Mi Maletín de Compras

# de items: 0
Total: $0.00
Califica este artículo:

(0 Votos)

Visitas:

3316

Tercera Sala de lo Laboral y Social

jueves 24 de noviembre del 2005 | 16:15

Última actualización: miércoles 28 de agosto del 2013 | 14:30

FALLOS DE TRIPLE REITERACIÓN
Tercera Sala de lo Laboral y Social




La jubilación patronal es una prestación eminentemente social de tracto sucesivo y no existe acuerdo o convenio de ninguna naturaleza que determine otra modalidad, para su pago, a la establecida en el Derecho Público.
Gaceta Judicial N° 12 Serie XVI.

 

- Molina - Banco de Descuento R.O. N°.20

- Valenzuela - La Universal R.O. N° 66

- Bonichi - La Universal R.O. N° 210

 



 

 

ACTOR: Gustavo Molina
DEMANDADO: Banco de Descuento

R.O. Nº 20 Spto de 11 de marzo de 1997 pág. 3.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. TERCERA SALA DE LO LABORAL Y SOCIAL. Quito, a 3 de febrero de 1997; a las 10h00.
VISTOS: El abogado Francisco García Ortega interpone recurso de casación en plazo hábil objetando la sentencia dictada por la Cuarta Sala de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil, la misma que revoca la de primer nivel y declara con lugar la demanda laboral propuesta por Gustavo Adolfo Molina Noboa contra el Banco de Descuento, entonces en liquidación, ordenando el pago de la jubilación patronal vitalicia constante de los numerales 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10 y 11 del libelo inicial y disponiendo que la suma de 434.448,00 sucres, recibida por el accionante como único pago de la jubilación patronal, sea imputada a las pensiones que le corresponden al actor desde la fecha en que dejó de laborar en la institución demandada, debiendo liquidarse pericialmente. El recurrente, amparado en el Art. 6 de la Ley de Casación, considera infringidas las normas de derecho siguientes: Los ordinales 2 y 4 del Art. 1610 del Código Civil, los Arts. 30 y 1590 del mismo Código en concordancia con los Arts. 6 y numeral 6 del Art. 169 del Código del Trabajo así como el Art. 409 reformado de la Ley de Compañías y el Art. 155 de la Ley General de Instituciones del Sistema Financiero. Ampara su recurso en la regla primera del Art. 3 de la ley de Casación, esto es, en la aplicación indebida, falta de aplicación o errónea interpretación de normas de derecho incluyendo los precedentes jurisprudenciales obligatorios en la sentencia, que hayan sido determinantes de su parte dispositiva. Sube de grado la causa y se radica en la Tercera Sala de lo Laboral y Social de la Excma. Corte Suprema de Justicia de acuerdo al sorteo de ley y, encontrándose para resolver pues se han cumplidos los requisitos señalados por el Art. 11 de dicha Ley corresponde resolver. Para hacerlo, se considera: PRIMERO: Esta Sala es competente de acuerdo al Art. 127 de la Constitución Política de la República, Codificada y el Art. 1º de la Ley de Casación. No se encuentra nulidad que declarar pues en la tramitación de la causa se han cumplido las normas legales y formas de procedimiento establecidos en la ley. SEGUNDO: El recurso de casación tiene el carácter de extraordinario y tiende a alcanzar la plena realización del derecho y hacer convalecer aquellos de quienes se sintieren perjudicados por las sentencias objetadas de las cuales se interpone el recurso. Consecuentemente, es menester anotar que la finalidad del recurso de casación es el control de la legalidad y la realización del derecho objetivo en cada proceso. TERCERO: En la especie, según los ordinales segundo y cuarto del Art. 1610 del Código Civil, las obligaciones se extinguen en todo o en parte por: "2º) La solución o pago efectivo y 4º) Por la transacción", tales disposiciones legales no han sido violadas por el Tribunal a quo, por cuanto rigen para los asuntos de carácter eminentemente civil. Las resoluciones en materia laboral de la Excma. Corte Suprema de Justicia, se hallan publicadas en el Registro Oficial. Algunas de ellas constan en los fallos de 17 de diciembre de 1993, publicado en el Registro Oficial Nº 413 de 5 de abril de 1994; de 1 de marzo de 1994 publicado en el Registro Oficial Nº 412 de 4 de abril de 1994, en el de 18 de julio de 1984 publicado en la Gaceta Judicial S. XIV Nº 7, página 1657 y en el de 26 de febrero de 1986 publicado en la Gaceta Judicial S. XIV Nº 11 página 2549, para no citar sino estos fallos que constituyen precedentes jurisprudenciales de acuerdo al Art. 19 de la Ley de Casación segundo inciso. CUARTO: La Carta Política del Estado garantiza, en el Art. 49, la intangibilidad de los derechos reconocidos de los trabajadores (entre los que obviamente se halla la jubilación patronal) y la irrenunciabilidad de los mismos. Igualmente, considera válida la transacción en materia laboral siempre y cuando no implique renuncia de derecho y se celebre ante autoridad administrativa o juez competente. QUINTO: La Excma. Corte Suprema de Justicia, así mismo, considera que la jubilación patronal es de tracto sucesivo y que no existe acuerdo, o convenio de ninguna naturaleza que determine otra modalidad que la establecida en el Derecho Público. SEXTO: De la confrontación realizada por la Sala entre el escrito de interposición del recurso de casación y la sentencia objetada, no se encuentra que la Cuarta Sala de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil hubiese dictado la sentencia objetada en contravención de lo establecido en la causal primera del Art. 3 de la Ley de Casación. Las garantías que la Constitución concede al trabajador se encuentran por encima de cualquier declaración o al acuerdo al cual las partes hubiesen arribado, inclusive en un documento de finiquito. Esta Sala ha sido clara y concreta al especificar que, de acuerdo con el Derecho Social y la letra del Código de Trabajo, la pensión jubilar no admite negociación de ningún orden. SEPTIMO: Por las razones expuestas, ADMINISTRANDO JUSTICIA EN NOMBRE DE LA REPUBLICA Y POR AUTORIDAD DE LA LEY, no se casa la sentencia y se desecha el recurso interpuesto por falto de fundamentación legal. Sin multa ni costas. Notifíquese y devuélvase. Publíquese en el Registro Oficial .
f) Drs. Horacio Guillem.- Hugo Larrea Benalcázar.- Luis Herreria Bonnet.

