Mi Maletín de Compras

# de items: 0
Total: $0.00
Califica este artículo:

(1 Voto)

Visitas:

134

TECNICAS DE LITIGACION EN EL JUICIO ORAL

lunes 15 de mayo del 2017 | 15:19

Última actualización: jueves 25 de mayo del 2017 | 14:02

TECNICAS DE LITIGACION EN EL JUICIO ORAL

 

 

Autor: Abg. Rómulo Montaño Rodríguez.

 

 En casi todos los países de América, desde la década de los 80, se vienen dando reformas a sus sistemas de justicia, que permita tener una base sólida en esta complejidad que se llama, el Proceso Penal.

El sistema del proceso penal  se determina entonces que la Fiscalía  sea la que investigue y acuse. En ese sentido se exige construir este nuevo sistema con la responsabilidad que tiene cada uno de los sujetos que intervienen. Este modelo, dice Alberto Binder, se va imponiendo en la mayoría de los sistemas, por la eficacia para profundizar la investigación y el juzgamiento.

La característica de esta eficacia es:

Separación de las funciones procesales;

Inicio del proceso por sujeto distinto del Juez;

Carga de la prueba por la parte acusadora.

Contradicción entre las partes.

Precisión de imputación; y,

Garantías procesales (oralidad, inmediación, publicidad, contradicción y presunción de inocencia).

Estas precisiones nos llevan a entender claramente, que lo que se quiere es lograr la imparcialidad del juzgador en la postulación, argumentación y acreditación de pruebas en el cuadrilátero judicial, como sostiene el Tratadista Orlando Muñoz Neira.

Otro de los aspectos que promulga el sistema, es que las partes deben y puedan contar con una estrategia para la proyección y dirección de sus actuaciones hacía un resultado concreto. Pero es necesario que nuestros argumentos sean sólidos ante el señor Juez o Tribunal, siendo Abogados competentes para plantear una defensa. Al respecto, el Profesor Neil  Vidmar dice: “en el procedimiento adversativo, cada parte tiene la responsabilidad de desarrollar y presentar  la evidencia en el juicio “, en otro orden de cosas, es la historia que el Abogado Quiere que acepte el juzgador: La  teoría del caso.

La evidencia física que está dada por el material fáctico normativo, en donde se aprecia la teoría del delito, es lo que presumiblemente nos ayuda a construir la teoría del caso. Con la noticia críminis se elaboran las primeras hipótesis de trabajo que pueden ir variando mientras el proceso penal va desarrollándose. Por eso se hace necesario que una hipótesis contenga, una parte constructiva, una recolectiva, una depurativa y una última o expositiva. Con los actos de investigación vamos a averiguar la realización o no de un hecho punible, por lo cual se generan dos corrientes contrarias: la pretensión punitiva y la pretensión libertaria. De aquí las partes construyen sus propias teorías del caso, el Fiscal que pretende la punición, y la defensa que pugna por la Libertad.

ETAPA  DEL  JUICIO.

Podemos indicar que el juicio es la etapa principal del proceso. Y  lo más importante aquí  es que se sustentará sobre la base de la acusación fiscal. Como se ha dictado una resolución de  llamamiento a Juicio, y los procesados se encuentran detenidos, se pasa a la etapa del Juicio. En esta fase, es donde se lleva a cabo el enjuiciamiento, presentando hasta  el ese mismo instante las evidencias de cada una de las partes procesales que se van a constituir en pruebas. Se practican  estos actos para comprobar, conforme a derecho, la existencia de la infracción y la responsabilidad del  acusado. Importante es señalar, que el listado de testigos presentados por las partes, se lo hará con tres días de anticipación a esta audiencia, ya que en la misma tienen que rendir su declaración, expresando la edad, nombres, apellidos, profesión y residencia de cada uno de ellos.

En el día y la hora señalada para la celebración de la audiencia, es obligatorio la comparecencia de los Jueces; los acusados; el acusador particular, los defensores, el fiscal; el ofendido; los testigos, Peritos; Intérpretes  el Secretario, etc. Y todos los que hubiese  sido notificados para que se presenten a la audiencia.

