Registro Oficial

Registro Oficial. 19 de NOVIEMBRE del 2003 Suplemento

Miércoles, 19 de noviembre de 2003

Última modificación: Miércoles, 17 de julio de 2013 | 11:00

\n \n \n \n
   MES DE NOVIEMBRE DEL 2003
\n \n \n \n
\n

\n
 
\n

 
\n

Miércoles, 19 de Noviembre del 2003 - R. O. No. 214

\n

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

\n

SUPLEMENTO

\n

DR. JORGE A. MOREJON MARTINEZ
DIRECTOR
\n
FUNCION\n JUDICIAL

\n\n

CORTE\n SUPREMA DE JUSTICIA
\n TERCERA SALA DE LO CIVIL
\n Y MERCANTIL:

\n\n

Recursos de casación\n en los juicios seguidos por las siguientes personas:

\n\n

179-2003\n Carmen Amelia\n Gregoria Paredes Medina en contra de Kléver Leonardo Zurita\n Paredes y otras

\n\n

189-2003 Ignacio Irigoyen del Pozo en\n contra de Patricia Guerreo de Baquero.

\n\n

190-2003\n Julio Enrique\n Valverde Garzón en contra de Carmen Rosa Villao Mejía

\n\n

191-2003\n Edgar Joaquín\n Reshuan Antón en contra de los herederos de la señora\n Mary Irlanda Mosquera

\n\n

192-2003 Doctor Víctor Rafael\n Cárdenas Ordóñez y otro en contra de Vicente\n Humberto Calle Hernández y otra.

\n\n

193-2003\n Hugo Mario Crespo\n Romero en contra de Jorge Alberto Morán Herrera

\n\n

194-2003 Jorge René Beltrán\n Chica y otro en contra de Miguel Alejandro Beltrán Saavedra\n y otra

\n\n

196-2003 Luis Humberto Muyudumbay y\n otras en contra de Blanca Inés Gomezcoello Moreno

\n\n

197-2003\n Alfredo Nazael\n Laz Laz en contra de Hugo Vicente Alarcón Cedeño

\n\n

198-2003 César Elido Mera Delgado\n y otra en contra de Maria Esther Vega viuda de Delgado

\n\n

200-2003\n Oscar Abdón\n Solórzano Vaca en contra de Helder Mercedes Riofrío\n Espinoza.

\n\n

201-2003 Nancy Ledesma López\n en contra del ingeniero Segundo Guillermo Campoverde Narváez

\n\n

202-2003\n Yolanda Pompeya\n Ruiz Solís en contra de Adelaida de las Mercedes Pinargote\n Mendoza

\n\n

204-2003\n Rosa Elvira\n González Granda en contra de Pío Antonio Córdova\n Aguilar.

\n\n

ACUERDO\n DE CARTAGENA

\n\n

RESOLUCION:

\n\n

738\n Guía\n para la transmisión de los resultados del comercio intra\n y extracomunitario de bienes que actualiza la Resolución\n 579

\n\n

ORDENANZAS\n MUNICIPALES:

\n\n

-\n Cantón Marcabelí: Reformatoria\n que regla-menta los servicios del cementerio municipal.

\n\n

-\n Cantón Marcabelí:\n Que regula y prohíbe la instalación de chancheras,\n granjas porcinas o agrícolas en las cabeceras: cantonal,\n parroquial y centros poblados

\n\n

-\n Cantón Marcabelí: Que\n instituye los símbo-los cívicos de la parroquia\n El Ingenio\n

\n \n
\n

 

\n\n

 

\n\n

No 179-2003

\n\n

JUICIO ORDINARIO

\n\n

ACTORA: Carmen Amelia Gregoria Paredes\n Medina.

\n\n

DEMANDADOS: Kléver Leonardo Zurita\n Paredes, Blanca Magdalena Espín Guanín y
\n Fanny Pozo Ávalos.

\n\n

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
\n TERCERA SALA DE LO CIVIL Y MERCANTIL

\n\n

Quito, 21 de julio de 2003; a las 10h06.

\n\n

VISTOS (155-2003): En el juicio ordinario que por nulidad\n de escritura sigue Carmen Amelia Gregoria Paredes Medina a Kléver\n Leonardo Zurita Paredes, Blanca Magdalena Espín Guanín\n y Fanny Pozo Ávalos; Kléver Zurita y Blanca Espín\n deducen recurso de casación contra la sentencia dictada\n por la Segunda Sala de la Corte Superior de Justicia de Ambato,\n mediante la cual revoca la dictada por el Juez de lo Civil de\n Píllaro que: ". . .en su lugar acepta la demanda\n declarando que la escritura adolece de nulidad absoluta por lo\n que las cosas vuelven al estado anterior en que se encontraban\n ante de las rea-lización del acto declarado nulo...".\n Radicada que ha sido la competencia en la Tercera Sala de lo\n Civil y Mercantil de la Corte Suprema de Justicia en virtud del\n sorteo de ley, para resolver se considera: PRIMERO. - Respecto\n de los requisitos que obligatoriamente debe contener el escrito\n de interposición del recurso de casación, el Art.\n 6 de la ley de materia dispone: "1. Indicación de\n la sentencia o auto recurridos con individualización del\n proceso en que se dictó y las partes procesales. 2. Las\n normas de derecho que se estiman infringidas o las solemnidades\n del procedimiento que se hayan omitido. 3. La determinación\n de las causales en que se funda. 4. Los fundamentos en que se\n apoya el recurso.". SEGUNDO.- De fojas 44 a 45 del cuaderno\n de segundo nivel consta el escrito de interposición del\n recurso de casación, el mismo que no cumple con los requisitos\n obligatorios expuestos en el Art. 6 de la ley de la materia para\n su admisibilidad, pues si bien los recurrentes basan su recurso\n en las causales primera, segunda y tercera del Art. 3 de la Ley\n de Casación y nominan como infringidos los artículos\n 169, 173, 174 del Código de Procedimiento Civil, 48 de\n la Ley Notarial; 1501, 1724, 1731 y 2439 del Código Civil,\n era su obligación, demostrar al Tribunal de Casación,\n para fundamentar la causal primera, como la falta de aplicación\n de cada una de las normas de derecho por él invocadas,\n han influido en la parte dispositiva de la sentencia. En el caso\n de la causal segunda indicar cuáles son las normas procesales\n que han viciado el proceso de nulidad insanable o que le han\n provocado indefensión, situación jurídica\n que omitió hacerlo; y en cuanto a la causal tercera, justificar\n conforme a derecho, la infracción de los "preceptos\n jurídicos aplicables a la valoración de la prueba"\n y como consecuencia de ello, la infracción de normas de\n derecho, sea por equivocada aplicación o por la no aplicación\n de las mismas. Por lo tanto, la Tercera Sala de lo Civil y Mercantil\n de la Corte Suprema de Justicia, rechaza el recurso de casación\n interpuesto por Kléver Leonardo Zurita Paredes y Blanca\n Magdalena Espín Guanín. Notifíquese y devuélvase.

