ADOLESCENTE INFRACTOR

 

Autores: Ab. Brayan Trujillo Bucheli, André Santiago Trujillo Pazmiño, Dr. Fausto Santiago Trujillo

 

El adolescente infractor como potencial delincuente.

Es notable que los niños y jóvenes de nuestro país se encuentren amparados en nuestra Constitución de la República del Ecuador.

 

La palabra familia, reseña una diversidad de aspectos de orden histórico, social, político y jurídico, que constituye en una institución que ha ido evolucionando.

En la edad media, el concepto del término familia se le conocía como: Genitor (el que había gestado al niño) y páter (quien le daba el nombre y se hacía cargo de él), es decir madre y padre respectivamente. Con los cambios sociales aparece progenitor, esto circunscribe el parentesco al hecho biológico.

De esta forma, la familia es una institución que mejor cumple con las funciones esenciales para el desarrollo de todo ser humano, a saber: la función biológica (sexual y reproductiva), educativa (socializa a los niños en cuanto a conductas, hábitos, valores), económicas (alimentación, salud, habitación, vestuario y recreación) y la función protectora (seguridad y cuidados de sus integrantes, principalmente de los más débiles, niños, ancianos e incapaces).

Los principios generales de las familias religiosas e indisolubles son:

  • Incapacidad relativa de la mujer casada;
  • Administración unitaria y concentrada en el marido de la sociedad conyugal;
  • Patria potestad fuertemente favorecida; y,
  • Filiación matrimonial fuertemente favorecida[1]

La Familia es la primera institución de virtudes humanas sociales, que todas las sociedades necesitan; por medio de la familia se introduce en la sociedad civil a las personas. Es por ello, necesario que los padres o tutores consideren la importancia que tiene la familia en la formación de futuros ciudadanos, que puedan llegar a regir nuestra sociedad, considerando que la educación es un proceso general en las instituciones y personalizado dentro del seno familiar donde se adquieren la mayoría de los valores fundamentales para el buen desenvolvimiento en la sociedad.

La institución de la familia se encuentra amparada jurídicamente por la Constitución de la República del Ecuador, a través de la cual el Estado protege a la familia asegurándose condiciones morales, culturales y económicas que favorezcan la consecución de sus fines, constituyéndola en el eje sobre el cual gira la sociedad ecuatoriana, pero no en todos los casos las familias acceden a estos beneficios que brinda el gobierno ya sea por el desconocimiento o incumpliendo de algunas instituciones encargadas del amparo del núcleo familiar.[2]

Violencia Intrafamiliar

La violencia intrafamiliar es un tema que en los últimos años ha ido variando en el país. Los casos de violencia intrafamiliar son debido a la falta de conocimiento que tienen los ciudadanos, constituyéndose en un serio problema de conocimiento público, un obstáculo para el desarrollo socioeconómico y una violencia flagrante a los seres humanos.

Por ende, cuando provienen de un hogar disfuncional las niñas, niños y jóvenes crecen con alguna afectación emocional en su personalidad, lo que vienen a convertirse en vulnerables y propensos a caer en vicios de la drogadicción, alcoholismo, prostitución y pasan a ser parte de bandas organizadas que cometen día a día delitos como robo, extorsiones, violaciones, asesinatos y microtráfico de sustancias catalogadas a fiscalización.

En el hogar es donde se forma al ser humano los valores y si ellos crecen en estos hogares violentos aprenden malos hábitos juntándose con malas amistades y perdiendo el interés de estudiar de concurrir a las escuelas o colegios truncándose sus sueños de ser personas buenas para la sociedad sino más bien pasan hacer una lacra de la sociedad, convirtiéndose en potenciales delincuentes donde son recluidos en los centros de adolescentes infractores, que viene hacer la universidad del delito, donde se perfeccionan en sus habilidades y actitudes para seguir cometiendo más delitos.

Inimputabilidad

Debemos tener muy en cuenta que las personas que son menores de 12 años son niñas y niños; y el CONA indica que son inimputables[3], lo que quiere decir que no se les puede imputar un delito penal. Por ende el crimen organizado recluta a menores de edad para que cometan estos delitos ya que las leyes establecen esta inimputabilidad[4].