En efecto, siendo el día y la hora indicada, el señor Presidente dice: “señoras y señores, buenas tardes, soy el Dr. Marco Aurelio Cicerón, Presidente de este Tribunal, que nos constituimos en Audiencia Pública de Juzgamiento. Señor Secretario, sírvase constatar la presencia en esta Sala, de los acusados, del señor fiscal, del acusador particular; del ofendido; de los testigos; Peritos o Traductores si existen. Una vez que por Secretaria se ha dado cumplimiento a lo ordenado por el señor Presidente y estando presente todos los sujetos procesales, dice: “ DECLARO ABIERTO ESTE JUICIO, Y ADVIERTO A LOS ACUSADOS QUE ESTEN ATENTOS A LAS ACTUACIONES Y EXPOSICIONES QUE SE BAN A DESARROLLAR Y FORMULAR DURANTE EL TRAMITE DE LA AUDIENCIA. TIENE LA PALABRA EL SEÑOR DR. LEO DAVID VALENCIA ROSALES, FISCAL DE LA CAUSA” 1

 TEORIA DEL CASO, DESDE LA OPTICA DE LA FISCALIA,  AQUÍ UN EJEMPLO.

Señores Jueces de este alto Tribunal: Soy el Fiscal Dr. Leo David Valencia Rosales, Fiscal de la causa y en esta audiencia, demostraré que los hoy acusados, Walter Benigno Torres Castro y Luís Alberto Páez Portilla son culpables del delito de Secuestro en la persona de José Jacinto López Cedeño, el día 4 de Julio del 2016, a las 17h30, para lo cual expongo la Teoría del caso.

 El día 4 Junio del 2016, a eso de las 17h30, José Jacinto López Cedeño, conduciendo un vehículo, marca Toyota, Modelo 2000,tipo camioneta doble cabina color beige, con Placas X160 particular, rodando por el carretero principal de Esmeraldas-  Tonsupa. Al llegar a la altura del sitio llamado  Chévele de esta ciudad y provincia de Esmeraldas,  le serré el paso, un vehículo tipo Jeep, color plateado  con Placas MXB60, conducido por el sujeto de nombre Walter Benigno Torres Castro, y otro sujeto que lo acompañaba, el señor Luis Alberto Páez Portilla, que obligaron a detener la marcha. 2

1          COBA Santiago, MANUAL PRÁCTICO LEGAL ECUATORIANO. Pag. 400

2          COBA Santiago, MANUAL PRÁCTICO LEGAL ECUATORIANO. Pag. 400

 

 

Los interceptores se bajaron del carro en que viajaban, y el primero de ellos, Walter Benigno Torres Castro, con una pistola en su mano derecha, mientras Luis Alberto Páez Portilla, le gritó: salga del carro con las manos en alto, somos Policías que patrullamos la carretera, e inmediatamente mostraron sendas placas que se los podía identificar como policías, e inclusive la vestimenta que llevaban puesto era de policía.  Acto seguido, lo subieron por la fuerza y bajo amenazas de muerte al Jeep, le vendaron los ojos, le amarraron las manos hacia atrás y lo pusieron en el asiento posterior del carro, acostado. Temeroso de ser asesinado les clamó por su vida y la de su familia. Pidió que no le hagan daño, y en ademan de cooperar trató calmarse, mientras se alejaban del lugar quedando su carro parqueado a un lado de la vía, con todas sus pertenencias.

Posteriormente lo trasladaron a la ciudad de Ibarra, en donde lo introdujeron a una casa desolada en una finca apartada de la ciudad en unos 3 Km, a eso de las 23h00 del mismo dia. En ese lugar le manifestaron que se trataba de un secuestro y quitándole el celular que era lo único que tenía en sus bolsillos, le obligaron a que les dé un número de teléfono de su familia para llamar y pedir el rescate.

El mismo día de su traslado a la ciudad de Ibarra los secuestradores tomaron contacto con la señora María Del Rocío Saavedra Parrales, a quien le exigieron la suma de 100 mil dólares para liberar a su esposo, pero que si avisaba a la Policía, lo matarían de inmediato.

Por el cansancio que tenían, los secuestradores se descuidaron un poco, lo que aprovecho José Jacinto López Cedeño para zafarse las cuerdas que ataban sus manos, y salir huyendo del lugar en precipitada carrera pidiendo ayuda en una casa de esa comarca, donde después de dar detalles del asunto, se dio aviso a la policía de la ciudad de Ibarra, que armo un operativo, y cuatro horas después ,06h00( 5 de Junio 2016 ), fueron capturados los sujetos en una casa de los alrededores de la ciudad en donde afuera habían parqueado el Jeep donde se movilizaban y que fue reconocido por el señor José Jacinto López Cedeño. El caso fue comunicado a la Policía de Esmeraldas que ubicó la camioneta del secuestrado y que había sido encontrada en el lugar  de los hechos, y llevada a los patios del cuartel de la PJ de Esmeraldas. En poder de los detenidos se encontraron dos armas de fuego: una pistola marca CZ calibre 9 mm con dos alimentadoras con 15 proyectiles cada una, y un revólver marca Smith Wilson con 6 proyectiles en el tambor, sin percutir; 2 gorros tipo pasamontaña de color negro, una cuchilla con su vaina, dos pares de botas de color negro y dos rollos de cabo o filástica, dos celulares marca Nokia.  Todas estas evidencias, conjuntamente con los sujetos aprendidos, fueron posteriormente presentadas la Fiscalía, el día 5 de Junio del 2016 a las 10h00, y luego puesto a órdenes del Juez Primero de Garantías Penales de Esmeraldas, a las 10h40. Esta es la teoría del caso, señor Presidente, por lo que presento las pruebas que a continuación detallo:

 

 

 

DATOS DE PRUEBA DE LA FISCALIA.

Declaración del señor José Jacinto López Cedeño.

Declaración de la esposa María Del  Rocío

Declaración de los señores Alberto Portalupe, Edilberto Gonzales Aveiga, Antonio Antes Bamba, y Gutenberg Estacio Prado, Oficiales de Policia, quienes detuvieron a los sujetos.

Declaración de Juan Andrango y María Caiza, propietarios de la casa  donde la noche del secuestro y posterior escape, José Jacinto Lopez Cedeño, pidió auxilio.

Declaración del Cnel. Luis Fernando Acosta, Jefe de la Policía Judicial de la Provincia de Imbabura.

Reconocimiento de lugar de los hechos, donde se perpetró el secuestro.

Reconocimiento del carro, marca Toyota de propiedad del señor José Jacinto Lopez Cedeño.

Reconocimiento del carro tipo Jeep en el que andaban los secuestradores, y de las evidencias encontradas en el interior del vehículo, incluido las dos armas que portaban al momento del secuestro.

Reconocimiento del lugar en la provincia de Imbabura, del sitio donde fue llevado Jose Jacinto Lopez Cedeño en calidad de secuestrado.

Reconocimiento del lugar, en la casa  de Juan Andrango y Maria Caiza, donde pidió ayuda, en Ibarra, luego de lo cual se dio aviso a la Policia.

Reconocimiento a los dos celulares marca Nokia.

Fotografías de los carros.

Fotografías de los detenidos.

Contratos  de compraventa de la camioneta Toyota, y del carro tipo Jeep.

Hasta aquí, señores Jueces del Tribunal, la exposición del caso, y las pruebas que me propongo desarrollar

 

 

 

 

 

 

 

TEORIA DEL CASO DE LA DEFENSA

Señores Jueces del Tribunal, soy el Dr. Freddy Cuero Caicedo, defensor de los señores Walter Benigno Torres Castro, y Luis Alberto Paez Portilla. En esta audiencia de juzgamiento, voy a demostrar que mis defendidos son inocentes del presunto delito que se les imputa.

Para ello, presento la teoría del caso, manifestando que mis defendidos, no han participado ni con voluntad, ni conciencia en el acto materia de este juzgamiento. Por el contrario, a mis defendidos, se los quiere confundir con otras personas, e inducirlos a una incriminación mediata, a fin de operar con distintos criterios de autoría. Con las evidencias que hoy, en esta audiencia las reproduciré como pruebas de descargo a favor de mis defendidos, y que son las siguientes:

 

Declaración del señor Luis Alberto Páez Portilla;

Declaración del señor  Walter Benigno Torres Castro.

Reconocimiento de lugar en la ciudad de Ibarra en el domicilio donde fueron aprendidos por la policía.

Declaración de la señora Ana Chiluisa Pastor conviviente de Luis Alberto Páez Portilla. 3

Declaración de María Andrango  Espinoza, conviviente de Walter Benigno Torres Castro.

Certificación de la casa Motriz, Cóndor de la ciudad de Quito, donde fue adquirido el carro tipo Jeep de placa MXB60.

3 BENAVENTE CHORRES HESBERT. LA APLICACIÓN DE LA TEORÍA DEL CASO Y LA TEORÍA DEL DELITO  EN EL PROCESO PENAL ACUSATORIO – D.L: SE-3513-2011

:

 

 

Certificación de la casa Motriz Cóndor de la ciudad de Quito, de fecha 6 de Julio del 2016, donde se determina que el carro tipo Jeep de placas MXB60, cuyo propietario es el señor César Páez Benavides padre de Luis Alberto Páez Portilla, se encontraba en mantenimiento los días 3 y 4 de Junio del 2016 en la ciudad de Quito.

Certificación de la Dirección General de Transito, de haber solicitado una réplica de la placa MXB60, por haberse caído y perdido la delantera.

Declaraciones de los señores Víctor Pardo Montiel, Ariel Escuderos Alcívar, Ramón Castillo Bastidas, y Juan José Arturo Bazán.

