EL TRABAJO COMO PRINCIPIO UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

 

Autora: Dra. María Meyboth Hernández Loza

 

Antecedentes

 

La Declaración Universal de los Derechos Humanos establece en su preámbulo, considerando segundo,  que el desconocimiento y menosprecio de  los derechos inherentes a la condición del ser, originan actos de barbarie que ultrajan la conciencia y la dignidad.

 

El derecho al trabajo nace de un principio universal irrenunciable e irreductible de las personas, el mismo que ha costado por más de nueve siglos  la inmolación de vidas que fueron importantes para conseguir  el entendimiento de que los Estados tienen la obligación de generar y exigir que en el ejercicio  del  trabajo se respete el derecho a conseguir el sustento para su vida con dignidad ,  con la comprensión de que el trabajador  desgasta sus fuerzas no renovables en  el desempeño  de labores como recurso humano  participe en la    producción que genera riqueza.

 

Pasar de la esclavitud, etapa oscurantista,  no fue fácil en la trayectoria histórica de la humanidad en la que los monarcas tiranos en general y clases privilegiadas en especial,  olvidaron que el ser humano tiene derechos que nacen y mueren con él, sin embargo  por  sus conciencias obnubiladas por su posición de poder sometieron  a grupos humanos utilizando  su fuerza laboral a la condición inaceptable de la esclavitud ,  lo que  significa el desprecio de los Derechos Humanos, siendo el momento que da lugar a la división internacional del trabajo.

 

Con el advenimiento de la edad media puedo  indicar y sin duda alguna, que la humanidad camino apenas unos incipientes pasos  hacia el respeto de la dignidad, en la que no siendo esclava la persona, se le redujo  a servidumbre, es decir a una aparente libertad laboral, sin embargo las condiciones de trabajo en los castillos feudales hicieron que los trabajadores sigan sometidos  a condiciones  casi de la misma circunstancia esclavista bajo la hipócrita fachada de la iglesia que mentalizo la sumisión  y que junto al señor feudal , usaron y abusaron de la clase trabajadora, creándose inclusive el inmoral derecho de pernada, sin comprender que provenían de una madre y que tenían además, hermanas esposas  e hijas, a mas de instituir este mal llamado derecho de pernada, inicia  en el siglo XII la santa inquisición que persiguió con carácter de exterminio a mujeres trabajadoras  y de toda clase social culpándolas de brujería, sin embargo más tarde se incluye en la matanza también  al género masculino culpándolo  de hereje  , cuando en el fondo era ir tras la captación de los bienes de las víctimas de la hoguera santa y llegaron a exterminar  inclusive a científicos que no coincidían con criterios medievales del dogma que somete con la fe a la aceptación de principios universales que en esos tiempos, aun no tenían respuestas.

 

Con el advenimiento de un Estado que comenzó a gestar principios democráticos, trajo al mundo conceptos del laicismo, por lo cual la clase trabajadora comienza a exigir  el respeto a sus derechos, sin embargo entrando ya al siglo XXI en cuanto a las actividades obreras  por la condición social y económica en la que se desenvuelve la mayoría del mundo, todavía debe seguir reclamando    justicia laboral que  dignifique su condición de ser y su esencia humana.

 

Es así que  trabajadores  en  rango de  población económicamente activa,  a nivel planetario están sufriendo  en los 5 continentes el desempleo y desplazamientos humanos por la injustificada   carrera armamentista sin importar a los gobernantes  el exterminio de humanos ni el sometimiento de los pueblos, no obstante que los recursos económicos labrados también por las fuerzas laborales deberían servir para ir sistemáticamente  elevando el nivel de vida de los trabajadores con  mejor educación y salud.

 

 La desidia en gobiernos de turno y con populismos delirantes  usan  la esperanza de los trabajadores a mayores y mejores empleos, sin embargo poco o nada hacen dentro de  la legislación laboral que deben  impulsar la generación  de fuentes de trabajo, y no curse la explotación laboral , consecuentemente se desincentive la migración que habla del dolor humano, de exposición a  guerrillas, y efectos del narcotráfico ,por la falta de oportunidades laborales que dejan en indefensión social y económica.

 

Dentro de las políticas sociales-económicas corresponde a los gobernantes cambiar las condiciones infrahumanas en las que sobreviven las clases trabajadoras que  cada vez aumentan los cordones de miseria  que se van formando en los sectores urbano-marginales y rurales por la ambición desmedida y voraz de los grandes capitales financieros que se han acumulado en imperios billonarios  que han dado pauta a la formación de los  grandes mercados del mundo: fondo monetario internacional FMI, comunidad económica europea CEE y mercado asiático,  mientras se multiplican sus ganancias, los mercados, van acreciendo su riqueza, mientras que en  la aldea global se provoca el descalabro y la desregulación de los derechos inherentes a la condición del ser, cuyo mayor sacrificio social es  reflejado en los asalariados, que en teorías económicas y en  esquemas de crisis son números en las estadísticas  de los esquemas de fenómenos cíclicos y contra cíclicos  del mercado  bajo la complicidad de legislaciones aparentes a los intereses politicos-economicos del mundo.

 

Trabajadores de mi patria y del mundo, por la conquista de los espacios de igualdad que corresponde  a los verdaderos gestores de la riqueza  que  paradójicamente  no la disfrutan, es hora de buscar otros mecanismos de mayor exigibilidad y cumplimiento del derecho humano: el  trabajo con dignidad.

 

Remuneración Básica Unificada

 

En el caso de Ecuador la remuneración unificada básica que hoy recibe un asalariado, no representa ni el 15 por ciento del costo de la canasta básica, sin que las respectivas autoridades  puedan controlar el alza de los precios de las mercancías. Hasta en actuales tiempos la clase trabajadora debe seguir luchando por un salario justo dejando muchas veces de  lado las condiciones de seguridad  en su ambiente laboral y debe seguir  todavía luchando  contra la marginación  económica que le impide capacitarse para poder acceder a mejores salarios, y lo paradójico es que también debe luchar ante el discrimen provocado por el propio Estado  al crear diferencias de salarios  en empresas elite del sector público.

 

Por la integridad que mujeres y hombres se merecen al constituir las manos tejedoras de un universo productivo, expreso mi ideal  de mujer trabajadora y Abogada para que en el nuevo Código Orgánico Laboral que se viene construyendo en la Asamblea Nacional  se proteja e impulse los derechos de los trabajadores, considerando el avance del pensamiento,  ciencia ,  tecnología y desarrollo como elementos integradores para cumplir al derecho humano del trabajo con dignidad, lo que incidirá positivamente también en el cumplimiento de otros derechos humanos   como los de alimentación, salud, seguridad social,  pues con una genuina e integral instrumentación normativa   podremos bregar hacia la luz de la Verdadera Justicia Laboral 

 

Dra. María Meyboth Hernández Loza

PRESIDENTA DE MUJERES HACIA EL DESARROLLO

 

mariahernandezloza@hotmail.com

Cel. 0995451293   02-2-894107

 

 

 

Change password



Loading..