 

 

ACTOR: Julia Valenzuela Alarcón
DEMANDADO: La Universal
R.O. Nº 66 de 16 de mayo de 1997 pág. 14.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. TERCERA SALA DE LO LABORAL Y SOCIAL. Quito, a 25 de marzo de 1997; las 10h50.
VISTOS: Los señores doctores Manuel Jalil Loor por los derechos que representa como procurador judicial de La Universal S. A. y Dr. Domingo Norero Bozzo, por sus propios derechos, interponen en plazo hábil recurso de casación objetando la sentencia de segunda y última instancia dictada por mayoría por la Tercera Sala de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil la misma que confirma la de primer nivel que acepta la demanda propuesta por Julia Valenzuela Alarcón por indemnizaciones laborales. Las normas de derecho que los recurrentes consideran infringidas en dicha sentencia son las que constan en el Título II del Código del Trabajo que trata del Contrato Colectivo de Trabajo consignadas en los Arts. 226 y siguientes del mencionado cuerpo legal, en forma especial el Art. 246 Título IV del Código de Trabajo, el Art. 568 ibídem. y los Arts. 109 y 110 del Código Adjetivo Civil. Indica también que, al haberse negado en la sentencia impugnada el pago de intereses sobre el capital recibido por el trabajador se ha dejado de aplicar "aquello que recoge el Título XXIX del Código Civil que se refiere al mútuo o préstamo de consumo y particularmente los Arts. 2136 y 1600 del Código Civil, imperando además la presunta analogía de dichas disposiciones legales con el Art. 77 de la Ley No 133 publicada en el Suplemento del Registro Oficial Nº 817 de 21 de noviembre de 1991, reformatorio del Art. innominado que consta a continuación del Art. 591 del Código Laboral. Anotan por otro costado que la reconvención conexa deducida en la audiencia de conciliación ha sido fraccionada resolviéndola en forma indebida, lo cual contraviene, en su concepto, los Arts. 568 del Código del Trabajo, 109, 110, 273, 277 y 278 del Código de Procedimiento Civil, supletorios del Código del Trabajo por mandato del Art. 6 de este cuerpo de leyes; afirmando, por último, que no es aplicable en la especie la norma del Art. 43 del Código Laboral. Manifiestan que amparan su recurso en la causal primera del Art. 3 de la Ley de Casación. Concedido el recurso por el Tribunal a quo que lo considera admisible, se radica la causa por sorteo en la Tercera Sala de lo Laboral y Social de la Excma. Corte Suprema de Justicia y encontrándose para resolver, para hacerlo se considera. PRIMERO: Esta Sala es competente de conformidad con lo dispuesto en el Art. 127 de la Constitución Política de la República, codificada, y en el Art. 1º de la Ley de Casación. Se han cumplido los recaudos exigidos por el Art. 11 de la Ley rectora y no se encuentra nulidad que declarar. SEGUNDO: La relación laboral entre las partes no ha sido materia de discusión en la litis. TERCERO: Los recurrentes consideran que la empresa "La Universal S.A." pagó oportunamente la pensión jubilar patronal a que tiene derecho la accionante Julia Valenzuela Alarcón en forma global, mediante lo que la empresa considera ser un capital actuarial jubilar, basándose al efecto en las disposiciones constantes en el Contrato Colectivo celebrado por dicha empresa y sus trabajadores y que permite tal forma de pago de la jubilación. Consideran que, al disponerse el pago mensual de la pensión jubilar se estaría duplicando dicha jubilación. CUARTO: La Excma. Corte Suprema de Justicia en reiterados fallos, que constituyen precedentes jurisprudenciales obligatorios, ha consignado claramente que la pensión jubilar constituye un derecho no susceptible de acuerdo, transacción o negocio ya que estas formas de considerar la pensión jubilar contravienen expresamente el derecho irrenunciable e intangible del trabajador conforme lo dispone el Derecho Público. La jubilación patronal es de tracto sucesivo y por tanto es inadmisible que pueda considerarse como capital actuarial ya que tal criterio, eminentemente civilista, quebranta las normas jurídicas que rige la materia y garantiza el derecho social ecuatoriano de conformidad con lo dispuesto en el Art. 49 de la Constitución Política de la República, codificada. Se ha dicho por parte de la Excma. Corte Suprema de Justicia que el criterio enunciado impera "con la voluntad, sin la voluntad y aún en contra de la voluntad que las partes expresen en los compromisos que llegaren suscribir". Los fallos de la Excma. Corte Suprema de Justicia, que constituyen precedentes jurisprudenciales obligatorios, entre otros más, se encuentran publicados en el Registro Oficial Nº 624 de primero de febrero de 1995, en el Registro Oficial Nº 661 de 24 de marzo de 1995, en el Registro Oficial Nº 664 de 24 de marzo de 1995 y en el Registro Oficial Nº 723 de 23 de agosto de 1995. QUINTO: El hecho de haberse entregado a la trabajadora una suma de dinero como capital actuarial correspondiente a pensión jubilar globalizada para que está con ese capital obtenga sumas mensuales que reemplacen a la jubilación patronal atenta contra el Derecho Público y por tanto es ilegal. Una vez que ningún acto ilegal puede engendrar obligaciones de ninguna naturaleza es improcedente el reclamo de devolución de ese capital actuarial con intereses a título de préstamo de uso o de mútuo como plantean los recurrentes. Por las consideraciones anotadas, esta Sala: ADMINISTRANDO JUSTICIA EN NOMBRE DE LA REPUBLICA Y POR AUTORIDAD DE LA LEY, no casa la sentencia y desecha el recurso interpuesto por falto de fundamentación legal. Múltase a los recurrente en tres salarios mínimos vitales de acuerdo al Art. 18 de la Ley de Casación. Queda en firme, en consecuencia, la sentencia de mayoría dictada por la Tercera Sala de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil. Notifíquese y devuélvase. Publíquese en el Registro Oficial de acuerdo a lo dispuesto en el Art. 19 de la Ley de Casación.
f) Drs. Horacio Guillem Hidrovo.- Hugo Larrea Benalcázar.- Luis Herrería Bonnet.

