Registro Oficial

Registro Oficial No 137 - Jueves 12 de Junio de 2014 Edicion Especial

Jueves, 12 de junio de 2014

Última modificación: Viernes, 01 de agosto de 2014 | 12:23

Administración del Señor Ec. Rafael Correa Delgado

Presidente Constitucional de la República del Ecuador

Jueves 12 de Junio  2014 - R. O. No. 137

 

 

EDICIÓN ESPECIAL

 

SUMARIO

 

Función Judicial

 

Resolucones                       

 

Corte Nacional de Justicia Sala Especializada de lo Penal:

 

Recursos de casación en los juicios penales seguidos en contra de las siguientes personas:

 

673-2006 Miguel Ángel Oña Oña

 

               

405-2008 Edwin Geovanny Escobar Álvarez y otros

 

               

248-2009 Wilson Joffre Cabrera Males

 

               

396-2009 Herederos Nuques

 

               

501-2009 Stalin Virgilio Zambrano Zambrano

 

               

581-2009 Franklin Fernando Malliquinga Chango

 

               

767-2009 Alejandro Agustín Ruiz Ruiz

 

               

849-2009 Walter Humberto Poveda Salazar y otro

 

               

905-2009 Ronny Alberto Mero González

 

               

1066-2009 Mario Fabricio Estupiñán Medina y otro

 

                              

Sala Especializada de lo Contencioso Tributario:

 

Recursos de casación en los juicios seguidos por las siguientes personas naturales y/o jurídicas:

 

330-2010 Señor Paul Stroe, representante legal de Rompetrol Upstream International Limited

               

336-2010 Compañía Bira Bienes Raíces S.A. en contra del Servicio de Rentas Internas

               

337-2010 Compañía Sociedad Predial y Mercantil Milatex S.A., en contra de la Corporación Aduanera Ecuatoriana

               

339-2010 Compañía El Rosario (ERSA) S.A. en contra del Servicio de Rentas Internas del Litoral Sur

 

 

CONTENIDO

 


 

No. 673-2006

 

JUEZ PONENTE: Dr. Paul Íñiguez Ríos.

 

CORTE NACIONAL DE JUSTICIA

SALA DE LO PENAL

 

Quito, 15 de marzo de 2012, las 10h00.

 

