y los otros testigos, quienes empiezan por decir que el esposo de su compañera efectivamente la golpea cada vez que ingiere bebidas embriagantes, esto es todos los viernes, concluyen afirmando que eso lo saben porque su amiga, la demandante se los contaba los lunes cuando ingresaban a trabajar, pero que no conocen al marido porque no visitan su hogar. Total que al abogado se le entregó una causa justa y él no fue capaz de llevarla a feliz término, es más, que desde que la inició estaba condenada al fracaso por no cumplir con una elemental actividad previa averiguadora. Los ejemplos podrían ser innumerables (…) Todos nos ponen de manifiesto que solo con toda la información, con todos los elementos de juicio, con conocimiento de la prueba y algunas veces con la prueba misma estamos en condiciones de incoar la correspondiente demanda”.

ANUNCIO DE LOS MEDIOS DE PRUEBA

 

¿QUÉ ES EL ANUNCIO DE LOS MEDIOS DE PRUEBA?

Se entiende por anuncio de medios de prueba, aquel acto procesal mediante el cual las partes enuncian con fundamento y entregan el material probatorio que se comprometen a reproducir como sustento de sus pretensiones en la audiencia previa oral.

Así, el anuncio de prueba obliga a la parte a reproducirla en la audiencia previa y otorga el derecho a la contraparte para que pida su exhibición en caso de no ser reproducida en dicha audiencia.

¿EN QUÉ MOMENTO SE ANUNCIA LOS MEDIOS DE PRUEBA?

En sus respectivos escritos de demanda, contestación o reconvención, las partes deberán anunciar todos los medios de prueba que pretendan hacer valer en el proceso para acreditar los hechos alegados.

REGLA GENERAL SOBRE LA FORMA DE ANUNCIAR LOS MEDIOS DE PRUEBA PARA ACREDITAR LOS HECHOS ALEGADOS

Todo medio de prueba del que pretendan valerse las partes en el proceso, deberá ser anunciado de forma tal que permita a la contraria conocer plenamente su contenido específico explicando su pertinencia con relación a acreditar los hechos alegados.

FORMA DE ANUNCIAR LA PRUEBA TESTIMONIAL

La prueba testimonial, se anunciará en el mismo escrito de demanda, contestación o reconvención, de la siguiente forma:

a)    Se identificará a cada testigo, indicando su nombre, apellidos, profesión o actividad, dirección domiciliaria, número de teléfono y correo electrónico para proceder a su contacto; y,

b)    Para efectos de verificar la pertinencia de la prueba, se adjuntará la justificación de la comparecencia del testigo a la audiencia y el extracto de los hechos sobre los que va a testificar por escrito, sin que sea necesaria la firma del testigo sino solamente la de la parte y de su abogado.

El Art. 142.7, en su parte pertinente, dice: “Se acompañarán la nómina de testigos con indicación de los hechos sobre los cuales declararán (…)”.

El COGEP, trata sobre la prueba testimonial en los Arts. 174 al 192.

FORMA DE ANUNCIAR LA PRUEBA PERICIAL

La prueba pericial, se anunciará en el mismo escrito de demanda, contestación o reconvención, justificando los motivos por los que se hace necesaria la práctica de la experticia, determinando con precisión el objeto de la pericia.

El Art. 142.7 en su parte pertinente dice: “(…) y la especificación de los objetos sobre los que versarán las diligencias, tales como la inspección judicial, la exhibición, los informes de peritos y otras similares (…)”.

El COGEP trata sobre la prueba pericial desde el Art. 221 al 227.

FORMA DE ANUNCIAR LA PRUEBA DOCUMENTAL

La prueba documental, se anunciará a través de su enunciación en el escrito de demanda, contestación o reconvención y, además, adjuntándola  materialmente al escrito en el mismo momento de su presentación.

Al ser la prueba documental, las partes podrán anunciar los documentos adjuntando su original o una copia simple.

Si se adjuntara el original, la parte podrá solicitar su devolución dejando copia certificada para el expediente.

