Mi Maletín de Compras

# de items: 0
Total: $0.00
Califica este artículo:

(0 Votos)

Visitas:

291

LAS PRUEBAS EN EL PROCESO MONITORIO

miércoles 30 de agosto del 2017 | 12:00

Última actualización: viernes 15 de septiembre del 2017 | 13:33

LAS PRUEBAS EN EL PROCESO MONITORIO

 

Autor: Dr. Wilson Andino


                                                

Introducción

 La administración de justicia se rige por varios principios determinados en la Constitución, es así que el artículo 168 establece que la sustanciación de los procesos en todas las materias, instancias, etapas y diligencias se llevará a cabo mediante el sistema oral, de acuerdo con los principios de concentración, contradicción y dispositivo. El sistema procesal es un medio para la realización de justicia, es por eso que la Asamblea Nacional expidió en el 2015 el Código Orgánico General de Procesos (COGEP), a través del cual se armonizó el sistema procesal de acuerdo con los principios instaurados en la Constitución de la República del Ecuador.


El Código Orgánico General de Procesos (COGEP), cambia radicalmente el sistema procesal, siendo la oralidad su base rectora, y su aplicación es para diferentes materias tales como: laboral, civil, administrativo, tributario. De esta forma se unificaron los procesos. Se establecieron además cinco tipos de procesos que son: el ordinario, el sumario, el ejecutivo, el monitorio y el de jurisdicción voluntaria. Para el caso en estudio haremos referencia especial al proceso monitorio.


Procedimiento Monitorio


El procedimiento monitorio3 en la actualidad ha sido adoptado en Iberoamérica, y su nacimiento proviene en la Edad Media, en Italia. Actualmente, este se encuentra consagrado en legislaciones como la de Uruguay, Venezuela Colombia, España, Portugal, Brasil.

Gustavo Calvinho define al procedimiento monitorio como aquel que: “(…) tiene por objeto de manera sumamente expedida, crear un verdadero título ejecutivo- en realidad, ejecutorio: que valga per se-, cuyo inicio ante la autoridad correspondiente desembocará en una orden de ejecución directa- denominada sentencia monitoria-(…)”. (Calvinho, 2006)

El artículo 356 del El Código Orgánico General de Procesos (COGEP),establece que la persona que pretenda cobrar una deuda determinada en dinero, líquida, exigible, de plazo vencido, cuyo monto no exceda de cincuenta4 salarios básicos unificados del trabajador en general, y que no conste en título ejecutivo, podrá demandarla mediante un procedimiento denominado monitorio. Siendo necesario para iniciar este tipo de procedimiento que el accionante pruebe la deuda de acuerdo a las formas previstas en el artículo referido; de lo contrario, no será procedente, y el juez deberá inadmitir en primera providencia la demanda.

Sobre el alcance del procedimiento monitorio (sus ventajas), es menester indicar: La finalidad es el cobro de deudas de menor cuantía a través de un trámite ágil. El Juez en primer auto exige al deudor el cumplimiento de la obligación a favor del acreedor, y en caso de no existir oposición al requerimiento, el auto interlocutorio (mediante el cual se le ordenó el mandamiento de pago) quedará en firme con efecto de cosa juzgada. Procede entonces a la ejecución con la posterior orden de embargo de los bienes. Por consiguiente, si el deudor al cual se le imputa la obligación no comparece oponiéndose, el juez en forma coercitiva ejecutará esta obligación.5

Cabe señalar que en Colombia este tipo de procedimiento rige desde el 2012, ante lo cual la Corte Constitucional de Colombia ha destacado que este (el procedimiento monitorio) es un mecanismo a través del cual se accede a la ejecución de la obligación ante la ausencia de la oposición del demandado6, pero para su procedencia es necesario que el juez cuente desde el inicio con los elementos necesarios que le permitan determinar la existencia de una obligación, la que como señalamos y recalcamos, debe ser una deuda determinada de dinero, líquida, exigible y de plazo vencido. Por lo tanto, a la demanda se deberá acompañar prueba suficiente de la existencia de la deuda.