\n\n

Fdo.) Dres. Rodrigo Varea Avilés, Estuardo Hurtado\n Larrea y Galo Pico Mantilla, Ministros Jueces.

\n\n

Certifico.

\n\n

f.) Dra. Lucía Toledo Puebla, Secretaria Relatora.

\n\n

Es fiel copia de su original.- Certifico.- Quito, 21 de julio\n e de2003.

\n\n

f.) Secretaria Relatora.

\n\n

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
\n TERCERA SALA DE LO CIVIL Y MERCANTIL

\n\n

Quito, 19 de septiembre de 2003; a las 10h12.

\n\n

VISTOS (155-2003): Niégase la solicitud de revocatoria\n solicitada por la parte demandada en vista de que el argumento\n de la Sala para rechazar el recurso de casación tuvo validez\n por cuanto el escrito de interposición no reúne\n los requisitos de forma. Notifíquese.

\n\n

Fdo.) Dres. Rodrigo Varea Avilés, Estuardo Hurtado\n Larrea y Galo Pico Mantilla.

\n\n

Certifico.

\n\n

f.) Dra. Lucía Toledo Puebla, Secretaria Relatora.

\n\n

Es fiel copia de su original.- Certifico.- Quito, 19 de septiembre\n de 2003.

\n\n

f.) Secretaria Relatora.

\n\n

No 189-2003

\n\n

JUICIO VERBAL SUMARIO

\n\n

ACTOR: Ignacio Irigoyen del Pozo.

\n\n

DEMANDADA: Patricia Guerrero de Baquero.

\n\n

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
\n TERCERA SALA DE LO CIVIL Y MERCANTIL

\n\n

Quito, 10 de septiembre de 2003; a las\n 11h15.

\n\n

VISTOS (168-2003): En el juicio verbal sumario de terminación\n de contrato de arrendamiento seguido por Ignacio Irigoyen del\n Pozo a Patricia Guerrero de Baquero, el actor interpone recurso\n de casación contra la sentencia pronunciada por la Tercera\n Sala de la Corte Superior de Justicia de Quito, que desecha el\n recurso de apelación de la demandada, acepta parcialmente\n el recurso del actor, y confirma en lo principal la sentencia\n subida en grado. Radicada la competencia en la Tercera Sala de\n lo Civil y Mercantil de la Corte Suprema de Justicia, en virtud\n del sorteo de ley, para resolver se considera: PRIMERO.- -Respecto\n de los requisitos que obligatoriamente debe contener el escrito\n de interposición del recurso de casación el Art.\n 6 de la ley de la materia dispone: "1. Indicación\n de la sentencia o auto recurridos con individualización\n del proceso en que se dictó y las partes procesales. 2.\n Las normas de derecho que se estiman infringidas o las solemnidades\n del procedimiento que se hayan omitido. 3. La determinación\n de las causales en que se funda. 4. Los fundamentos en que se\n apoya el recurso.". SEGUNDO.- De fojas 25 y 25 vta, del\n cuaderno de segundo nivel, consta el escrito de interposición\n del recurso de casación, el mismo que no cumple con los\n requisitos obligatorios expuestos en el Art. 6 de la Ley de Casación\n para su admisibilidad, pues si bien determina que se han infringido\n los Arts. 169, 273, 277 y 278 del Código de Procedimiento\n Civil y basa su recurso en las causales 1, 3 y 4, era obligación\n del recurrente, para el caso de la causal primera, determinar\n las normas sustantivas y como la falta de aplicación de\n las mismas ha influido en la parte dispositiva de la sentencia.\n SEGUNDO.- Respecto de la causal tercera, el fallo de la Primera\n Sala de la Corte Suprema de Justicia N0 242-2002, dictado el\n 11 de noviembre de 2002, dentro del juicio N0 159-2002, publicado\n en el Registro Oficial N0 28 de 24 de febrero de 2003, señala\n los requisitos necesarios para la admisibilidad del recurso de\n casación por esta causal: "La causal tercera del\n articulo 3 de la Ley de Casación de refiere a lo que la\n doctrina denomina violación indirecta de la norma sustantiva.\n Para que prospere la casación por esta causal, el recurso\n debe cumplir estos requisitos concurrentes: 1. Identificar en\n forma precisa el medio de prueba que a su juicio, ha sido erróneamente\n valorado en la sentencia (confesión de parte, instrumentos\n públicos o privados, declaraciones de testigos, inspección\n judicial y dictamen de peritos o de intérpretes, determinados).\n 2. Señalar, asimismo con precisión, la norma procesal\n sobre valoración de la prueba que ha sido violada. 3.\n Demostrar con lógica jurídica en qué forma\n ha sido violada la norma sobre valoración del medio de\n prueba respectivo. 4. Identificar la norma sustantiva o material\n que ha sido aplicada erróneamente o no ha sido aplicada\n por vía de consecuencia del yerro en la valoración\n probatoria.". TERCERO.- En cuanto a la causal cuarta, el\n recurrente, no es lo suficientemente claro y concreto, pues no\n determina, sobre lo que no fuera materia del litigio y no obstante\n de ello, la Corte Superior resolvió, o cuál de\n los puntos sobre los que se trabó la litis, ésta\n omitió resolver. CUARTO.- El recurrente, al no fundamentar\n en forma correcta su recurso de casación no dio cumplimiento\n al requisito 4to. del Art. 6 de la Ley de Casación que\n dice: " '4. Los fundamentos en que se apoya el recurso.'.\n Cuando la ley exige este requisito, lo que se espera del recurrente\n por medio de su defensor, es la explicación razonada del\n motivo o causa de las alegaciones o infracciones acusadas; la\n justificación lógica y coherente para demostrar,\n por ejemplo, que existe falta de aplicación de una norma\n de derecho; o errónea interpretación de preceptos\n jurídicos aplicables a la valoración de la prueba.\n Fundamentar dice el Diccionario Enciclopédico de Derecho\n Usual de Guillermo Cabanellas es ".. Afirmar, establecer\n un principio o base (Razonar, argumentar/...". En consecuencia\n 'los fundamentos en que se apoya el recurso', no son los antecedentes\n del juicio ni los alegatos impropios para este recurso extraordinario,\n como tampoco los razonamientos sobre asuntos o disposiciones\n extrañas a la litis, sino los argumentos pertinentes a\n la materia de la alegación expuestos de manera adecuada\n como para sostener la existencia de la infracción o los\n cargos contra la sentencia recurrida" (Resol. N0 247P02,\n RO. 742, 10-1.03).- Por tanto y sin ser necesaria otra consideración,\n la Tercera Sala de lo Civil y Mercantil de la Corte Suprema de\n Justicia, rechaza el recurso de casación interpuesto por\n el Dr. Ignacio Irigoyen del Pozo.- Notifíquese.