Las partes podrán adjuntar la prueba documental en cualquier soporte digital, siempre que permita su fácil reproducción y que en la audiencia respectiva se presenten los originales.

Si la prueba documental, consistiere en cosas imposibles de ser adjuntadas material o digitalmente a los escritos de demanda, contestación o reconvención, se describirá el documento, señalando el lugar en que se encuentra y la forma en que la contraria puede acceder a ella; recordando, que el Art. 142.8 del COGEP, señala: “La solicitud de acceso judicial a la prueba debidamente fundamentada, si es el caso”.

Igualmente el Art. 142.7, en su parte pertinente, dice: “(…) si no tiene acceso a las pruebas documentales o periciales, se describirá su contenido, con indicaciones precisas sobre el lugar en que se encuentran y la solicitud de medidas pertinentes para su práctica”.

El COGEP trata sobre la prueba documental, desde el Art. 193 al 220.

El Art. 159 del COGEP, establece que la prueba documental con que cuentan las partes o cuya obtención fue posible se adjuntará a la demanda, contestación a la demanda, reconvención y contestación a la reconvención salvo disposiciones contrarias, y más adelante señala la oportunidad de la prueba, cuyo análisis jurídico lo hago en el trabajo que voy a publicar.

Nota.- Sobre la inspección judicial, tratan los Arts. 228 al 232, pero da la impresión de que la misma debe ser solicitada, conforme he manifestado en la demanda, contestación a la demanda o reconvención, especificando los objetos sobre los que versará la inspección judicial, como lo dispone el Art. 142.7.

 

EFECTO DE LA FALTA DE ANUNCIO DE UN MEDIO DE PRUEBA

El COGEP trata sobre las reglas generales de la prueba, en los siguientes artículos: 158 finalidad de la prueba; 159, oportunidad; 160, admisibilidad; 161, conducencia y pertinencia; 162, necesidad; 163, hechos que no requieren ser probados; 164, valoración de la prueba; 165, derecho de contradicción de la prueba; 166, prueba nueva; 167, prueba en el extranjero; 168, prueba para mejor resolver; en el 169 la carga de la prueba; el 170, sobre las objeciones que las partes pueden hacer sobre la prueba; el 171, sobre la utilización de la prueba; el 172, sobre la presunción judicial; el 173, sobre las sanciones cuando se actúe con mala fe procesal, especialmente cuando no se ha justificado la falsedad de la prueba.

Salvo lo previsto en el COGEP en relación al anuncio de la prueba, las partes que no cumplan la obligación de anunciar su prueba en sus respectivos escritos de demanda, contestación o reconvención, no podrán introducirla en la audiencia respectiva, hay casos de excepción, señalados en el Art. 166 sobre cuando procede la prueba nueva.

 

¿CUÁL ES EL ORIGEN DEL PROCESO?

El proceso nació por la necesidad de los Estados de resolver los conflictos de relevancia jurídica, que en esencia implica el quebrantamiento de las normas que el propio Estado impone en ejercicio de sus funciones legislativa, administrativa y judicial (recordemos que el Ecuador ahora tiene cinco funciones, además de las mencionadas, la electoral y la de control social); es este conflicto, el que origina las formas de solución, una de las cuales la constituye el proceso, donde está inserta la prueba, tema que es materia del presente artículo, recordando que en general, son objeto de prueba los hechos afirmados por las partes dentro del proceso dispositivo, pero con la intervención del juzgador  como director del mismo, pues el proceso no es de pertenencia de las partes, sino que sus normas son de orden público.

El COGEP, en los Arts. 142.7, 152, señala la obligación tanto del actor como del demandado, de anunciar la prueba, y entregar el material probatorio en el escrito de demanda, en la contestación a la misma y de ser del caso en la reconvención, para poder sustentar sus pretensiones en la audiencia oral; de tal modo, que el primer momento de la fase probatoria, es el anuncio de los medios de prueba, que consiste en que las partes, señala al juzgador correspondiente, esto es al órgano jurisdiccional competente, los diversos medios de prueba con los que se supone llegarán a constatar o a corroborar lo que han planteado en la demanda o en la contestación o en la reconvención.

