Registro Oficial

Registro Oficial No. 25 - Lunes 14 de Septiembre de 2009 PRIMER SUPLEMENTO

Miércoles, 23 de septiembre de 2009

Última modificación: Miércoles, 17 de julio de 2013 | 11:00

\n \n \n \n \n

\n \n

\n \n

\n \n

\n \n

REGISTRO OFICIAL

\n

Administración del Señor Ec. Rafael Correa Delgado

\n

Presidente Constitucional de la República del Ecuador

\n

Lunes, 14 de Septiembre de 2009 - R. O. No. 25

\n

PRIMER SUPLEMENTO

\n

 

\n

\n

  \n \n \n \n \n \n \n \n \n \n \n

CORTE CONSTITUCIONAL

\n

Para el Período de Transición

\n
 
\n
DICTAMENES:
\n
 
\n

009-09-DTI-CC Emítese dictamen de constitucionalidad favorable para la aprobación de la Convención sobre Municiones de Racimo, por adecuarse plenamente al texto de la Constitución de la República

\n
 
\n

0010-09-DTI-CC Emítese dictamen favorable de constitucionalidad del Protocolo Facultativo de la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, por cuanto es compatible con la vigente Constitución de la República del Ecuador y, por consiguiente, se debe continuar con el proceso de aprobación

\n
 
\n
SENTENCIAS:
\n
 
\n

0003-09-SIC-CC Interprétase con carácter de vinculante los artículos 18 del Régimen de Transición; el último inciso del artículo 17 del Régimen de Transición; el numeral 12 del artículo 208 de la Constitución de la República; y el artículo 76 de la Constitución de la República, en el sentido que sea el mismo Tribunal Contencioso Electoral el competente para designar a los jueces y juezas suplentes necesarios para integrar el Pleno del Tribunal Contencioso Electoral en caso de ausencia de los jueces titulares y/o suplentes designados por la ex Asamblea Constituyente del 2008

\n
 
\n

004-09-SIN-CC Deséchase la demanda de inconstitucionalidad parcial planteada, respecto del artículo 57 del Reglamento de Régimen Académico del Sistema Nacional de Educación Superior, CONESUP

\n
 
\n

021-09-SEP-CC Deséchase la acción extraordinaria de protección planteada por los accionantes

\n
 
\n
 
\n

ORDENANZAS MUNICIPALES:

\n
 
\n

-.......... Cantón Quero: Que reforma a la Ordenanza de creación y que regula el funcionamiento del Patronato de Acción Social Nuestra Señora del Monte

\n
 
\n

-.......... Gobierno Municipal Autónomo del Cantón Huaquillas: Ordenanza sustitutiva que reglamenta la utilización de letreros y avisos comerciales

\n

\n \n \n \n \n \n \n \n \n

Quito, D. M., 13 de agosto del 2009
\n
 
\n
DICTAMEN N º 009-09-DTI-CC
\n
 
\n
CASO: 0007-09-TI
\n
 
\n
LA CORTE CONSTITUCIONAL,
\n

para el período de transición

\n
 
\n

Juez Constitucional Sustanciador: Dr. Hernando Morales Vinueza

\n
 
\n

I. ANTECEDENTES

\n
 
\n

El economista Rafael Correa Delgado, Presidente Constitucional de la República, mediante oficio N.º T.4475-SGJ-09-1482, del 09 de junio del 2009, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 438, numeral 1, de la Constitución de la República, solicita del pleno de la Corte Constitucional, para el período de transición, el dictamen previo y vinculante de constitucionalidad de la Convención sobre Municiones de Racimo.

\n
 
\n

II. CONVENCIÓN SOBRE MUNICIONES

\n
EN RACIMO
\n
 
\n
Los Estados Parte de la presente Convención,
\n
 
\n

Profundamente preocupados porque las poblaciones civiles y los civiles individualmente considerados continúan siendo los más afectados por los conflictos armados,

\n
 
\n

Decididos a poner fin definitivamente al sufrimiento y a las muertes causadas por las municiones en racimo en el momento de su uso, cuando no funcionan como se esperaba o cuando son abandonadas,