\n\n

Fdo.) Dres. Rodrigo Varea Avilés, Estuardo Hurtado\n Larrea y Galo Pico Mantilla, Ministros de la Tercera Sala de\n lo Civil y Mercantil.

\n\n

Certifico.

\n\n

f.) Dra. Lucía Toledo Puebla, Secretaria Relatora.

\n\n

Es fiel copia de su original.- Certifico.- Quito, 10 de septiembre\n de 2003.

\n\n

f.) Dra. Lucía Toledo Puebla, Secretaria Relatora.

\n\n

 

\n\n

No 190-2003

\n\n

JUICIO VERBAL SUMARIO

\n\n

ACTOR: Julio Enrique Valverde Garzón..

\n\n

DEMANDADA: Carmen Rosa Villao Mejía.

\n\n

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

\n\n

TERCERA SALA DE LO CIVIL Y MERQANTIL\n
\n Quito, 10 de septiembre de 2003; las 11h05.

\n\n

VISTOS (178-2003): En el juicio verbal sumario de divorcio\n seguido por Julio Enrique Valverde Garzón a Carmen Rosa\n Villao Mejía, la demanda deduce recurso de hecho, ante\n la negativa del recurso de casación que interpusiera contra\n la sentencia pronunciada por la Cuarta Sala de la Corte Superior\n de Justicia de Guayaquil que revoca la sentencia recurrida, declara\n con lugar la demanda y consecuentemente terminado por divorcio\n el vínculo que unía a los litigantes, a tiempo\n que se disuelve la sociedad conyugal. Radicada la competencia\n en la Tercera Sala de lo Civil y Mercantil de la Corte Suprema\n de Justicia, en virtud del sorteo de ley, para resolver se considera:\n PRIMERO.- Respecto de los requisitos que obligatoriamente debe\n contener el escrito de interposición del recurso de casación\n el Art. 6 de la ley de la materia dispone: "1. Indicación\n de la sentencia o auto recurridos con individualización\n del proceso en que se dictó y las partes procesales. 2.\n Las normas de derecho que se estiman infringidas o las solemnidades\n del procedimiento que se hayan omitido. 3. La determinación\n de las causales en que se funda. 4. Los fundamentos en que se\n apoya. SEGUNDO.- De fojas 6 del cuaderno de segundo nivel, consta\n el escrito de interposición del recurso de casación\n presentado por Carmen Rosa Villao Mejía, el mismo que\n no cumple con los requisitos obligatorios expuestos en el Art.\n 6 de la ley de la materia para su admisibilidad pues no indica\n la sentencia de la cual recurre (requisito N0 1); no señala\n las normas de derecho o las solemnidades procesales que a criterio\n de la recurrente se hubieren infringido u omitido (requisito.\n N0 2); además, era obligación de la recurrente,\n determinar con claridad las causales en las que basa su recurso,\n justificarlas debidamente ilustrando al Tribunal de Casación,\n como la violación de las normas que dejó de mencionar\n influyeron en la decisión de la causa, señalando\n los vicios en ellas determinados y que han recaído en\n las normas legales que omitió señalar, sea por\n aplicación indebida, o por falta de aplicación\n o por errónea interpretación (requisito N0 3).\n TERCERO.- Por otra parte la recurrente tampoco ha dado cumplimiento\n con lo dispuesto en el requisito número cuatro del Art.\n 6 de la ley materia, que exige la presentación de los\n fundamentos del recurso en el propio escrito de interposición.\n Al respecto de la fundamentación, esta Sala en otros fallos\n ha considerado el verdadero espíritu que tuvo la palabra\n fundamentar en la Ley de Casación y que está consignado\n en el requisito 4to. del Art. 6 que dice: "4. Los fundamentos\n en que se apoya el recurso.". Cuando la ley exige este requisito,\n lo que se espera del recurrente por medio de su defensor, es\n la explicación razonada del motivo o causa de las alegaciones\n o infracciones acusadas; la justificación lógica\n y coherente para demostrar, por ejemplo que existe falta de aplicación\n de una norma de derecho; o errónea interpretación\n de preceptos jurídicos aplicables a la valoración\n de la prueba. Fundamentar dice el Diccionario Enciclopédico\n de Derecho Usual de Guillermo Cabanellas es: "..; Afirmar,\n establecer un principio o base. Razonar. Argumentar/...."\n En consecuencia 'los fundamentos en que se apoya el recurso',\n no son los antecedentes del juicio, ni los alegatos impropios\n para este recurso extraordinario, como tampoco los razonamientos\n sobre asuntos o disposiciones extrañas a la litis, sino\n los argumentos pertinentes a la materia de la alegación\n expuestos de manera adecuada como para sostener la existencia\n de la infracción o los cargos contra la sentencia recurrida"\n (Resol. N0 247 02, RO. N0 742, 10-1-03). Por tanto y sin ser\n necesaria otra consideración, la Tercera Sala de lo Civil\n y Mercantil de la Corte Suprema de Justicia rechaza el recurso\n de hecho y por ende el de casación interpuestos por Carmen\n Rosa Villao Mejía. Notifíquese.

\n\n

Fdo.) Dres. Rodrigo Varea Avilés, Estuardo Hurtado\n Larrea y Galo Pico Mantilla, Ministros de la Tercera Sala de\n lo Civil y Mercantil.

\n\n

Certifico.

\n\n

f.) Dra. Lucía Toledo Puebla, Secretaria Relatora.

\n\n

Es fiel copia de su original.- Certifico.- Quito, 10 de septiembre\n de 2003.

\n\n

f.) Dra. Lucía Toledo Puebla, Secretaria Relatora.

\n\n

No\n 191-2003

\n\n

JUICIO EJECUTIVO
\n ACTOR: Edgar Joaquín Reshuan Antón.

\n\n

DEMANDADOS: Herederos:\n de la señora Mary Irlanda
\n Mosquera, señores Wilson Vergara
\n Mosquera, César, Mary, Cecilia,
\n Atala, Noemí, Sandra, Sara, Ruth y
\n Silvia Salazar Mosquera.

\n\n

CORTE SUPREMA\n DE JUSTICIA
\n TERCERA SALA DE LO CIVIL Y MERCANTIL

\n\n

Quito, 10 de\n septiembre de 2003; a las 09h40.