Certificaciones de antecedentes penales, de los distintos juzgados y Tribunales del país, a favor de mis defendidos.

Certificación de la Cámara de Comercio de la Provincia de Imbabura, donde se demuestra que mis defendidos son prósperos Comerciantes; dueños de almacenes de ropa importada, que funcionan en Ibarra, Santo Domingo de los Tsáchilas y  Quevedo.

Certificados del Registrador de la Propiedad de las ciudades antes indicadas, donde mis defendidos tienen bienes raíces.

Más de 1000 firmas de respaldo de personas  de la provincia de Imbabura, donde se encuentran domiciliados, que acreditan su buena reputación.

Certificación del Centro de Rehabilitación Social de Varones de Esmeraldas, que manifiesta que mis defendidos tienen una conducta excelente

CONCLUSION DE LA PRESENTACION Y PRÁCTICA DE LA PRUEBA Y DEBATE.

Señor Presidente, en representación de la Fiscalia, he presentado la teoría del caso, y para probarlo he  solicitado a este Tribunal, que se tenga como prueba, todas y cada una de las 14 evidencias presentadas con anterioridad a este preciso momento; he demostrado con  mi hipótesis  jurídica, la autoría y responsabilidad de los autores materiales e intelectuales del delito cometido por los acusados.

a).- Se ha llamado a declarar a los señores Policías  Alberto Portalupe, Edilberto Gonzales Aveiga, Antonio Antes Bamba y Gutenberg Estacio Prado, personas que fueron los que detuvieron a Luis Alberto Páez Portilla y Walter Benigno Torres Castro, en la ciudad de Ibarra. Ellos, efectivamente declaran en forma concordante y narran con lujo de detalles como se dio la captura de los procesados.

b).- Se han tomado las declaraciones de los  señores Juan Andrango y su cónyuge María Caiza; queda probado que efectivamente el señor José Jacinto López Cedeño, llego hasta el lugar de la vivienda de ellos para pedir ayuda. Fue desde ese lugar donde se puso en conocimiento a la policía, de este hecho delictivo.

c).- Se ha practicado el reconocimiento de lugar de los hechos. Es decir donde se dio el secuestro y luego el sitio a donde fue llevado José Jacinto López, en la provincia de Imbabura, queda probado.

d).- Hemos exhibido en esta audiencia las fotografías de los carros con sus  respectivas placas, reconocidos por sus dueños, con los contratos de compraventa agregados al proceso; el reconocimiento de los celulares encontrados en poder de los hoy detenidos. Con respeto a la estructura general del procedimiento y con la observancia de las fases propias del proceso penal, se ha desarrollado esta etapa probatoria, en donde no ha quedado la menor duda, que los hoy detenidos son los responsables directos del delito de secuestro en la persona de José Jacinto López Portilla. Cada una de las pruebas aportadas, fueron pedidas y actuadas con la más estricta observancia de las normas del debido proceso. Esta fiscalía conjuntamente con la Policía Judicial de Imbabura y Esmeraldas, no han escatimado esfuerzos para que este delito no quede en la impunidad, y son ustedes señores Jueces de este Tribunal que sabrán valorar con sus conocimientos, si estas conductas atípicas  son directrices que conllevan a convivir en sociedad, violando la Ley y el orden, o somos enérgicos y firmes para remediar este mal con la aplicación de la Justicia. Es verdad que en el procedimiento penal en muchas ocasiones para los Jueces se ´presenta una antinomia entre la justicia y  la Seguridad, pero Gustav Radbruch, en su Obra” Los Fines del Derecho “manifiesta que la Seguridad no es un valor primordial y absoluto como la Justicia. Pues la primera busca evitar la incertidumbre del derecho en vigor, es decir, la seguridad contra las modificaciones del derecho arbitrario, mientras que la Justicia es la fuente misma de la seguridad. Por ello, si estos dos pilares de nuestro ordenamiento jurídico se encuentran con conflicto, hay que optar por la Justicia. Si bien es cierto que la cárcel o el endurecimiento y aplicación de las penas, no son factores regenerativos de conducta en las personas que obstan por esta patología social, no es menos aceptable que en la sociedad en que vivimos, todos estamos obligados a respetar la Ley. Por todo lo expuesto, solicito a los señores Jueces del Tribunal, se imponga a los señores Luis Alberto Paez Portilla y Walter Benigno Torres Castro, la máxima pena que contempla la Ley para estos casos.

La acusación Particular, se allana a la prueba presentada por el Ministerio Público.

PRUEBA PRESENTADA POR LA DEFENSA.