\n
 
\n

Preocupados porque los restos de municiones en racimo matan o mutilan a civiles, incluidos mujeres y niños, obstruyen el desarrollo económico y social, debido, entre otras razones, a la pérdida del sustento, impiden la rehabilitación post-conflicto y la reconstrucción, retrasan o impiden el regreso de refugiados y personas internamente desplazadas, pueden impactar negativamente en los esfuerzos nacionales e internacionales de construcción de la paz y asistencia humanitaria, además de tener otras graves consecuencias que pueden perdurar muchos años después de su uso,

\n
 
\n

Profundamente preocupados también por los peligros presentados por los grandes arsenales nacionales de municiones en racimo conservados para uso operacional, y decididos a asegurar su pronta destrucción,

\n
 
\n

Creyendo en la necesidad de contribuir realmente de manera eficiente y coordinada a resolver el desafío de eliminar los restos de municiones en racimo localizados en todo el mundo y asegurar su destrucción,

\n
 
\n

Decididos también a asegurar la plena realización de los derechos de todas las víctimas de municiones en racimo y reconociendo su inherente dignidad, Resueltos a hacer todo lo posible para proporcionar asistencia a las víctimas de municiones en racimo, incluida atención médica, rehabilitación y apoyo psicológico, así como para proveer los medios para lograr su inclusión social y económica,

\n
 
\n

Reconociendo la necesidad de proporcionar a las víctimas de municiones en racimo asistencia que responda a la edad y al género y de abordar las necesidades especiales de los grupos vulnerables,

\n
 
\n

Teniendo presente la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, que, inter alia, exige que los Estados parte de esa Convención se comprometan a garantizar y promover la plena realización de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de todas  las  personas  con  discapacidad sin  discriminación  de  ningún  tipo  por  motivos  de  la  misma,

\n
 
\n

Conscientes de la necesidad de coordinar adecuadamente los esfuerzos emprendidos en varios foros para abordar los derechos y las necesidades de las víctimas de diferentes tipos de armas, y resueltos a evitar la discriminación entre las víctimas de diferentes tipos de armas,

\n
 
\n

Reafirmando que, en los casos no previstos en la presente Convención o en otros acuerdos internacionales, las personas civiles y los combatientes quedan bajo la protección y el imperio de los principios del Derecho Internacional derivados de los usos establecidos, de los principios de humanidad y de los dictados de la conciencia pública,

\n
 
\n

Resueltos también a que a los grupos armados que no pertenezcan a las Fuerzas Armadas de un Estado no se les permita, en circunstancia alguna, participar en actividad alguna prohibida a un Estado Parte de la presente Convención,

\n
 
\n

Acogiendo con satisfacción el amplísimo apoyo internacional a la norma internacional que prohíbe el empleo de minas antipersonal, contenida en la Convención sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonal y sobre su destrucción de 1997,

\n
 
\n

Acogiendo también con beneplácito la adopción del Protocolo sobre restos explosivos de guerra, anexo a la Convención sobre prohibiciones o restricciones del empleo de ciertas armas convencionales que puedan considerarse excesivamente nocivas o de efectos indiscriminados, y su entrada en vigor el 12 de noviembre de 2006, y con el deseo de aumentar la protección de los civiles de los efectos de los restos de municiones en racimo en ambientes post-conflicto,

\n
 
\n

Teniendo presente también la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la mujer y la paz y la seguridad, y la Resolución 1612 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre los niños y los conflictos armados,

\n
 
\n

Dando además la bienvenida a las medidas tomadas en años recientes a nivel nacional, regional y global, dirigidas a prohibir, restringir o suspender el empleo, almacenamiento, producción y transferencia de municiones en racimo, Poniendo de relieve el papel desempeñado por la conciencia pública en el fomento de los principios humanitarios, como ha puesto de manifiesto el llamamiento global para poner fin al sufrimiento de los civiles causado por las municiones en racimo, y reconociendo el esfuerzo que a tal fin han realizado las Naciones Unidas, el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Coalición contra las Municiones en Racimo y otras numerosas organizaciones no gubernamentales de todo el mundo,

\n
 
\n

Reafirmando la Declaración de la Conferencia de Oslo sobre municiones en racimo, por la que, inter alia, los Estados reconocieron las graves consecuencias del uso de las municiones en racimo y se comprometieron a concluir para 2008 un instrumento jurídicamente vinculante que prohibiera el empleo, producción, transferencia y almacenamiento de municiones en racimo que causan daños inaceptables a civiles, y a establecer un marco de cooperación y asistencia que garantizara la adecuada prestación de atención y rehabilitación para las víctimas, la limpieza de áreas contaminadas, la educación sobre reducción de riesgos y la destrucción de los arsenales,