\n\n

VISTOS (207-2003): En el juicio ejecutivo que por dinero sigue\n Edgar Joaquín Reshuan Antón a los herederos de\n la señora Mary Irlanda Mosquera, señores Wilson\n Vergara Mosquera, César, Mary, Cecilia, Atala, Noemí,\n Sandra, Sara, Ruth y Silvia Salazar Mosquera, el actor deduce\n recurso de hecho ante la negativa al recurso de casación\n que interpusiera de la sentencia dictada por la Tercera Sala\n de la Corte Superior de Justicia de Guayaquil mediante la cual,\n confirma en todas sus partes el fallo emitido por el Juez Noveno\n de lo Civil del Guayas que rechaza la demanda. En tal virtud,\n el proceso ha subido a esta Sala, en la cual se ha radicado la\n competencia en razón del sorteo efectuado, por lo que\n para resolver el recurso se considera: PRIMERO.- El Art. 2 de\n la Ley Reformatoria a la Ley de Casación dispone que:\n "El recurso de casación procede contra las sentencias\n y autos que pongan fin a los procesos de conocimiento, dictados\n por las cortes superiores, por los tribunales distritales de\n lo fiscal y de lo contencioso administrativo..."; y que\n "Igualmente procede respecto de las providencias expedidas\n por dichas cortes o tribunales en la fase de ejecución\n de las sentencias dictadas en procesos de conocimiento, si tales\n providencias resuelven puntos esenciales no controvertidos en\n el juicio, ni decididos en el fallo, o contradicen lo ejecutoriado".\n Por tanto, la mencionada disposición reformatoria establece\n de manera clara, que el recurso se casación solo procede\n en los procesos "de conocimiento". Respecto de las\n sentencias o de los autos indicados. SEGUNDO.- La doctrina y\n la jurisprudencia así lo reconocen: Caravantes en su obra\n "Tratado Histórico, Critico y Filosófico de\n los Procedimientos Judiciales", 1. 3, pág. 257, dice:\n "Por oposición y a deferencia de los procesos de\n conocimiento, el proceso ejecutivo no se dirige a declarar derechos\n dudosos o controvertidos, sino a llevar a efecto los que se hayan\n reconocido por actos o en títulos de tal fuerza que determine\n que el derecho del actor es legítimo y está suficientemente\n probado para que sea atendido". Por su parte, el tratadista\n Francisco Beceña en su obra "Los Procedimientos Ejecutivos\n en el Derecho Procesal Español", págs. 82-83\n explica las diferencias entre los procesos de conocimiento y\n los procesos de ejecución, expresando en síntesis\n que en este último su especialidad consiste en que "en\n limine litis se decreta lo que en el procedimiento ordinario\n es contenido en la decisión final" añadiendo\n que: "en los procedimientos ordinarios las decisiones ejecutivas\n son siempre tomadas después de agotado el periodo de declaración\n y sin posibilidad de volverse a reproducir"? TERCERO.- La\n legislación ecuatoriana no contiene disposición\n expresa respecto a qué ha de entenderse por "proceso\n de conocimiento". En consecuencia, de conformidad con lo\n dispuesto en el inciso segundo del articulo 18 del Código\n Civil, para interpretar la norma, se debe 'recurrir a su intención\n o espíritu claramente manifestado en ella misma, o en\n la historia fidedigna de su establecimiento". Al efecto,\n se anota que la norma referida se origina en el veto parcial\n formulado por el Presidente de la República a la Ley Reformatoria\n a la Ley de Casación, remitida por el Congreso Nacional,\n veto que incluye las siguientes expresiones que clarifican el\n problema: "El veto parcial se basa en los siguientes razonamientos:\n 1. Art. 2 de la reforma: a) Las únicas sentencias y autos\n susceptibles de casación son aquellos que resuelven puntos\n de derecho y respecto de las cuales no existe la posibilidad\n procesal de volverlos a discutir. En definitiva, tal cosa ocurre\n 'solamente en los procesos de conocimiento, es decir, dentro\n de nuestro sistema procesal civil, los que se sustancian por\n las vías ordinaria y verbal sumaria, actualmente se abusa\n del recurso en una forma muy preocupante, especialmente en los\n juicios ejecutivos, que son aquellos en que se da cumplimiento\n a 'lo dispuesto por el acto anterior que opera como título\n de ejecución norma', es decir, en los que en el recurso\n de casación se ha convertido en un mecanismo para postergar\n indebidamente el cumplimiento de las obligaciones. Por lo tanto,\n es necesario limitar el recurso en ese sentido. Por ello se sugiere\n principalmente aumentar en el artículo 2 de la reforma\n después de la palabra 'procesos' la frase 'de conocimiento"'.\n Como en Plenario de las Comisiones Legislativas se allanó\n al veto parcial e incluyó la modificación sugerida,\n es obvio que aceptó el criterio expuesto, esto es que\n los juicios de conocimiento son los que se sustancian por las\n vías ordinarias y verbal sumaria y no el ejecutivo. CUARTO.-\n Además, teniendo en cuenta que el recurso de casación\n es una acción entablada contra la autoridad de cosa juzgada,\n en el juicio ejecutivo no existe esa calidad en razón\n de que, de conformidad con el Art. 458 del Código de Procedimiento\n Civil, el deudor está facultado para intentar la vía\n ordinaria, con la sola salvedad de que no podrán ser admitidas\n las excepciones que hubieran sido materia de sentencia en el\n juicio ejecutivo. QUINTO. - Por otra parte, el recurso se casación\n es extraordinario, y en consecuencia las leyes que lo norman,\n que además pertenecen al derecho público, deben\n interpretarse en forma restrictiva, en tal virtud habiendo la\n ley reformatoria ya citada, delimitado la procedencia del recurso\n de casación a las sentencias y autos dictados en los procesos\n de conocimiento, aquel no procede en un juicio ejecutivo. SEXTO.-\n Además, el auto del cual se recurre es un auto que: "...\n declara la nulidad del proceso..." y por tanto no es susceptible\n de casación al no tener esta resolución alcance\n definitivo. La doctrina extranjera, al respecto opina: "...Se\n ha declarado, por otra parte, que no es definitiva la resolución\n que pronuncia la nulidad de actuaciones porque la resolución\n que decide una cuestión vinculada con la nulidad de ciertas\n actuaciones no pone fin al pleito ni impide su prosecución..."\n (El Recurso de Casación, Fernando de la Rúa, página\n 423). El Dr. Jorge Zavala Egas en su artículo "La\n Ley de Casación: principales postulados", publicado\n en el libro "La Casación Estudios sobre la Ley No.\n 27", opina que la característica de final en cuanto\n al punto en discusión aunque no definitivo del auto de\n nulidad no resuelve el problema de fondo de la litis, condición\n esta última sine qua non para la procedencia del recurso\n extraordinario de casación. El
\n auto de nulidad no ataca el tema principal materia del juicio,\n sino que sus efectos alcanzan solamente a la parte procesal cuando\n los jueces han observado que se han omitido determinadas solemnidades\n procesales, y siempre que dichas violaciones hubiesen influido\n o pudieren influir en la decisión de la causa, características\n que convierten al auto recurrido en final, no así en definitivo,\n por tanto, y en virtud de lo anteriormente expuesto, solamente\n procede el recurso extraordinario de casación de las sentencias\n y autos dictados dentro de los procesos de conocimiento que pongan\n fin a los' mismos produciendo efecto de cosa juzgada sustancial\n y formal, de manera que no pueda renovarse la litis entre las\n mismas partes, ni demandarse entre éstas la misma cosa,\n cantidad o hecho, fundándose en la misma causa, razón\n o derecho. Por estas consideraciones, la Sala rechaza el recurso\n de hecho interpuesto y, por ende, el de casación y ordena\n devolver el proceso al inferior para los fines legales pertinentes.\n Notifíquese.