 

Pruebas


En el procedimiento monitorio, el Juez debe tener en primer término la convicción de la existencia de la deuda, y en segundo lugar de la relación crediticia entre el acreedor y el deudor. De esta relación las pruebas podrán clasificarse en: aquellas en que la responsabilidad del deudor se encuentra expresamente determinada en el documento sea físico, electrónico o en cualquier forma, y en las que la obligación es creada por el acreedor:

Lo interesante en el procedimiento monitorio es la flexibilidad que existe para comprobar la existencia de una deuda, por lo que es procedente la presentación de documentos electrónicos y facturas. Si no se encuentran firmados por el deudor, bastará, además de la factura, la comprobación de entrega, las certificaciones del administrador del condominio, club, asociación, establecimientos educativos u organizaciones similares, contrato de arrendamiento, declaración jurada del arrendador sobre la mora en los cánones de arrendamiento y la del trabajador en que bastará la prueba de la relación laboral y en la demanda se detallará lo adeudado por el empleador.

En el Código Orgánico General de Procesos (COGEP) no se ha dejado de lado la actual realidad, ya que muchas transacciones se realizan a través de medios electrónicos. Las negociaciones se concretan por el internet, existen miles de páginas webs que ofertan bienes y servicio y sus pagos se reducen a la misma virtualidad (dinero electrónico, banca virtual, trasferencias, etc.).

Esta apertura y flexibilidad para  comprobar la existencia de una deuda, sin lugar a dudas otorga a los ciudadanos y sobre todo a los comerciantes, trabajadores, arrendatarios una garantía de pago de sus acreencias, a través de un proceso ágil, en que se beneficia incluso la economía del país y la confianza en el sistema judicial, ya que el usuario no deberá enfrentarse a un proceso engorroso y lento, como era en el proceso ordinario con el Código de Procedimiento Civil, sino que incluso en caso de no existir oposición a su pretensión (arts.151 y 197 COGEP) podrán tener una respuesta pronta a su requerimiento.

En otros países como Austria, en este procedimiento se excluye la presentación de documentos, es lo que se conoce como procedimientos puros, y se reducen a trámites de índole administrativos en que ni siquiera es necesaria la presencia de un juez. En nuestro país es necesario que el juez realice primero un análisis.

Al respecto Calamendrei señala que el procedimiento monitorio es “(…) una forma especial de proceso de cognición abreviado, encontrándose esta característica en la revisión del documento que efectúa el juez antes de impartir la orden (...)” (Calvinho, 2006)


Oposición al pago de una acreencia


Para finalizar debemos señalar que cuando existe oposición al pago de una acreencia, por los motivos que fueren, se convocará a una audiencia única, con dos fases, en la cual previo a resolver la procedencia o no de la demanda planteada, en base a las pruebas aportadas tanto por el actor y demandado, se efectuará la etapa de saneamiento en la que se fijarán los puntos de debate y conciliación. A falta de acuerdo de ser parcial se dispondrá la práctica de las pruebas anunciadas, y finalmente, los alegatos verbales de cierre. De la sentencia que dicte el juez conforme a la previsión expresa del legislador (Arts. 250- 256 COGEP) podrá interponerse los recursos de aclaración y ampliación y el recurso de apelación.

No cabe en este proceso el recurso de casación.  En relación al pago de intereses, correrá a partir de la citación con la demanda, al máximo convencional y de mora reconocido por la ley. De ser cancelada la deuda por la o el deudor, previa constancia en autos, el juzgador ordenará el archivo. En este procedimiento de acuerdo de una fórmula de pago por las partes será aprobada por el juez. Lo que no es susceptible en el procedimiento monitorio es la reforma a la demanda ni la reconvención, con ello, lo que el legislador ha buscado la mayor prontitud del pago de deudas de menor cuantía, lo que se ve reflejado, como hemos enfatizado, en la flexibilidad de los medios de prueba, es por eso que no pretendemos a través de este artículo restringir esta amplitud sino al contrario hemos procurado resaltar sus bondades.

Incumbe a los abogados (que son los que formulan el reclamo), a jueces y funcionarios judiciales (que construyen el proceso) lograr el dominio y la experticia para hacer el sistema oral un instrumento jurídico idóneo, y un medio práctico para la tutela judicial efectiva y garantía de la seguridad jurídica.


Bibliografía.


1.     Artículo 169 de la Constitución de la República del Ecuador.

2.    El Código Orgánico General de Proceso entró en vigencia el 22 de mayo de 2015, sin embargo  su aplicación fue aplazada hasta un año después a fin de que el Consejo de la Judicatura adecué su infraestructura para afrontar los nuevos procedimientos.

3.    Monitorio significa que avisa o amonesta.

4.    El salario básico unificado al trabajador en el 2017 fue establecido en 375 dólares de los Estados Unidos de América (375 por 50=18.750)

5.    Véase la sentencia C-726 de 2014 de la Corte Constitucional de Justicia

6.    Publicado por el Boletín Institucional de la Corte de Justicia