\n
 
\n

Poniendo de relieve la conveniencia de lograr la vinculación de todos los Estados a la presente Convención, y decididos a trabajar enérgicamente hacia la promoción de su universalización y su plena implementación,

\n
 
\n

Basándose en los principios y las normas del Derecho Internacional Humanitario, y particularmente en el principio según el cual el derecho de las partes participantes en un conflicto armado a elegir los métodos o medios de combate no es ilimitado, y en las normas que establecen que las partes de un conflicto deben en todo momento distinguir entre la población civil y los combatientes y entre bienes de carácter civil y objetivos militares y dirigir, por consiguiente, sus operaciones solamente contra objetivos militares; que en la realización de operaciones militares se prestará atención constante para salvaguardar a la población civil, a sus miembros y los bienes de carácter civil, y que la población civil y los civiles individualmente considerados disfrutan de protección general de los peligros derivados de las operaciones militares,

\n
 
\n
 
\n
HAN CONVENIDO en lo siguiente:
\n
 
\n

Artículo 1

\n
 
\n

Obligaciones generales y ámbito de aplicación

\n
 
\n

1. Cada Estado Parte se compromete a nunca, y bajo ninguna circunstancia:

\n
 
\n
(a)    Emplear municiones en racimo;
\n
 
\n

(b)   Desarrollar, producir, adquirir de un modo u otro, almacenar, conservar o transferir a nadie, directa o indirectamente, municiones en racimo;

\n
 
\n

(c)    Ayudar, alentar o inducir a nadie a participar en una actividad prohibida a un Estado Parte según lo establecido en la presente Convención.

\n
 
\n

2. El apartado primero de este Artículo se aplica, mutatis mutandis, a bombetas explosivas que están específicamente diseñadas para ser dispersadas o liberadas de dispositivos emisores fijados a aeronaves.

\n
 
\n
3. La presente Convención no se aplica a las minas.
\n
 
\n

Artículo 2

\n
 
\n
Definiciones
\n
 
\n
Para efectos de la presente Convención:
\n
 
\n

1. Por “víctimas de municiones en racimo” se entiende todas las personas que han perdido la vida o han sufrido un daño físico o psicológico, una pérdida económica, marginación social o un daño substancial en la realización de sus derechos debido al empleo de municiones en racimo. La definición incluye a aquellas personas directamente afectadas por las municiones en racimo, así como a los familiares y comunidades perjudicados;

\n
 
\n

2. Por “munición en racimo” se entiende una munición convencional que ha sido diseñada para dispersar o liberar submuniciones explosivas, cada una de ellas de un peso inferior a 20 kilogramos, y que incluye estas submuniciones explosivas. La definición no incluye:

\n
 
\n

(a)    Una munición o submunición diseñada para emitir bengalas, humo, efectos de pirotecnia o contramedidas de radar (“chaff”); o una munición diseñada exclusivamente con una función de defensa aérea;

\n
 
\n

(b)   Una munición o submunición diseñada para producir efectos eléctricos o electrónicos;

\n
 
\n

(c)    Una munición que, a fin de evitar efectos indiscriminados en una zona, así como los riesgos que entrañan las submuniciones sin estallar, reúne todas las características siguientes:

\n
 
\n

(i)    Cada munición contiene menos de diez submuniciones explosivas;

\n
 
\n

(ii)   Cada submunición explosiva pesa más de cuatro kilogramos;

\n
 
\n

(iii) Cada submunición explosiva está diseñada para detectar y atacar un objeto que constituya un blanco único;

\n
 
\n

(iv) Cada submunición explosiva está equipada con un mecanismo de autodestrucción electrónico;

\n
 
\n

(v)   Cada submunición explosiva está equipada con un dispositivo de autodesactivación electrónico;

\n
 
\n

3. Por “submunición explosiva” se entiende una munición convencional que, para desarrollar su función, es dispersada o liberada por una munición en racimo y está diseñada para funcionar mediante la detonación de una carga explosiva antes del impacto, de manera simultánea al impacto o con posterioridad al mismo;