Los medios de prueba que pueden ofrecer las partes, según el COGEP, son la testimonial, la documental, la pericial, y la inspección judicial; aclarando que las partes, han de relacionar los medios de prueba que ofrecen, con cada uno de los hechos que han invocado en la demanda o en la contestación o en la reconvención; esto es fundamental para poder comprender los principios procesales, especialmente el señalado en el Art. 27 del COFJ; e igualmente hay que tener en cuenta lo señalado en el COGEP sobre los principios generales de la prueba, en los Arts. 158 al 173.

¿QUÉ ES EL DERECHO PROBATORIO?

Sobre este punto trataré con detalle en la obra que estoy preparando en varios tomos; sin embargo en esta oportunidad me permito señalar que el  derecho probatorio, es el conjunto de normas jurídicas relativas a la prueba, o sea es el conjunto de normas jurídicas que reglamentan los procedimientos de verificación de afirmaciones sobre hechos o sobre cuestiones de derecho, debiendo destacar, que sólo los hechos se prueban, pues el derecho no se prueba, a excepción de la ley extranjera, como dispone el Art. 162 incisos segundo y tercero, pues para efectos del presente Código, la ley extranjera será considerada como un hecho que requerirá ser probado, esto es que se demuestre su existencia y vigencia en el país de origen, lo cual tiene su razón de ser,  ya que el juzgador está obligado a conocer el derecho nacional no el extranjero, de tal manera, que cuando se invoque una ley extranjera, quien lo alega deberá probar su existencia, con la publicación oficial del ordenamiento respectivo, legalizado y traducido, de ser el caso; igualmente debo señalar, que también se debe probar la jurisprudencia extranjera, especialmente en nuestro caso cuando se mencione sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, etc., pues el Considerando del Código Orgánico de la Función Judicial, establece que las declaraciones, resoluciones, sentencias, observaciones e informes de los Comités, Cortes, Comisiones de los Sistemas de Protección Internacional de Derechos Humanos, y las legislaciones comparadas, forman parte hoy de nuestro ordenamiento jurídico.

PRUEBA EN EL EXTRANJERO

El Art. 167 del COGEP dispone: Prueba en el extranjero.- Para la práctica de las declaraciones de parte o declaraciones de testigos en el extranjero, se notificará a los funcionarios consulares del Ecuador del lugar, para que las reciban a través de medios telemáticos. Tratándose de otros medios probatorios o de no existir funcionario consular del Ecuador, se podrá librar exhorto o carta rogatoria a una de las autoridades judiciales del país con la que han de practicarse las diligencias”.

Según el maestro Lessona, en su obra Teoría General de la Prueba, en el Derecho Civil, dice: “Las pruebas simples, practicadas en un juicio sentenciado en el extranjero conservan su eficacia inicial, si el juicio se tramitó ante la jurisdicción consular o en los tribunales coloniales del país; y no lo conserva si se sustanció ante una autoridad extranjera”.

A propósito recordemos, que el fin principal del proceso es la realización del derecho, como satisfacción de un interés público del Estado; el secundario es la justa composición de los litigios o solución de la petición del actor cuando no hay litigio lo señala Hernando Devis Echeandía, quien recalca que para poder cumplir esos fines, el proceso necesita entrar en contacto con la realidad del caso concreto que en él se ventila, pues si el juzgador no conoce exactamente sus características y circunstancias no le es posible aplicar correctamente la norma legal que lo regula y declarar así los efectos jurídicos materiales que de ella deben deducirse en estricta congruencia con la demanda y las excepciones; de tal modo que ese indispensable contacto con la realidad de la vida solo se obtiene mediante la prueba, que es el único camino para que el juzgador conozca los hechos aducidos por las partes, en la demanda, contestación a la demanda o reconvención, que le permitan tomar una resolución legal y justa.