 

ACTOR: Enea Verdelli Bonichi
DEMANDADO: La Universal
R.O. Nº 210, de 8 de diciembre de 1997 pág. 7.

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. TERCERA SALA DE LO LABORAL Y SOCIAL. Quito, a 9 de septiembre de 1997; las 14h50.
VISTOS: Enea Verdelli Bonichi interpone recurso de casación impugnando la sentencia de segunda y última instancia dictada por la 3ª Sala de la H. Corte Superior de Justicia de Guayaquil, la misma que confirma la de primer nivel que desecha la demanda propuesta por el recurrente en contra de la Empresa "La Universal" y de sus representantes legales Domingo Norero Bozzo, Ana María Norero Bozzo y Franklin San Andrés, por indemnizaciones laborales. El recurrente indica que en la sentencia se han infringido las normas legales constantes de los Arts. 6 y 571 del Código del Trabajo, 1497 del Código Civil y 1727 ibídem. 127, 144, 147 y 246 del Código Adjetivo Civil. Ampara el recurso en las causales primera y tercera de la Ley de Casación. Sube en grado la causa y se radica en la Tercera Sala de lo Laboral y Social de la Excma. Corte Suprema de Justicia, por sorteo. Se han cumplido los recaudos exigidos por el Art. 11 de la Ley de Casación. Corresponde resolver. Para hacerlo, se considera. PRIMERO: Esta Sala es competente de conformidad al Art. 127 de la Constitución Política de la República, codificada, y el Art. 1º de la Ley de Casación. No se encuentra nulidad que declarar. SEGUNDO: El recurso de casación es de carácter extraordinario, tiende a examinar los errores de derecho de una sentencia y a mantener la exacta observancia de la ley. El propósito del recurso de casación es precisamente alcanzar la plena realización del derecho y hacer convalecer aquellos de quienes se sintieren perjudicados por la sentencias, autos y providencias de los cuales se interpone el recurso. TERCERO: El recurrente considera que tiene pleno derecho a impugnar el acta de finiquito celebrada con la empresa pues en ella existe error de hecho que no ha sido considerado en la sentencia recurrida. En el acta de finiquito (fs. 62 a la 65), cláusula segunda, se dice que, con la cantidad de 7'005.790.00 sucres se cancela el haber de jubilación patronal según cálculos de la actuaria cortado a diciembre 31 de 1988. "De tal manera que el trabajador declara que ha sido cancelado en la totalidad de sus haberes de jubilación patronal y que por tanto nada tiene que reclamar a la empresa por dicho concepto ya que con el valor recibido se cubre la totalidad del fondo único calculado actuarialmente" según reza dicha cláusula. Y éste es el punto focal de la litis laboral entre las partes. CUARTO: En efecto, la Excma. Corte Suprema de Justicia, en varios fallos que constituyen precedente jurisprudencial obligatorio, ha sostenido que: "La jubilación patronal constituye un derecho no susceptible de acuerdo, convenio, negocio o transacción, ya que estas modalidades contravienen al derecho irrenunciable del trabajador, derecho que pertenece obviamente a la esfera del Derecho Público". La jubilación patronal es de tracto sucesivo, esto es que debe cumplirse periódicamente. No ha lugar entonces a que se piense que ella puede ser objeto de negocio, convenio o transacción, ya que estas modalidades