\n
 
\n

4. Por “munición en racimo fallida” se entiende una munición en racimo que ha sido disparada, soltada, lanzada, proyectada o arrojada de otro modo y que debería haber dispersado o liberado sus submuniciones explosivas pero no lo hizo;

\n
 
\n

5. Por “submunición sin estallar” se entiende una submunición explosiva que ha sido dispersada o liberada, o que se ha separado de otro modo, de una munición en racimo, y no ha estallado como se esperaba;

\n
 
\n

6. Por “municiones en racimo abandonadas” se entiende aquellas municiones en racimo o submuniciones explosivas que no han sido usadas y que han sido abandonadas o desechadas y ya no se encuentran bajo el control de la Parte que las abandonó o desechó. Pueden o no haber sido preparadas para su empleo;

\n
 
\n

7. Por “restos de municiones en racimo” se entiende municiones en racimo fallidas, municiones en racimo abandonadas, submuniciones sin estallar y bombetas sin estallar;

\n
 
\n

8. “Transferencia” supone, además del traslado físico de municiones en racimo dentro o fuera de un territorio nacional, la transferencia del dominio y control sobre municiones en racimo, pero no incluye la transferencia del territorio que contenga restos de municiones en racimo;

\n
 
\n

9. Por “mecanismo de autodestrucción” se entiende un mecanismo de funcionamiento automático incorporado que es adicional al mecanismo iniciador primario de la munición y que asegura la destrucción de la munición en la que está incorporado;

\n
 
\n

10. Por “autodesactivación” se entiende el hacer inactiva, de manera automática, una munición por medio del agotamiento irreversible de un componente, como, por ejemplo, una batería, que es esencial para el funcionamiento de la munición;

\n
 
\n

11. Por “área contaminada con municiones en racimo” se entiende un área que se sabe o se sospecha que contiene restos de municiones en racimo;

\n
 
\n

12. Por “mina” se entiende toda munición diseñada para colocarse debajo, sobre o cerca de la superficie del terreno u otra superficie cualquiera y concebida para detonar o explotar por la presencia, la proximidad o el contacto de una persona o de un vehículo;

\n
 
\n

13. Por “bombeta explosiva” se entiende una munición convencional, de menos de 20 kilogramos de peso, que no es autopropulsada y que, para realizar su función, debe ser dispersada o liberada por un dispositivo emisor, y que está diseñada para funcionar mediante la detonación de una carga explosiva antes del impacto, de manera simultánea al impacto o con posterioridad al mismo;

\n
 
\n

14. Por “dispositivo emisor” se entiende un contenedor que está diseñado para dispersar o liberar bombetas explosivas y que está fijado a una aeronave en el momento de la dispersión o liberación;

\n
 
\n

15. Por “bombeta sin estallar” se entiende una bombeta explosiva que ha sido dispersada, liberada o separada de otro modo de un emisor y no ha estallado como se esperaba.

\n
 
\n
 
\n
Artículo 3
\n
 
\n

Almacenamiento y destrucción de reservas

\n
 
\n

1. Cada Estado Parte deberá, de conformidad con la legislación nacional, separar todas las municiones en racimo bajo su jurisdicción y control de las municiones conservadas para uso operacional y marcarlas para su destrucción.

\n
 
\n

2. Cada Estado Parte se compromete a destruir, o a asegurar la destrucción, de todas las municiones en racimo a las que se hace referencia en el apartado 1 de este Artículo lo antes posible y, a más tardar, en un plazo de ocho años a partir de la entrada en vigor de la presente Convención para ese Estado Parte. Cada Estado Parte se compromete a asegurar que los métodos de destrucción cumplan las normas internacionales aplicables para la protección de la salud pública y el medio ambiente.

\n
 
\n

3. Si un Estado Parte considera que no le será posible destruir o asegurar la destrucción de todas las municiones en racimo a las que se hace referencia en el apartado 1 de este Artículo dentro de un plazo de ocho años a partir de la entrada en vigor de la presente Convención para ese Estado, podrá presentar una solicitud a una Reunión de Estados Parte o a una Conferencia de Examen con el objeto de que se prorrogue hasta un máximo de cuatro años el plazo para completar la destrucción de dichas municiones e

 

Change password



Loading..