Jueves, 24 de noviembre de 2005

 

La Seguridad

(O.N.U.) Departamento de asuntos de desarme

 

LA SEGURIDAD ES UNA CONDICIÓN en la que los Estados consideran que no hay peligro externo, de modo que pueden dedicar enteramente sus esfuerzos para proseguir su propio desarrollo. Los diferentes conceptos de seguridad tienen como objetivo común la protección de la seguridad nacional. Se ha desarrollado en respuesta a las circunstancias políticas, económicas, militares, sociales y de otra índole.

Conceptos de seguridad

Los conceptos de seguridad comprenden diferentes elementos, incluidos en el uso de la diplomacia bilateral y multilateral y las organizaciones internacionales.
En los conceptos de seguridad se puede hacer incapié en la acción nacional unilateral o en enfoques cooperativos multilaterales. En algunos conceptos, como el de la seguridad colectiva que figuran en la carta de las Naciones Unidas, el de la coexistencia pacífica, el no alineamiento y la seguridad común,se hace incapié en la cooperación política.
Todo examen de los conceptos de seguridad es complejo y, naturalmente, discutible.
Todas las naciones tienen derecho a mantener fuerzas militares, pero si aplican políticas de seguridad que se basan primordialmente en el poderío militar, y en los intereses nacionales mezquinos, se puede plantear problemas respecto de la seguridad .
Durante un tiempo los Estados pueden comprobar que aumenta su grado de seguridad, pero en última instancia se verán perjudicados por las medidas que adopten los demás Estados para contrarrestar dicha posición.La seguridad internacional exige un equilibrio entre elementos militares y no militares y de intereses nacionales e internacionales. Además, la seguridad nacional e internacional están cada vez más interrelacionadas. Al mismo tiempo, afectan también a la seguridad elementos como los conflictos armados, la carrera de armamentos nucleares y convencionales y la continuación del colonialismo y el racismo.

Puntos de vista compartidos

Los Estados representados en el grupo en general compartieron los siguientes puntos de vista:
-Todas las naciones tienen derecho a la seguridad. Todos los Estados tienen un legítimo derecho a la seguridad.
Las necesidades de seguridad de un Estado no deben definirse de manera tal que socaven las necesidades legítimas de seguridad de otros Estados. Carecen de legitimidad las definiciones de seguridad nacional que exigen la subordinación y la subyugación de otros Estados y pueblos.
La seguridad entraña no sólo verse libre de la guerra y de la amenaza de la guerra, sino de toda forma de intervención encubierta o declarada. La seguridad de los Estados pequeños reviste tanta importancia como la de los grandes.

El uso de la fuerza militar para fines distintos de legítima defensa no es un instrumento legítimo de política nacional.

En la Carta de las Naciones Unidas se reconoce y reafirma el derecho a utilizar la fuerza militar en legítima defensa. Sin embargo, es inaceptable el uso de la fuerza para obtener seguridad a expensas de los demás Estados. La acumulación competitiva y sin límites de armas por parte de las naciones agrava los conflictos políticos, aumenta el riesgo de la guerra y puede desembocar en menos y no en más seguridad. Esto nunca ha sido más cierto que en la era nuclear.

La seguridad debe entenderse en términos amplios.

Las políticas de seguridad ya no pueden referirse a la paz, definida meramente como ausencia de guerra, sino que debe abordar las cuestiones de la relación entre los elementos militares y lo militares de la no seguridad. Es indispensable considerar los problemas políticos, económicos y sociales básicos. Las políticas centradas en el poderío militar han desviado la atención de los problemas del desorden político, el desarrollo, el apartheid, la denegación del derecho a la libre determinación y la distribución desigual de los recursos. No es posible abordar efectivamente la amenaza de guerra sin un análisis previo de las causas de las tensiones internacionales, así como la adopción de medidas eficaces al respecto. En consecuencia, se ha hecho esencial abordar la seguridad de manera amplia, y la seguridad reviste igual importancia en los planos nacional e internacional.

La seguridad es motivo de preocupación para todas las naciones.

Las armas nucleares han transformado las condiciones de seguridad. Ninguna nación puede escapar a la amenaza del aumento de los desafíos a la seguridad mundial. Como todas las naciones están sujetas a la amenaza última de la aniquilación, todas ellas han de tener derecho a participar en la búsqueda de la seguridad internacional. En la tarea de tratar de alcanzar las metas del desarme nuclear, incumbe una responsabilidad especial a todos los Estados poseedores de armas nucleares, en particular los que poseen los arsenales más importantes.

La diversidad

A escala mundial no debe constituir un obstáculo para la cooperación internacionales pro de la paz y la seguridad. Existen en el mundo más de 160 Estados independientes, con grandes diferencias entre ellos. En la era nuclear el interés en la supervivencia debe trascender las diferencias de ideología, instituciones políticas y sistemas socio-económicos.
No debe permitirse que los conflictos políticos y los intereses contrapuestos anulen el interés colectivo en la supervivencia. Nunca será fácil crear actitudes de tolerancia entre sistemas políticos basados en ideologías contradictorias. Pero la amenaza constante de la guerra impide la realización de los objetivos políticos más elevados en todas las naciones. En consecuencia, es importante que se modifiquen las políticas de seguridad para conciliar los intereses de la seguridad nacional e internacional. Las diferencias ideológicas no deben llevarse al ámbito de las relaciones entre los Estados.

El desarme y la limitación de los armamentos constituyen un criterio importante de la paz y la seguridad internacionales

La carrera de armamentos, en especial la carrera de armamentos nucleares, ha alcanzado un nivel sin precedentes. Para evitar el riesgo de la guerra nuclear, es necesario invertir la carrera de armamentos nucleares. Las potencias que poseen los arsenales nucleares más importantes cuentan con la capacidad suficiente para destruir a la humanidad. Otros tipos de armas de destrucción en masa, como las armas químicas y el mantenimiento de grandes arsenales de armas convencionales, se agregan a los peligros que enfrenta el mundo.
La carrera de armamentos impide la realización de los propósitos de las Naciones Unidas. La limitación de los armamentos y el desarme han pasado a ser la tarea más urgente ha que debe hacer frente la comunidad internacional. No debe escatimarse esfuerzo alguno para fomentar las negociaciones de desarme. El acuerdo de reducir las armas nucleares y convencionales disminuirá los temores y la desconfianza mutuos y ayudará en gran medida a mejorar las relaciones políticas entre los paises.

" Las naciones deben avanzar hacia la seguridad común ".

El Grupo estima que reviste especial importancia las medidas adoptadas en las cuatro esferas principales siguientes:
a).- Los esfuerzos renovados en la esfera del desarme para disminuir los riesgos de guerra,en especial la guerra nuclear
b).- El mantenimiento del imperio de la ley en las relaciones internacionales mediante la estricta observancia de la Carta de las Naciones Unidas y la aplicación efectiva del concepto de seguridad colectiva.
c).- La descolonización y la eliminación del apartheid. y,
d).- La cooperación política y economía en pro del desarrollo y la seguridad.

Change password



Loading..