“Mujer y Justicia: expresión excelsa de los más altos valores de la humanidad”.

 

 

Autor: Dr. Augusto Durán Ponce.        

 

La heráldica o símbolo de la Justicia está inspirada en la diosa griega Temis, nombre que significa orden.  La Justicia está representada por una Mujer, la misma que porta en su mano derecha la balanza, símbolo de equidad con la que la Justicia considera y trata a todos los seres humanos y, en su mano izquierda, lleva una espada, símbolo de la fuerza para imponer sus decisiones.       

La Mujer es la educadora por excelencia, porque con amor, devoción y paciencia forma a sus hijos para que sean seres humanos respetuosos de los  valores y principios que conducen a la humanidad por el sendero del amor, la armonía, la tolerancia, honestidad y trabajo.                                       

 La Mujer conoce el arte de regular a las familias y a la sociedad.  La Justicia regula a las familias y a  la sociedad. Según Platón, Justicia es una convención del alma y no una virtud nacida del fondo del hombre mismo”. 

La Mujer es la excelencia de la creación, que se caracteriza por su amabilidad, bondad y ternura, convirtiéndola en un ser insustituible, incomparable y bueno. El don de la Maternidad concede a la Mujer un rol  protagónico  en el duro y largo proceso por conquistar sus derechos a la igualdad social, política, económica, social, profesional.                                                                                               

Reconocimiento de sus derechos

Para alcanzar el reconocimiento y práctica de sus derechos, la Mujer cumple acciones dignas de admiración, como las siguientes:  

 

 Lucha por el derecho al voto.

 

 Para emprender la lucha por el voto femenino, en el año 1497 se crea la Asociación Política Femenina.   Matilde Hidalgo de Prócel es la primera mujer que ejerció el derecho al voto en Ecuador y América Latina y primera el obtener el título de Doctora en Medicina.  

 

Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadanía Política Femenina.

 

En 1791 Olympe de Gouges, considerando que la “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano”, de la Revolución Francesa no protege los derechos de la Mujer, escribe la “Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana”. 

Vindicación de los Derechos de la Mujer.

 Mary Wollstonecraft publica su obra “Sufragistas”, en 1792. En el siglo XIX surge en Estados Unidos de Norte América el movimiento conocido como las “Sufragistas”, por abolición de la esclavitud.    

En 1840, Flora Tristán publica la “Unión Obrera”, solicitando a los trabajadores que se organicen.  

La “Declaración de Senea Falls” o “Declaración de Sentimientos”, firmada en 1848, reivindicando los derechos de las mujeres y los derechos laborales, como reacción a las que perciben los hombres. En 1902, Rosa Luxemburgo publica un documento en el cual manifiesta que “La emancipación política de las mujeres tendrá que hacer una fuerte oleada de viento fresco incluso en la vida política y espiritual, que eliminará el hedor de la hipócrita vida familiar actual que, de modo inequívoco, permea nuestro partido, tanto trabajadores como dirigentes”.       

Derecho al voto de la Mujer

 Clara Zenkin es la creadora del derecho al voto de la mujer, quien fue asesinada el 15 de enero de 1919. Los primeros países que reconocieron el derecho al voto de la mujer son Nueva Zelandia, en 1893 y Australia, en 1901.

El 8 de marzo de 1857, un grupo de obreras de la fábrica textil Cotton, de Nueva York, protestan en las calles por la igualdad salarial, rebaja de la jornada laboral a diez horas y por un tiempo para lactancia y contra las condiciones humillantes en que trabajan. Ciento cuarenta seis mujeres murieron calcinadas  por un incendio ocasionado por las bombas lanzadas por la represión.

El 8 de marzo de 1909 las obreras textiles de Nueva York, dirigidas por Clara Lemich, de origen ruso, declaran la “Huelga de las Camisetas” reclamando un tratamiento humano. El 15 de febrero de 1910 se convino en mejorar las condiciones laborales y en reducir la jornada laboral. 

De conformidad con la Declaración del Partido Socialista de Estados Unidos de Norte América, el 28 de febrero de 1909 fue celebrado por vez primera el “Día Nacional de la Mujer”.

   

Día Internacional de la Mujer Trabajadora

 

 En el año 1910 se cumplió en Copenhague, Dinamarca, la II Conferencia Internacional de Mujeres, en la cual más de cien mujeres declaran el 8 de marzo como “Día Internacional de la Mujer Trabajadora”.

 

 Celebración rusa

 

 Las mujeres rusas celebraron su primer “Día Internacional de la Mujer” el último domingo  de febrero, víspera de  la primera guerra mundial. 

En el año 1917, la Mujer rusa hace su presencia en las calles en homenaje a más de veinte millones de soldados rusos fallecidos en la guerra.                                 

En 1945, la ONU aprueba la  Carta de la Organización de las Naciones Unidas, que es el primer instrumento internacional para afirmar el principio de igualdad entre mujeres y hombres.

Esta cita proclama el día de la mujer con el carácter internacional, pero sin fijar fecha.  

El 8 de marzo de 1975, la Organización de Naciones Unidas, por vez primera celebra el “Día Internacional de la Mujer”.       

El 16 de diciembre de 1977, La ONU aprueba la Resolución No. 31/42, invitando a los estados a proclamar el 8 de marzo como “Día Internacional de la Mujer”. 

 

Homenaje

 

En este solemne Día, en acto de Justicia y reconocimiento a la grandeza de la Mujer, rendimos  el más sentido homenaje, ratificando el compromiso de respaldar sus acciones para la vigencia plena de sus derechos.

                                                     

Con razón, Henrick John Ibsen afirmaba que:

 

 “Nuestra sociedad es masculina y hasta que no entre en ella la Mujer, no será humana”.                                                                                                                            

 

Change password



Loading..