ESTRUCTURA DE LOS DELITOS EN EL COIP

Viernes, 22 de septiembre de 2017

ESTRUCTURA DE LOS DELITOS EN EL COIP

 

Autor: Dr. Angelo Ponce.

            

                                              


Introducción

 

La publicación  y en si la completa y total aplicación del COIP, empezó el 10 de agosto del 2014; sin embargo hasta la presente fecha, con todo respeto me atrevo a decir ?que NO se ha podido aplicar con toda certeza su dogmática y filosofía jurídica.? Pues no se trata de que se hayan unido el Código Penal con el Código de Procedimiento Penal en un solo cuerpo; con remiendos, parches o ajuste a la Ley Penal de hace más de 100 años que nos venía rigiendo; y a la cual por más de una ocasión se le hacia su adecuación a lo ya comprendido para con la brevedad del caso ponernos al día en su contenido y sobre todo en su significado y dogmática tradicional por así decirlo; mas hoy resulta algo difícil de comprender a plenitud este nuevo Código Orgánico Integral Penal (COIP) pues en realidad se trata de una nueva legislación penal, cuya dogmática debe ser analizada a profundidad para poder comprender y aplicar en los diferentes casos.

 

Finalidad del COIP

 

En estricta norma penal, el Art. 1 del COIP, es claro en manifestar que su finalidad es normar el poder punitivo del Estado, tipificando las infracciones penales, estableciendo el procedimiento de cómo se juzgarán a las personas con estricta aplicación del Debido Proceso?. Esto es alentador debo de entender que se aplicarán por lo menos los Principios de Oportunidad y Mínima Intervención Penal; es decir parece que la intención es respetar y espero que en todo caso, los Derechos Humanos ya que se supone que vivimos en un Estado Constitucional de Derechos y Justicia?  en donde como bien sabemos los garantistas que no cabe esa frase de ?CERO TOLERANCIA?que permitiría se aplique una despiadada persecución coercitiva y punitiva por parte del Estado.

 

Más allá de lo que en sí tenga como finalidad este Código, mi objetivo es conocer y saber cuáles son los elementos constitutivos y los verbos rectores que conforman a un delito, o una contravención y si cumplido dicho objetivo se realiza la correcta aplicación del Debido Proceso; determinando así la violación o no de la supuesta infracción, y sobre todo además en cuanto a que no se pueda o se intente cambiar EL TIPO PENAL; (que se lo realiza con bastante frecuencia diría yo), y con lo que de manera técnica veríamos si la  finalidad de este Art. 1 se cumple o no.

 

 

Verbos Rectores

 

Entrando ya en materia, como referencia o a manera de ejemplo tratemos brevemente la figura jurídica o el tipo penal conocido como ?ROBO?, acto este que tiene ciertos elementos constitutivos que forman esta figura jurídica y que permiten que se pueda sancionar por tal acto delictivo; así tenemos en este caso los siguientes elementos constitutivos:

 

1.- Que se encuentre tipificado tal acto como delito;

2.- Que sea cosa ajena;

3.- Que se la realice con fuerza en las cosa;

4.- Que exista violencia en las personas; y, (agravante constitutiva)

5.- Que exista el ánimo (ánimus) de apropiarse de ella con la finalidad de señor y dueño.

 

En el presente ejemplo nos podemos dar cuenta que al cumplirse los elementos constitutivos o los verbos rectores  antes mencionados, la figura jurídica de robo, cumple con estos requisitos por lo tanto es idónea para ser calificada como tal; y como además se encuentra tipificada con anterioridad al acto (principio de legalidad), es susceptible de que se inicie un proceso por este delito.

 

Con la explicación de esta figura jurídica sencilla, es fácil determinar si cumple o no con los elementos constitutivos, y hasta con su estructura, ya que los verbos rectores de este tipo penal son ?sustraer o apoderarse de cosa mueble ajena? es decir en si este acto, esta acción como tal,  está encaminada a violar la propiedad privada de las personas es decir se enfoca a lesionar un bien jurídico tutelado o protegido por la ley que es la propiedad. Una vez cumplidos estos requisitos se podrá analizar entonces si cumple o no ese rol del tipo penal de robo; y así tener una mejor idea para poder actuar en la defensa o en la acusación y con mayor facilidad poder argumentar ante el respectivo Tribunal, aplicando claro está las Garantías Constitucionales, Procesales, la Dogmática, los Principios, y sobre todo el Debido Proceso, al cual todo ciudadano tiene derecho.

 

En otro ejemplo me permito traer a la memoria (por ser un caso de conocimiento público) el caso de la Licenciada Mery Zamora Ex Dirigente de la UNE que fue acusada de Sabotaje y Terrorismo cuando el país se encontraba caotizado por los sucesos del 30 de septiembre del 2010, la cual luego de ser encontrada culpable en primera Instancia y ratificada dicha sentencia en Segunda Instancia, en Casación y dentro de la causa No. 144 ? 2013 fue ratificada su inocencia; es decir al analizar este caso podemos darnos cuenta que básicamente fueron los verbos rectores mal analizados y comparados por los Jueces A Quo lo que la sentenciaron ya que en las consideraciones finales de esta sentencia manifiesta lo siguiente: ? (?)  en la cual se considera que la procesada ( ?) conminó, estimuló, incitó al alumnado de dicha institución educativa para que se reúnan y vayan a la dirección dada por ella  no se adecua a la conducta descrita en el Art. 158 del Código Penal, en el cual se señalan como verbos rectores  del tipo penal a quien destruya, deteriore,  inutilice, interrumpa o paralice servicios públicos.?  ?(... existe una contravención expresa al tipo contemplado  en el Art. 158 del Código Sustantivo Penal?)?.

 

Entonces al analizar este proceso se puede observar que se busca aplicar los elementos constitutivos de tal supuesto acto así como los verbos rectores de esta figura jurídica de sabotaje. (Se interpuso una Acción de Protección en contra de esta sentencia por parte de la fiscalía)

 

Con lo explicado anteriormente y en relación al primer ejemplo, está claro entender que este accionar debe de estar estructurado, de tal manera o debe cumplir con todos estos elementos constitutivos a más de sus verbos rectores, para que se configure jurídicamente como delito de ROBO, del Art. 189, si no tal vez este accionar se convierta o cumpla con otros requisitos y se termine configurando como un delito de ESTAFA del Art. 186 o como un delito de HURTO, tipificado en los artículos 196; 197 y 198, del COIP.

 

A estos elementos constitutivos o verbos rectores de cada uno de los delitos tipificados en el COIP se les analizará uno a uno para poderlos entender, comprender y saber aproximadamente como ya dije la intensión del legislador. (Recordemos que hoy en día la interpretación le corresponde a la Corte Constitucional).

 

En resumen ya conocemos entonces, como está configurado o estructurado un delito, cuáles son sus elementos constitutivos y como son considerados sus verbos rectores. Solo me queda recordarles que en sí el verbo rector,  se activa y se analiza en la tipicidad y no en la acción.

 

Con estos antecedentes, iniciemos de una vez este ambicioso trabajo investigativo, en el nuevo Código Orgánico Integral Penal, que como sabemos es puramente finalista.

 

Change password



Loading..