PRISIÓN PREVENTIVA

Viernes, 09 de junio de 2017

PRISIÓN PREVENTIVA

 

Autor: Dr. Jorge Eduardo Alvarado. Mgs

 

El Art.534 del Código Orgánico Integral Penal, al respecto de la prisión preventiva, dispone ?Para garantizar la comparecencia de la persona procesada al proceso y el cumplimiento de la pena, la o el fiscal podrá solicitar a la o el juzgador de manera fundamentada que ordene la prisión preventiva, siempre que concurran los siguientes requisitos:

1.    Elementos de convicción suficientes sobre la existencia de un delito de ejercicio público de la acción.

2.    Elementos de convicción claros y precisos de que la o el procesado es autor o cómplice de la infracción.

3.    Indicios de los cuales se desprenda que las medidas cautelares no privativas de la libertad son insuficientes y que es necesario la prisión preventiva para asegurar su presencia en el juicio o el cumplimiento de la pena.

4.    Que se trate de una infracción sancionado con pena privativa de libertad superior a un año.

De ser el caso la o el juzgador para resolver sobre la prisión preventiva deberá tener en consideración si la o el procesado incumplió una medida alternativa a la prisión preventiva otorgada con anterioridad.

Revocatoria de la Prisión Preventiva.

El Art.535 del Código Orgánico Integral Penal, dispone en que caso procede la revocatoria de la prisión preventiva:

Cuando se han desvanecido los indicios o elementos de convicción que la motivaron, de igual manera, cuando la persona procesada ha sido sobreseída o ratificado su estado de inocencia y cuando se produce la caducidad. En este caso no se podrá ordenar nuevamente prisión preventiva y por último la declaratoria de nulidad que afecte dicha medida.

Es importante aclarar que la prisión preventiva, según el contenido de la propia Ley Penal, se la puede dictar o se la debe dictar cuando existen elementos de convicción suficientes sobre la existencia de un delito o que estos sean claros y precisos, que el procesado es autor o cómplice de la infracción, lo que, demuestra que mantenemos el criterio muy tradicionalista ante situación extraordinariamente delicado al pretender dictarse prisión preventiva en contra de una o un ciudadano o persona procesada.

Considero que la prisión preventiva, se la debe dictar cuando se haya obtenido prueba suficiente que ratifique la participación del procesado en la infracción que se juzga, está garantizará trasparencia y pureza para dictar esta medida cautelar extrema que priva de la libertad de un ciudadano.

Con mucha atención, trascribimos el texto del art. 536 del Código Orgánico Integral Penal, porque tiene íntima relación al comentario en líneas anteriores:

Sustitución

Art.536. ?La prisión preventiva podrá ser sustituida por las medidas cautelares establecidas en el presente Código Orgánico Integral Penal. No cabe la sustitución en las infracciones sancionadas con pena privativa de libertad superior a cinco años. Si se incumple la medida sustitutiva de la prisión preventiva, la o el juzgador la dejará sin efecto y en el mismo acto ordenará la prisión preventiva del procesado?

Este debería ser el procedimiento correcto, a fin de evitar que las cárceles del Ecuador, se llenen de gente procesada, sin antes haber obtenido sentencia o no haberse acogido a las medidas cautelares sustitutivas a la prisión preventiva.

Art. 537. Sustitución de la prisión preventiva.- La prisión preventiva, podrá ser sustituida por el arresto domiciliario y el uso del dispositivo de vigilancia electrónica, en los siguientes casos:

1.    Cuando la persona procesada es una mujer embarazada y se encuentre hasta los noventa días posteriores al parto.

2.    En los casos de que la hija o hijo nazca con enfermedades que requieren cuidados especiales de la madre, podrá extenderse hasta un máximo de noventa días más.

3.    Cuando la persona proceda es mayor de sesenta y cinco años de edad.

4.    Cuando la persona procesada presente una enfermedad incurable en etapa terminal, una discapacidad severa, una enfermedad catastrófica, rara o de alta complejidad. Además de ser una persona huérfana que no le permita valerse por sí misma.

Según el Art. 538 Del Código Orgánico Integral Penal, se suspende la prisión preventiva cuando la persona procesada rinda caución.

 Improcedencia de la prisión preventiva.

No sé podrá ordenar  la privación preventiva cuando se trate de delitos de ejercicio privado de la acción, contravenciones y  finalmente se traten de delitos sancionados con penas privativas de libertad que no excedan de un año.

Para la aplicación, revocatoria, sustitución, suspensión o revisión de la prisión preventiva, será adoptada por la o le juzgador de tránsito en audiencia, oral, pública y contradictoria de manera motivada. Esta audiencia, será solicitada por la parte interesada a través de la o el fiscal de tránsito, seguramente, deberá estar debidamente fundamentada.

Caducidad de la Prisión Preventiva

La prisión preventiva, en materia de tránsito, caduca en los tiempos y forma como lo dispone el Art.541 del Código Orgánico Integral cuando no exceda de los seis meses en delitos de tránsito sancionados con una pena privativa de libertad mayor a cinco años. Pero por lo general, la máxima pena que se impone en delitos de tránsito es de cinco años.

Excepcionalmente, en materia de tránsito, solo en un tipo de delito se sanciona el delito de tránsito con una  pena superior a cinco años, es decir, aquel delito contenido en el Art. 376 del Código Orgánico Integral Penal, por la muerte causada por  un conductor en estado de embriaguez o bajo los efectos de sustancias estupefacientes o preparados que las contengan, que ocasiona la muerte de una más personas, es sancionado con pena privativa de libertad de diez a doce años.

El plazo para que opere la caducidad se contará a partir de la fecha en que se hizo efectiva la orden de prisión preventiva. Dictada la sentencia, se interrumpirán estos plazos.  Resultaría muy delicado que en conocimiento de la o el Juez de Tránsito, caduque un asunto que es de su competencia. El control de los tiempos para que opere la caducidad de la orden de prisión es básico y de preocupación permanente de la o el juez de tránsito, ahí radica el principio de celeridad, reconociendo, indiscutiblemente, el derecho de los ciudadanos.

Si por cualquier medio, la persona procesada evade, retarda, evita o impide el juzgamiento mediante actos orientados a provocar su caducidad esto es, por causas no imputables a la administración de justicia, la orden de prisión preventiva se mantendrá vigente y se suspenderá de pleno derecho el decurso del plazo de la prisión preventiva.  Esto significa, como en aquellos tiempos, que por ganar espacio en el tiempo, con razón o sin razón, la persona sindicada o imputada como así era su denominación, no asistía a las diligencias judiciales, hasta ganar la caducidad, pasado el tiempo se procedía al archivo del expediente, lo cual en la actualidad, no se permite, por ello todos los sujetos procesales debemos ser diligentes en la participación y la colaboración con la administración de justicia.

Lo que significa que la caducidad de la prisión preventiva, no obliga para que se archive el proceso, este debe continuar en sus sustanciación hasta ponerlo en sentencia si el caso así lo amerita o se dicte el sobreseimiento correspondiente.

Change password



Loading..