\n\n

Fdo.) Dres. Rodrigo Varea Avilés, Estuardo Hurtado\n Larrea y Galo Pico Mantilla, Ministros Jueces.

\n\n

Certifico.

\n\n

f.) Dra. Lucía Toledo Puebla.

\n\n

Las dos fojas que anteceden son fieles copias de sus originales.\n Certifico.- Quito, 10 de septiembre de 2003.

\n\n

f.) Secretaria Relatora.

\n\n

No 192-2003

\n\n

JUICIO DE EXPROPIACION

\n\n

ACTORES: Dr. Víctor Rafael Cárdenas\n Ordóñez y Dr. Diego Vinicio López Ortiz,\n en sus calidades de Alcalde y Procurador Síndico Municipal\n del cantón Cañar.

\n\n

DEMANDADOS: Vicente Humberto Calle Hernández\n y María Tránsito Encalada Ochoa.

\n\n

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
\n TERCERA SALA DE LO CIVIL Y MERCANTIL

\n\n

Quito, 10 de septiembre de 2003; a las\n 10h03.

\n\n

VISTOS (209-2003): En el juicio de expropiación que\n sigue el Dr. Víctor Rafael Cárdenas Ordóñez\n y Dr. Diego Vinicio López Ortiz en sus calidades de Alcalde\n y Procurador Síndico Municipal del cantón Cañar\n a Vicente Humberto Calle Hernández y Maria Tránsito\n Encalada Ochoa, la parte actora deduce recurso de hecho ante\n la negativa del de casación que interpusiera contra la\n sentencia dictada por la Corte Superior de Justicia de Azogues,\n mediante la cual confirma la dictada por el Juez Sexto de lo\n Civil del Cañar que acepta la demanda. Radicada la competencia\n de la causa en la Tercera Sala de lo Civil y Mercantil de la\n Corte Suprema de Justicia en virtud del sorteo legal para resolver\n se considera: PRIMERO.- El recurso extraordinario de casación\n está destinado a mantener la exacta observancia de la\n ley, corrigiendo los errores cometidos por los jueces inferiores,\n para lograr la exacta aplicación de la ley y la unificación\n de la jurisprudencia, a través de la correcta interpretación\n de las normas jurídicas. SEGUNDO.- El Art. 2 de las reformas\n a la Ley de Casación dispone que: "El recurso de\n casación procede contra las sentencias y autos que pongan\n un a los procesos de conocimiento, dictados por las cortes superiores\n por los tribunales distritales de lo fiscal y de lo contencioso\n administrativo ...", y que "Igualmente procede respecto\n de las providencias expedidas por dichas cortes o tribunales\n en la fase de ejecución de las sentencias dictadas en\n procesos de conocimiento, si tales providencias resuelven puntos\n esenciales no controvertidos en el juicio, ni decididos en el\n fallo, o contradicen lo ejecutoriado". Por lo tanto, la\n mencionada disposición reformatoria establece de manera\n clara, que el recurso de casación procede únicamente\n en los procesos de "conocimiento", respecto de las\n sentencias o de los autos indicados. TERCERO.- La legislación\n ecuatoriana no contiene disposición expresa respecto a\n qué ha de tenerse por 'proceso de conocimiento".\n En consecuencia de conformidad con lo dispuesto en la regla primera\n inciso segundo del Art. 18 del Código Civil, para interpretar\n la norma, se debe "recurrir a su intención o espíritu\n claramente manifestados en ella misma, o en la historia fidedigna\n de su establecimiento". Al efecto, se anota que la norma\n referida se origina en el veto parcial formulado por el Presidente\n de la República a la Ley Reformatoria a la Ley de Casación,\n remitida por el Congreso Nacional, veto que incluye las siguientes\n expresiones que clarifican el problema: "El veto parcial\n se basa en los siguientes razonamientos: 1. Art. 2 de la Reforma:\n a) Las únicas sentencias y autos susceptibles de casación\n son aquellos que resuelven puntos de derecho y respecto de los\n cuales no existe la posibilidad procesal de volverlos a discutir.\n En definitiva, tal cosa ocurre solamente en los procesos de conocimiento,\n es decir, dentro de nuestro sistema procesal civil, los que se\n sustancian por las vías ordinaria y verbal sumaría...".\n Por lo tanto es necesario limitar el recurso en ese sentido.\n Por ello se sugiere principalmente aumentar en el artículo\n 2 de la reforma después de la palabra "procesos"\n la frase "de conocimiento". Como el Plenario de las\n Comisiones Legislativas se allanó al veto parcial e incluyó\n la modificación sugerida, es obvio que aceptó el\n criterio expuesto, esto es que los juicios de conocimiento son\n los que resuelven puntos de derecho y que por lo general se sustancian\n por las vías ordinaria y verbal sumaría. CUARTO.-\n Por otra parte, el Art. 793 del Código de Procedimiento\n Civil dispone que: "La tramitación del juicio de\n expropiación solo tiene por objeto determinar la cantidad\n que debe pagarse por concepto de precio de la cosa expropiada,\n siempre que conste que se trata de expropiación por causa\n de utilidad pública.". Por tanto, el Juez está\n limitado a fijar mediante sentencia, el precio de la cosa expropiada\n y no tiene facultad para declarar o no la expropiación\n ya que ésta fue determinada mediante un procedimiento\n administrativo previo, como tampoco es factible discutir la declaración\n de utilidad pública ya que para eso existe la respectiva\n vía administrativa; en suma, el juicio de expropiación\n no tiene por objeto la declaratoria de derecho alguno por lo\n cual no tendría la calidad de juicio de conocimiento,\n requisito indispensable para la procedencia del recurso de casación.\n QUINTO.- Por último, el recurso de casación es\n extraordinario, en consecuencia las leyes que lo forman, pertenecen\n al derecho público y deben interpretarse en forma restrictiva.\n En tal virtud, habiendo la ley reformatoria ya citada delimitado\n la procedencia del recurso de casación a las sentencias\n y autos dictados en los procesos de conocimiento, este recurso\n no procede sobre las sentencias dictadas en juicios de expropiación,\n precisamente por no ser de conocimiento. En consecuencia, la\n Sala rechaza el recurso se hecho y consecuentemente el de casación\n interpuesto por el Dr. Víctor Rafael Cárdenas Ordóñez\n y Dr. Diego Vinicio López Ortiz en sus calidades de Alcalde\n y Procurador Síndico Municipal del cantón Cañar,\n por falta de procedencia. Agréguese a los autos el escrito\n que antecede. Tómese en cuenta la autorización\n dada al Dr. Raúl Almache Romero y domicilio judicial señalado\n por Vicente Calle Hernández y María Encalada Ochoa.\n Notifíquese y devuélvase.