VISTOS: El sentenciado Miguel Ángel Oña Oña, presenta recurso de REVISIÓN, contra la sentencia ejecutoriada, dictada por el Primer Tribunal Penal de Cotopaxi, el 11 de julio del 2006, a las 16h30, y que le encuentra autor y responsable del delito de tenencia ilícita de armas de fuego, tipificado y sancionado por los artículos 19 y 31 de la Ley de Fabricación, Importación, Exportación, Comercialización y Tenencia de Armas , Municiones, Explosivos y Accesorios, en armonía con el artículo 42 del Código Penal, imponiéndole la pena de tres años de reclusión menor y multa de diez mil sucres o su equivalente en dólares americanos.- Con el recurso presentado por el recurrente, se ha corrido traslado al señor Fiscal General del Estado, quien contestó, de conformidad con lo que establece el Art. 365 del Código de Procedimiento Penal. Siendo el estado de la causa el de resolver, para hacerlo se considera: PRIMERO: JURISDICCIÓN Y COMPETENCIA.- El Consejo de la Judicatura de Transición posesionó a las Juezas y Jueces Nacionales el 26 de enero de 2012. El Pleno de la Corte Nacional de Justicia en sesión de 30 de enero de 2012, conformó sus ocho Salas Especializadas conforme dispone el Código Orgánico de la Función Judicial en su artículo 183. La Sala Especializada de lo Penal tiene competencia para conocerlos recursos de revisión en materia penal según los artículos 184.1 de la Constitución de la República del Ecuador, y 186.1 del Código Orgánico de la Función Judicial, éste cuerpo legal en la Segunda Disposición Transitoria dispone que: ?en todo lo relativo a la competencia, organización y funcionamiento de la Corte Nacional de Justicia, este Código entrará en vigencia a partir de la fecha en que se posesionen los nuevos jueces nacionales elegidos y nombrados de conformidad con lo establecido en la Constitución y este Código.?. Por lo expuesto, avocamos conocimiento de la causa No. 673-06 ex Segunda Sala, en virtud del sorteo realizado el 09 de febrero del 2012. Habiéndose mediante sorteo designado este Tribunal y al Juez Ponente Dr. Paul Íñiguez, de conformidad con los Arts. 185 de la Constitución de la República, 141 del Código Orgánico de la Función Judicial, con lo que los suscritos, al tenor de las normas antes referidas y las del Art. 360 del Código de Procedimiento Penal, somos competentes para conocer el recurso de revisión planteado.- SEGUNDO: VALIDEZ PROCESAL.- Revisado el procedimiento de la presente acción,  no se advierte vicio u omisión de solemnidad sustancial alguna, que podría causar nulidad; por lo que este Tribunal de Alzada, declara la validez de esta causa penal. TERCERO: FUNDAMENTACION DEL RECURSO.- El recurrente en la fundamentación del recurso dice que con fecha 25 de diciembre del 2005 fue privado de su libertad por un juicio de abigeato del que fue sobreseído, y por dentro de esa causa se solicita el allanamiento del domicilio que se supone es de su propiedad, con la finalidad de recuperar las evidencias motivo de esa investigación, que en el interior de una pequeña covacha han encontrado la carabina, todo lo que ocurre cuando estaba privado de su libertad, siendo imputado injustamente por ?supuesta tenencia ilegal de armas?, hecho que no podía cometerlo jamás por estar detenido. Que la sentencia se ha dictado en base a testigos falsos e informes periciales maliciosos y errados, que Carlos Taco Laica, que hace el allanamiento no tiene forma de saber si la pequeña covacha en la que ha encontrado el arma, sea el domicilio de Miguel Ángel Oña Oña, peor por tratarse a una construcción rústica con cubierta de plástico. El testigo asegura que es un arma de casa pero que puede disparar y matar a una persona, sin que sea arma de dotación policial o militar. Que el allanamiento fue ilegal, que no se ha probado que sea el domicilio de alguna persona. Que el Art. 162 del Código Penal, se sustituye por el siguiente ?los particulares que sin permiso necesario y sin debida explicación portaren armas de uso militar o policial y de cualquier otro tipo similar, serán sancionados con prisión de 1 a 5 años y multa de nueve a cuarenta y cuatro dólares de los Estados Unidos de América?: según reforma publicada en el Registro oficial 231 del 17 de marzo del 2006; es decir que se ha promulgado una Ley posterior más benigna, que sanciona a los particulares que sin el permiso necesario y sin la debida explicación portaren armas, singularizando además que deben ser de uso militar o policial o de otro tipo similar, sancionando únicamente con prisión. Con estos antecedentes amparado en lo que dispone el Art. 360 causal es 3, 4 y 5 del Código de Procedimiento Penal, interpone recurso de revisión de la sentencia condenatoria dictada en su contra el 11 de julio del 2006, a las 16h30. CUARTO: DICTAMEN FISCAL.- El señor representante del Ministerio Fiscal del Estado, en la parte principal de su opinión Fiscal manifiesta: ?[...] TERCERO.- Según el Art. 360 del Código de Procedimiento Penal, este recurso procede cuando el juzgador hubiese cometido un error de hecho en la sentencia y requiere que esta se encuentre ejecutoriada y sea condenatoria. Los numerales 3 y 4 del mencionado artículo, que fueran invocados por el recurrente, exigen que con nuevas pruebas se demuestre que la sentencia se ha dictado en virtud de documentos o testigos falsos o de informes pericia les maliciosos o errados; y se demuestre que el sentenciado no  sea  responsable  del  delito  por  el  que  se  le  condenó. Para justificar las causales 3 y 4 del Art. 360 del Código de Procedimiento Penal, en la que sustenta el pedido de revisión, el recurrente durante el período de prueba concedido para tal efecto Sala, debió presentar los elementos que acrediten que la sentencia dictada en su contra se basa en documentos falsos, testigos falsos o informes periciales maliciosos o errados, lo que no hizo de manera alguna; como tampoco demostró no ser responsable del delito por el que se le condenó, limitándose tan solo a presentar copias certificadas de la causa penal No. 83-2005 ( del expediente fiscal Mo. 455-05) que por abigeato se dictó