La Constitución de la República del Ecuador, La Convención Americana del Niño, el Código de la Niñez y Adolescencia los cobija a los menores de edad y en base a esta norma los adolescentes infractores se someten a su juzgamiento que son medidas socio educativas y las penas son muy bajas de 2 a 4 años y de 4 años a 8 años. No se les puede aplicar las penas que se encuentran establecidas en el COIP, por tratarse de una justicia especializada de conformidad con el art. 175 de la Constitución de la República del Ecuador que dice:

“Administración de Justicia Especializada. - Las niñas, niños y adolescentes estarán sujetos a una legislación y a una administración de justicia especializada, así como a operadores de justicia debidamente capacitados, que aplicarán los principios de la doctrina de protección integral. La administración de justicia especializada dividirá la competencia en protección de derechos y en responsabilidad de adolescentes infractores”.[5]

El desarrollo de menores se encuentra conformado por el reconocimiento de los niños como sujetos de derechos, por las Convenciones internacionales que emanan del Derecho Internacional de los derechos humanos y por las normas que en el plano del derecho interno apuntan a la protección de los menores.

Convención sobre los Derechos del Niño

En materia de niñez y adolescencia, el instrumento principal que rige respecto de este ámbito es la Convención sobre los Derechos del Niño, en cuyo articulado se abordan los derechos de niños, niñas y adolescentes.

De este instrumento emanan cuatro principios principales; (I) la no discriminación, (II) el interés superior del niño, (III) el derecho a la vida, supervivencia y desarrollo, (IV) la participación infantil.

Abandono de sus padres

Varias causas que se generan en el desarrollo de la sociedad como hogares disfuncionales, falta de trabajo, violencia intrafamiliar, faltas de fuentes de trabajo, la desocupación, la drogadicción, alcoholismo, la infidelidad son elementos que muchos padres abandonan sus hogares y a su hijos, donde estos vacíos afectan al desarrollo de la persona (niñas, niños, adolescentes) creando alteraciones mentales en la formación de la personalidad llevándoles  hacer vulnerables y a dedicarse a la vida fácil aprendiendo malos hábitos y hasta convertirse en grandes delincuentes que mantiene en zozobra a la sociedad; y sin tener la oportunidad de una verdadera rehabilitación convirtiéndose en una carga para la sociedad en una manutención y un hacinamiento de la población carcelaria.

 

 Falta de control de sus padres

La sociedad se ha convertido en una sociedad consumista, llegando al punto en el que los dos padres trabajan todo el día, con el objetivo de llevarles el pan de cada día a sus hogares, pero descuidando el control en forma permanente a sus hijos, quienes tienen acceso con plena libertad al internet, teléfonos celulares, redes sociales y que esta tecnología les abre la mente a su poca edad que tienen, llegando aprender muchas cosas convirtiéndose en presas fáciles para el crimen cibernético; y por las necesidades económicas pasan a formar parte de estas redes delictivas.

Influencia de adultos mayores en el adolescente

Las malas amistades y la falta de control de sus padres y a través de las redes sociales llegan a conocer a personas adultas donde les enseñan cosas malas a cambio de dinero fácil como pornografía infantil, trata de personas, al tráfico de sustancias catalogadas a fiscalización; y estos adultos mayores como saben que las penas son muy ínfimas para menores de edad se dedica a la grata tarea de reclutar, para que sean parte de estas bandas criminales y obtener altos porcentajes económicos a favor de estas bandas generando el incremento del cometimiento de los delitos.

Conclusiones

Parte de la racionalidad normativa penal, es la vinculación de las leyes penales a aspectos político criminales y reales, que estarán además limitados por el tipo Estado en el que se encuentren.

Debería plantearse una reforma al Código Orgánico de la Niñez y la Adolescencia, presentando a la Asamblea Nacional cambiando en forma urgente que los adolescentes infractores que cometan delitos penales y se encuentren recluidos en los Centros de Adolescente Infractores  y cumplan la mayoría de edad pasen en forma inmediata a cumplir el faltante de las medidas socio educativas impuestas por la autoridad competente en los centros carcelarios del país, con la finalidad de que estas personas no les dañen a los adolescentes infractores que se encuentran recluidos en los centros de orientación como el Virgilio Guerrero, etc.

Aplicar la justicia restaurativa, una manera de tratar con niñas, niños y adolescentes en conflicto con la ley, que tiene la finalidad de reparar el daño individual, social y en las relaciones, causado por el delito cometido. Este objetivo requiere un proceso en el que el agresor juvenil, la víctima y de ser el caso, otros individuos y miembros de la comunidad, participen juntos activamente para resolver los problemas que se originen del delito.

 

 

[1] Derecho de Familia, Evolución y actualidad en Ecuador, Ximena Torres y Carmen Puchaicela

[2] Art. 44 de la Constitución de la República del Ecuador.

[3] Art. 305 del Código de la Niñez y Adolescencia

[4] Art. 4 del Codigo de la Niñez y la Adolescencia

[5] Art. 175 de la Constitución de la República del Ecuador.

Change password



Loading..