\n\n

Fdo.) Dres. Rodrigo Varea Avilés, Estuardo Hurtado\n Larrea y Galo Pico Mantilla, Ministros Jueces.

\n\n

Certifico.

\n\n

f) Dra. Lucía Toledo Puebla, Secretaría Relatora.

\n\n

Las dos fojas que anteceden son fiel copia de si original.\n -Certifico.- Quito, 10 de septiembre de 2003.

\n\n

f.) Secretaria Relatora.

\n\n

No 193-2003

\n\n

JUICIO ORDINARIO
\n ACTOR: Hugo Mario Crespo Romero.
\n DEMANDADO: Jorge Alberto Morán Herrera.

\n\n

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
\n TERCERA SALA DE LO CIVIL Y MERCANTIL

\n\n

Quito, 10 de septiembre de 2003; las\n 11h00.

\n\n

VISTOS (214-2003): En el juicio ordinario que por reivindicación\n sigue Hugo Mario Crespo Romero a Jorge Alberto Morán Herrera,\n el demandado deduce recurso de casación contra la sentencia\n dictada por la Primera Sala de la H. Corte Superior de Justicia\n de Machala, mediante la cual confirma la dictada por el Juez\n Primero de lo Civil de El Oro, que acepta la demanda. Radicada\n que ha sido la competencia en la Tercera Sala de lo Civil y Mercantil\n de la Corte Suprema de Justicia en virtud del sorteo de ley,\n para resolver se considera: PRIMERO.- Respecto de los requisitos\n que obligatoriamente debe contener el escrito de interposición\n del recurso de casación el Art. 6 de la ley de la materia\n dispone: "1. Indicación de la sentencia o auto recurridos\n con individualización del proceso en que se dictó\n y las partes procesales. 2. Las normas de derecho que se estiman\n infringidas o las solemnidades del procedimiento que se hayan\n omitido. 3. La determinación de las causales en que se\n funda. 4. Los fundamentos en que se apoya". SEGUNDO.- A\n fojas 78 y 79 del cuaderno de segundo nivel consta el escrito\n de interposición del recurso de casación, el mismo\n que no cumple debidamente con los requisitos obligatorios expuestos\n en el numeral 4to. del Art. 6 de la ley de la materia, pues si\n bien el recurrente apoya su escrito en las causales primera y\n tercera del artículo 3 de la Ley de Casación, no\n las justifica debidamente. Al desarrollar la causal primera,\n el recurrente debió detallar con precisión el vicio\n recaído en cada una de las normas de derecho que considera\n se han infringido, y sin generalizarlos, tal y como consta en\n el escrito de interposición en el que el recurrente afirmó\n que existe indebida aplicación para luego sostener la\n falta de aplicación o errónea interpretación,\n situación que no le permite al Tribunal de Casación,\n apreciar la medida en que se viola la ley. TERCERO.- Por otro\n lado, en cuanto a la causal tercera, el escrito de interposición\n no cumple con las condiciones estrictamente dispuestas en la\n misma; es decir, se debió mencionar los preceptos jurídicos\n aplicables a la valoración de la prueba que a criterio\n del recurrente se han infringido por el Tribunal Superior, y\n posteriormente determinar como la falta de aplicación\n de los mismos ha conducido a la equivocada aplicación\n o no aplicación de normas sustantivas en la sentencia\n recurrida. En este sentido, el fallo de la Primera Sala de la\n Corte Suprema de Justicia N0 242-2002, dictado el 11 de noviembre\n de 2002, dentro del juicio N0 159-2002, publicado en el Registro\n Oficial N0 28 de 24 de febrero de 2003, señala los requisitos\n necesarios para la admisibilidad del recurso de casación\n por esta causal: "La causal tercera del artículo\n 3 de la Ley de Casación se refiere a lo que la doctrina\n denomina violación indirecta de la norma sustantiva. Para\n que prospere la casación por esta causal, el recurso debe\n cumplir estos requisitos concurrentes: 1. Identificar en forma\n precisa el medio de prueba que, a su juicio ha sido erróneamente\n valorado en la sentencia (confesión de parte, instrumentos\n públicos o privados, declaraciones de testigos, inspección\n judicial y dictamen de peritos o de intérpretes determinados).\n 2. Señalar, asimismo con precisión, la norma procesal\n sobre valoración de la prueba que ha sido violada. 3.\n Demostrar con lógica jurídica en qué forma\n ha sido violada la norma sobre valoración del medio de\n prueba respectivo. 4. Identificar la norma sustantiva o material\n que ha sido aplicada erróneamente o no ha sido aplicada\n por vía de consecuencia del yerro en la valoración\n probatoria.". Por lo tanto la Tercera Sala de lo Civil y\n Mercantil de la Corte Suprema de Justicia, rechaza el recurso\n de casación presentado por Jorge Alberto Morán\n Herrera. Notifíquese y devuélvase.

\n\n

Fdo.) Dres. Rodrigo Varea Avilés, Estuardo Hurtado\n Larrea y Galo Pico Mantilla, Ministros Jueces de la Tercera Sala\n de lo Civil y Mercantil.

\n\n

Certifico

\n\n

f) Dra. Lucía Toledo Puebla, Secretaria Relatora.

\n\n

Es fiel copia del original.- Certifico.- Quito, 10 de septiembre\n de 2003.

\n\n

f.) Secretaria Relatora.

\n\n

No 194-2003

\n\n

JUICIO VERBAL SUMARIO

\n\n

ACTORES: Jorge René Beltrán\n Chica y Fran Wilfrido Serrano Serrano.

\n\n

DEMANDADOS: Miguel Alejandro Beltrán\n Saavedra Luisa Marina Saavedra Espinoza.

\n\n

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
\n TERCERA SALA DE LO CIVIL Y MERCANTIL

\n\n

Quito, 10 de septiembre de 2003; a las\n 09h10.