Señor  Presidente, señores Vocales de este Tribunal, en el transcurso de esta audiencia, hemos aportado con absoluta claridad, las pruebas suficientes, explícitas, concordantes e inequívocas, con las que he demostrado la completa inocencia de mis defendidos. La acusación ha pretendido con una teoría del caso irrelevante, moldear figuras previas de un acto inexistente, ajustadas a la misma línea del pensamiento forzado para crear una figura torturante, un esperpento jurídico, al estilo de César Lombroso, inventor de la Antropología Criminal en el S XVIII. La acusación, quiere soslayar la contundencia de las declaraciones de mis defendidos Luis Alberto Páez Portilla y Walter Benigno Torres Castro, reafirmadas con las declaraciones de Ana Chiluisa Pastor y Maria Andrango Espinosa, en donde manifiestan que el día del supuesto, ellos estuvieron en sus respectivos hogares. Víctor Pardo Montiel, Ariel Escuderos Alcívar, Ramón Castillo Bastidas Y Juan José Arturo Bazán, abonan a la inocencia de mis defendidos. De la misma investigación realizada por la fiscalía, se desprende que otras personas serían los autores materiales del presunto hecho que se juzga en esta audiencia. Las investigaciones y pericias practicadas durante la Instrucción fiscal, nunca alcanzaron el valor de prueba en esta audiencia de juzgamiento. Dentro de este orden de ideas, es necesario considerar que toda decisión de los Jueces debe fundarse en pruebas legalmente producidas y aportadas en el proceso.

CONCLUSIONES.

En todos los actos delictivos, tanto el estado como las  víctimas, pretenden que se imponga una sanción al responsable, pero para esto es necesario e indispensable, no solo la demostración, sino la existencia fáctica del hecho delictivo, y la responsabilidad de la persona a quien se le atribuye el acto violatorio de la Ley. Por otra, debe imperativamente, instaurarse el proceso penal, en donde se ordenan los actos en forma secuencial. Es decir, las etapas procesales. Así tenemos que una vez que culmina la fase pre procesal, emerge como consecuencia de las actuaciones llevadas a cabo durante la investigación Previa, una de impugnación llamada INSTRUCCIÓN FISCAL, que es realmente donde nace o comienza el proceso penal, y donde el sospechoso pasa a ser llamado “procesado”.

En esta fase, el fiscal solicita al Juez de Garantías Penales, señale fecha para la audiencia de formulación de cargo.

En la etapa de Evolución y preparatoria de juicio, corresponde resolver la situación del procesado, para esto convocamos a la Audiencia preparatoria del Juicio, donde se conocen los vicios formales, cuestiones referentes sobre la existencia de requisitos de procedibilidad, cuestiones prejudiciales, anunciación de pruebas para el Juicio, etc. Si se ha dictado auto de llamamiento a Juicio, ‘corresponderá en esta etapa, el juzgamiento del procesado. Aquí las evidencias se constituyen en pruebas de cargo o de descargo por medio de la oralidad, caso contrario no tendrá valor alguno.

En el ejemplo precedente, dentro de la etapa del Juicio, ha quedado demostrado como las partes procesales aplicaron la teoría del caso; tanto la fiscalía como la defensa, sostuvieron ante los miembros del Tribunal, los argumentos válidos para convencer y conmover a los señores Jueces, de que sus teorías encierran una verdad histórica, la misma que se impondrá por la “fuerza de la razón”, cuando el Tribunal alce su voz para decir en su sentencia “culpables  o Inocentes”, por haberse probado los indicios conducentes y concordantes en la imputabilidad objetiva de los hoy enjuiciados.

 

RECOMENDACIONES.

El derecho a no ser incriminado, forma parte del derecho de la defensa, y se activa desde las diligencias de investigaciones iniciales o preliminares. Por eso, la defensa o la investigación, deben establecer reglas claras que les permitan aplicar de la mejor manera, el típico valor de las pretensiones que activan las partes en la batalla del juicio.

Precisar la declaración o la entrevista; describir el lugar de la escena analizando los hechos eventuales, en la misma forma que los medios de convicción. Previamente escuchar el relato del imputado, o del acusador, los informes periciales debidamente sustentados. La operación en los momentos oportunos, nos dará para construir la teoría del caso. 4

 


[1] Manual de litigación en el Juicio Oral

Andrés Bayteman .

[2] Litigación Estratégico en el juicio Oral.

Rafael Blanco Mauricio decep- Leonardo Moreno

[3]  El Juicio Oral

[4]  Clase grabada por el Catedrático

Marcos Terán

[5]  Artículo 609 y 608 del código Orgánico General del Proceso