quebrantan las normas jurídicas que imperiosamente la rigen. Por tanto, "todo acuerdo o convención en el sentido indicado resulta atentatorio al Derecho Público que, sabido es, impera con la voluntad, sin la voluntad y aún en contra de la voluntad que las partes puedan expresar en los compromisos que suscriban". Así se ha pronunciado la Excma. Corte Suprema de Justicia en los fallos publicados en el Registro Oficial Nº 661 de 24 de marzo de 1995, en el Registro Oficial Nº 664 del mismo mes y año y en el Registro Oficial Nº 752 de 3 de agosto de 1995, para no citar sino tres resoluciones que constituyen precedente jurisprudencial conforme a lo dispuesto en el segundo inciso del Art. 19 de la Ley de Casación. QUINTO: En la especie, el acta de finiquito contempla en forma pormenorizada los rubros pertinentes a sueldos, bonificaciones, décimas tercera, cuarta y quinta remuneraciones, vacaciones y a dos bonificaciones graciosamente concedidas por la empresa, la por antigüedad y la extraordinaria, en homenaje a los 40 años de la empresa "La Universal". Dicha acta se suscribe ante el Inspector del Trabajo, abogado Angel Yambay Aucancela y es aceptada por el trabajador Enea Verdelli Bonichi. SEXTO: No constando la jubilación patronal entre los rubros pormenorizados por el Inspector del Trabajo y siendo este un derecho imprescriptible e intangible del trabajador, debe concedérselo, al tenor de los precedentes jurisprudenciales ya indicados. Se deja constancia de que el Acta de Finiquito consta de dos partes: La primera en que se reconoce por parte de la Empresa los valiosos servicios prestados por el trabajador a lo largo de cuarenta años y se afirma: "El Empleador por medio de este acto (sic) de finiquito hace constar su gratitud al señor Enea Verdilli Bonichi tanto por haber prestado con eficiencia y honestidad absoluta 40 años de servicios a la Fábrica La Universal S. A. como cuanto por haber manifestado su deseo de colaboración no condicionada y continuar en el cargo hasta el 31 de diciembre de 1989", como textualmente reza la cláusula séptima de dicho documento. Y, la segunda, en que (fs. 63) se practica la liquidación en forma pormenorizada por parte del Inspector Provincial del Trabajo y en la cual no consta el rubro de la jubilación patronal. Consecuentemente, el empleador está obligado a cumplir con el pago de dicha jubilación a partir de la terminación del contrato de trabajo entre las partes, en pensiones mensuales como ordena la ley, debiendo descontarse la suma recibida por el trabajador en forma global por este concepto, descuento que debe hacerse proporcional y mensualmente y sin intereses. SEPTIMO: Con los antecedentes expuestos en este fallo, esta Sala: ADMINISTRANDO JUSTICIA EN NOMBRE DE LA REPUBLICA Y POR AUTORIDAD DE LA LEY acepta el recurso interpuesto por Enea Verdelli Bonichi y casa en parte la sentencia recurrida disponiendo que la empresa exclusivamente cumpla con lo dispuesto en el considerando sexto de este fallo. Sin costas ni multa. Notifíquese y devuélvase para su estricto e inmediato cumplimiento. Publíquese en el Registro Oficial.
f) Drs. Horacio Guillem Hidrovo.- Hugo Larrea Benalcázar.- Luis Herrería Bonnet.

 

Jurisprudencia

Regresar al Tomo II