\n\n

VISTOS (215-2003): En el juicio verbal sumario que por restitución\n de la posesión siguen Jorge René Beltrán\n Chica y Franco Wilfrido Serrano Serrano a Miguel Alejandro Beltrán\n Saavedra y Luisa Marina Saavedra Espinoza, la parte demandada\n deduce recurso de casación contra la sentencia pronunciada\n por la Tercera Sala de la' Corte Superior de Justicia de Cuenca,\n mediante la cual revoca la dictada por el Juez Cuarto de lo Civil\n del Azuay, que rechaza la demanda. Concedido el recurso, por\n el sorteo de ley, ha correspondido su conocimiento a esta Sala,\n la misma que, para resolver, hace las siguientes consideraciones:\n PRIMERO.- Como el Art. 2 de la Ley de Casación vigente\n prescribe la procedencia del recurso contra las sentencias y\n autos que pongan fin a los procesos de conocimiento, dictados\n por las cortes superiores, por los tribunales distritales de\n lo fiscal y de lo contencioso administrativo", hay que examinar,\n en primer término, si el juicio de restitución\n de la posesión en estudio pone fin al proceso. Al respecto,\n el Art. 702 del Código de Procedimiento Civil contenido\n en el Título II Sección 11' "De los Juicios\n Posesorios" dispone que: "Las sentencias dictadas en\n estos juicios se sujetarán, no obstante cualesquiera reclamaciones\n de terceros, las que se tramitarán por separado. El fallo\n que se pronuncie respecto de dichas reclamaciones podrá\n rectificar la sentencia dictada en el juicio posesorio...".\n Por tanto, si la sentencia dictada en un juicio posesorio puede\n ser rectificada por otra que decida reclamaciones de terceros,\n no puede considerarse como definitivo al primer pronunciamiento.\n SEGUNDO.- La necesidad de que las decisiones sean definitivas\n para que haya lugar al recurso de casación, es reconocida\n por la doctrina. Así: Manuel de la Plaza dice que: ".\n . .No son definitivas la sentencias que recaen en juicio ejecutivo...,\n porque no producen excepción de cosa juzgada y son susceptibles\n de otro juicio.". Añade que: "No cabe tampoco\n la casación contra las sentencias, dictadas en los juicios\n posesorios.., y ello, porque en los de esta naturaleza, de igual\n modo que en los ejecutivos, la sentencia, a pesar de ser final\n en el juicio de posesión, no impide que la cuestión\n de la propiedad se ventile en el ordinario." (subrayado\n de la Sala). También, sostiene que: .d) Normalmente, y\n lógicamente además, la casación, con estas\n y otras limitaciones, no considera más que las sentencias\n recaídas en el proceso de cognición, no las que\n se dictan en el de ejecución que le subsigue,..".\n (La Casación Civil, págs. 141 a 145); Humberto\n Murcia BaIlén, al referirse a las "sentencias recurribles\n en casación" dice que, dado el carácter extraordinario\n del recurso de casación "...la ley lo reserva para\n impugnar únicamente ciertas y determinadas sentencias:\n las proferidas en procesos que, ora por la naturaleza de la cuestión\n controvertida, o ya por la cuantía del negocio, revisten\n mayor entidad o trascendencia." (Recurso de Casación\n Civil, pág. 174). También otros tratadistas sostienen\n que el recurso de casación procede tan solo cuando se\n trata de sentencias definitivas, entre otros Murcia Bailén,\n pág. 131; Fernando de la Rúa págs. 193,\n 483, 519 y 547; Manuel de la Plaza, págs. 135, 138, 139\n y 142. TERCERO.- En cuanto al hecho de que los juicios posesorios\n no son procesos de conocimiento, tanto la doctrina como la jurisprudencia\n están acordes en sostener que dichos juicios no tienen\n ese carácter pues se originan en los interdictos romanos\n establecidos para regular de urgencia determinado estado posesorio\n y sus decisiones, como queda dicho, no son inmutables, como se\n desprende de las siguientes opiniones del tratadista Víctor\n Manuel Peñaherrera: ".. Mediante juicio posesorio,\n el poseedor recobra o afianza su posesión; pero no de\n modo definitivo, sino precario: es el dueño presunto y\n nada más aunque eso en sí vale mucho. El triunfo\n en ese juicio no impide en manera alguna el que enseguida pueda\n disputarse el derecho en juicio petitorio, y declararse que esa\n posesión amparada y protegida en el posesorio, ha sido\n injusta e ilegal./ El fallo expedido en juicio posesorio no produce\n excepción de cosa juzgada en el petitorio y aún\n respecto de la materia propia del juicio.". Añade\n que, si no hay excepción perentoria de cosa juzgada, no\n hay dilatoria de litis pendencia y anota las siguientes consecuencias:\n "a) Pendiente el juicio posesorio promovido por el poseedor\n despojado o perturbado, puede su contrincante suscitarle el juicio\n ordinario de propiedad... b) el mismo actor en el juicio posesorio,\n si prevé el mal éxito de su acción o tiene\n algún otro motivo puede suscitar el juicio petitorio,\n sin que haya derecho a oponerle la excepción de litis\n pendencia..." (Víctor Manuel Peñaherrera -\n La Posesión, pág. 169 y sgts.); a criterio de Eduardo\n Couture, "... El proceso posesorio es normalmente, abreviado\n y de trámites acelerados, tal como corresponde a la necesidad\n de amparar la posesión, y en más de un caso, el\n simple orden de cosas establecido, en forma inmediata, casi policial,\n contra cualquier clase de perturbaciones. Tales razones no corresponden\n al proceso en que se debate la propiedad". (Así,\n con correcta fundamentación, el fallo que aparece en "Rey.\n D.J.A.", t. 32. p. 113) (Fundamentos del Derecho Procesal\n Civil, pág. 86); Ugo Rocco sostiene: "Ias providencias\n inmediatas emitidas por el pretor en juicio posesorio pueden\n ser objeto de revocación, y por tanto, de suspensión,\n que es una revocación temporal del acto. No están\n sujetas a impugnación" (Tratado de Derecho Procesal\n Civil, Tomo V, pág. 322); Francesco Carnelutti enseña\n que: "El carácter común entre el proceso cautelar\n y el proceso posesorio está en que tanto éste como\n aquel no son definitivos, en el sentido de que puede desplegarse\n después de ellos otro proceso (definitivo, tradicionalmente\n llamado petitorio...)" (Instituciones del Proceso Civil,\n pág. 89); Enrique Véscovi, en el Título:\n "5) Providencias excluidas de la casación a texto\n expreso", dice: "C) 'Cuando la ley concede el beneficio\n del juicio ordinario posterior' (...): Tienen juicio ordinario\n posterior, el ejecutivo, la entrega de la cosa, los posesorios..."\n (La Casación Civil, pág. 51); y, el Diccionario\n Jurídico de Joaquín Escriche en la definición\n de juicio petitorio y juicio posesorio después de la definición\n del petitorio, dice: ". . .Tiene por el contrario el nombre\n de posesorio el juicio en que no disputamos sobre la propiedad,\n dominio o cuasi dominio de alguna cosa o derecho, sino sobre\n la adquisición, retención o recobro de la posesión\n o cuasi-posesión de una cosa corporal o incorporal."\n (Diccionario Jurídico, pág. 996). Además,\n dada la naturaleza cautelar propia de esta acción no puede\n considerarse como un proceso de conocimiento cuya sentencia le\n ponga fin como exige la ley para la procedencia del recurso,\n criterio que ha sido aplicado por la Sala en varios recursos\n de casación propuestos contra las sentencias dictadas\n en acciones posesorias. Por todo lo expuesto, la Tercera Sala\n de lo Civil y Mercantil de la Corte Suprema de Justicia rechaza\n el recurso de casación interpuesto por Miguel Alejandro\n Beltrán Saavedra y Luisa Marina Saavedra Espinoza y ordena\n la devolución del proceso al inferior para los fines legales\n pertinentes. Sin costas ni multa.

\n\n

Fdo.) Dres. Rodrigo Varea Avilés, Estuardo Hurtado\n Larrea y Galo Pico Mantilla, Ministros Jueces.

\n\n

Certifico.

\n\n

f.) Dra. Lucía Toledo Puebla, Secretaria Relatora.

\n\n

Las dos fojas que anteceden son fieles copias de sus originales.-\n Certifico.- Quito, 10 de septiembre de 2003.

\n\n

f) Secretaria Relatora.

\n\n

 

\n\n

No 196-2003

\n\n

JUICIO VERBAL SUMARIO

\n\n

ACTORES: Luis Humberto Muyudumbay, María\n Luz Minchala Zumba y María Ángeles Minchala Zumba.

\n\n

DEMANDADA: Blanca Inés Gomezcoello\n Moreno.

\n\n

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA
\n TERCERA SALA DE LO CIVIL Y MERCANTIL

\n\n

Quito, 10 de septiembre de 2003; a las\n 08h41.

\n\n

VISTOS (222-2003): En el juicio verbal sumario que por amparo\n de posesión siguen Luis Humberto Muyudumbay, María\n Luz Minchala Zumba y Maria Ángeles Minchala Zamba a Blanca\n Inés Gomezcoello Moreno, los actores deducen recurso de\n casación contra la sentencia. pronunciada por la Segunda\n Sala de la Corte Superior de Justicia de Azogues, mediante la\n cual confirma en todas sus partes la dictada por el Juez Segundo\n de lo Civil de Azogues que declara sin lugar la demanda. Concedido\n el recurso, por el sorteo de ley, ha correspondido su conocimiento\n a esta Sala, la misma que, para resolver hace las siguientes\n consideraciones: PRIMERO. - Como el Art. 2 de la Ley de Casación\n vigente prescribe la procedencia del recurso: '... contra las\n sentencias y autos que pongan fin a los procesos de conocimiento,\n dictados por las cortes superiores, por los tribunales distritales\n de lo fiscal y de lo contencioso administrativo" hay que\n examinar, en primer término, si el juicio de amparo de\n la posesión en estudio pone fin al proceso. Al respecto,\n el Art. 702 del Código de Procedimiento Civil contenido\n en el Titulo II, Sección 11 va. "De los Juicios Posesorios"\n dispone que: "Las sentencias dictadas en estos juicios se\n ejecutarán, no obstante cualesquiera reclamaciones de\n terceros, las que se tramitarán por separado. El fallo\n que se pronuncie al respecto de dichas reclamaciones podrá\n rectificar la sentencia dictada en el juicio posesorio...".\n Por tanto, si la sentencia dictada en un juicio posesorio puede\n ser rectificada por otra que decida reclamaciones de terceros,\n no puede considerarse como definitivo al primer pronunciamiento.\n SEGUNDO.- La necesidad de que las decisiones sean definitivas\n para que haya lugar al recurso de casación, es reconocida\n por la doctrina. Así Manuel de la Plaza dice que: ".\n . .No son definitivas las sentencias que recaen en juicio ejecutivo...,\n porque no producen excepción de cosa juzgada y son susceptibles\n de otro juicio". Añade que: "No cabe tampoco\n la casación contra las sentencias, dictadas en los juicios\n posesorios.., y ello porque en los de esta naturaleza, de igual\n modo que en los ejecutivos, la sentencia, a pesar de ser final\n en el juicio de posesión, no impide que la cuestión\n de la propiedad se ventile en el ordinario." (subrayado\n de la Sala). También, sostiene que: "...d) Normalmente,\n y lógicamente además, la casación, con estas\n y otras limitaciones, no considera más que las sentencias\n recaídas en el proceso de cognición, no las que\n se dictan en el de ejecución que le subsigue;..."\n (La Casación Civil págs. 141 a 145). Humberto Murcia\n Ballén, al referirse a las "sentencias recurribles\n en casación" dice que, dado el carácter extraordinario\n del recurso de casación la ley lo reserva para impugnar\n únicamente ciertas y -determinadas sentencias: las proferidas\n en procesos que, ora por la naturaleza de la cuestión\n controvertida, o ya por la cuantía del negocio, revisten\n mayor entidad o trascendencia" (Recurso de Casación\n Civil, pág. 174). También otros tratadistas sostienen\n que el recurso de casación procede tan sólo cuando\n se trata de sentencias definitivas entre otros Murcia Ballén,\n pág. 131; Fernando de la Rúa, págs. 193,\n 483, 519 y 547; Manuel de la Plaza, págs. 135, 138, 139y142.TERCERO.-En\n cuanto al hecho de que los juicios posesorios no son procesos\n de conocimiento tanto la doctrina como la jurisprudencia están\n acordes en sostener que dichos juicios no tienen ese carácter\n pues se originan en los interdictos romanos establecidos para\n regular de urgencia determinado estado posesorio y sus decisiones,\n como queda dicho, no son inmutables, como se desprende de las\n siguientes opiniones del tratadista Víctor Manuel Peñaherrera:\n ". . Mediante juicio posesorio, el poseedor recobra o alianza\n su posesión; pero no de modo definitivo, sino precario:\n es el dueño presunto y nada más aunque eso en sí\n vale mucho. El triunfo en ese juicio no impide en manera alguna\n el que enseguida pueda disputarse el derecho en juicio petitorio,\n y declararse que esa posesión amparada y protegida en\n el posesorio, ha sido injusta e ilegal. El fallo expedido en\n juicio posesorio no produce excepción de cosa juzgada\n en el petitorio y aún respecto de la materia propia del\n juicio". Añade que, si no hay excepción perento

 

Change password



Loading..