en su contra y certificación emitida por la Secretaría del Centro de Rehabilitación Social de Latacunga; con las cuales no demuestra de ninguna forma las dos causales antes citadas. La causal 5 del Art. 360 del Código de Procedimiento Penal dice cuando se haya promulgado una ley posterior más benigna, invocada por el mismo recurrente en su recurso de revisión; por lo que encontrándose en actual vigencia el Art. 162 del Código de Procedimiento Penal cuyo texto dice: ? Los particular que sin el permiso necesario y sin debida explicación, portaren armas de uso militar o policial o de cualquier otro tipo similar, serán sancionados con prisión de uno a cinco años y multa de nueve a cuarenta y cuatro dólares de los Estados Unidos de Norteamérica? estimo que en el presente caso podría aplicarse esta disposición dando lugar al recurso revisión, por haberse promulgado una ley posterior más benigna. Por lo expuesto, al haberse promulgado una ley posterior, que sería la contemplada en el Art. 162 del Código de Procedimiento Penal, y en atención a lo dispuesto en los Arts. 24 numeral 2 de la Constitución Política del Estado, en concordancia con el Art. 2 incisos 3 y 4 del Código Penal, estimo que el recurso de revisión interpuesto por el sentenciado Miguel Ángel Oña Oña es procedente, por las consideraciones que dejo anotadas, solicitando se dicte la sentencia que corresponda. QUINTO: CONSIDERACIONES DE LA SALA.- 1.- El recurso de revisión es un medio extraordinario para remover la sentencia injusta pasada en autoridad de cosa juzgada (en base a las causales determinadas por la ley), mediante un nuevo examen para comprobar el error judicial en que ha incurrido el juzgador, es decir cuando el juzgador se ha equivocado ?en el análisis de los elementos del delito, haciendo constar lo que, en efecto no existió, u omitiendo lo que, en realidad existió, entonces, da lugar al recurso de revisión? (Zavala Baquerizo).- Este recurso permite revocar la sentencia condenatoria en firme, ejecutada o ejecutándose, cuando concurra una de las causales determinadas en el Art. 360 del Código de Procedimiento Penal, para ello, la ley exige la presentación de nuevas pruebas, pero en el caso que nos ocupa existen pruebas que justifican la materialidad de la infracción y responsabilidad del imputado, quien admitió ser dueño del arma de fuego. 2.- El artículo 31 de la Ley sobre Armas, Municiones, Explosivos y Accesorios. Fabricación, Importación, Exportación, Comercialización y Tenencia, dice: ?Los que con violación, a las normas de esta Ley fabricaren, suministraren, adquirieren, sustrajeren, arrojaren, usaren, transportaren o tuvieren en su poder armas, municiones, explosivos, accesorios o materia destinadas a su fabricación serán reprimidos con reclusión menor de 3 a 6 años y con multa de cinco mil a diez mil sucres sin perjuicio del decomiso de las armas de fuego, municiones, explosivos, accesorios, materias primas que constituyan la infracción.?. 3.- El artículo 19 de la  Ley sobre Armas, Municiones, Explosivos y Accesorios. Fabricación, Importación, Exportación, Comercialización y Tenencia, dice: ?Ninguna persona natural o jurídica podrá, sin la autorización respectiva, tener o portar cualquier tipo de arma de fuego. Se exceptúa de esta prohibición al Personal de las Fuerzas Armadas, Policía Nacional, Policía Militar Aduanera y demás organismos estatales cuyos miembros podrán utilizarlas en la forma que señalan las Leyes y Reglamentos de la Materia.?. 4.- Para que prospere el recurso de revisión, la ley exige presentación de nuevas pruebas, las que deben ser pertinentes para justificar las causales 3 y 4 del artículo 360 del Código de Procedimiento Penal, que se han invocado al interponer el recurso, que sean pertinentes y desvirtúen la acusación. Le correspondía probar a Miguel Ángel Oña Oña que la sentencia se dictó en base a testigos falsos e informes periciales maliciosos y errados; o que no es responsable del delito por el que se le condenó, lo que no ha sucedido en el presente caso. 5.- Siendo la ley sobre Armas, Municiones, Explosivos y Accesorios. Fabricación, Importación, Exportación, Comercialización y Tenencia por la que se lo juzga y por la que lo acusa el fiscal en su dictamen de fojas 78 y vta., una Ley Especial y específica para la materia de la que se trata este juicio, está ley prevalece por sobre el artículo 162 del Código Penal (ley ordinaria), citado por el recurrente. Por lo que en aplicación de los artículos 19 y 31 de la Ley sobre Armas, Municiones, Explosivos y Accesorios. Fabricación, Importación, Exportación, Comercialización y Tenencia en concordancia con el artículo 42 del Código Penal; y, de conformidad con el Art. 76, numerales 1 y 7 literal 1) de la Constitución , esta Sala de lo Penal de la Corte Nacional de Justicia ?ADMINISTRANDO JUSTICIA EN NOMBRE DEL PUEBLO SOBERANO DEL ECUADOR Y POR AUTORIDAD DE LA CONSTITUCIÓN Y LAS LEYES DE LA REPÚBLICA?, desecha el recurso de revisión interpuesto por el sentenciado Miguel Ángel Oña Oña; respecto a la pena, de autos consta que la Segunda Sala Penal de la Corte Nacional la declaró prescrita. Se deja constancia de que la moratoria en la sustanciación y resolución de este recurso es atribuible a la Corte Suprema y a la anterior Corte Nacional de Justicia y no a esta Corte.- Notifíquese y Devuélvase el proceso al órgano jurisdiccional de origen para fines de ley.- Notifíquese y cúmplase.-

 

 

f.) Dr. Paúl Iñiguez Ríos, Juez Nacional Ponente.

 

f.) Dr. Wilson Merino Sánchez, Juez Nacional.

 

f.) Dr. Jorge Blum Carcelén, Juez Nacional.

 

Certifico.

 

 

Dr. Honorato Jara Vicuña, Secretario Relator.

 

 

Corte Nacional de Justicia.- Sala de lo Penal.- Es fiel copia de su original.- Quito, 12 de septiembre 2012.- Certifico.-

 

f.) El Secretario Relator.

 

No. 405-2008

 

JUEZ PONENTE: Dr. Paúl Íñiguez Ríos.

 

CORTE NACIONAL DE JUSTICIA

SALA DE LO PENAL

 

Quito, 12 de marzo de 2012, a las 11h00.

 

VISTOS: Edwin Geovanny Escobar Álvarez interpone recurso de revisión, de la sentencia dictada el 28 de abril del 2008, a las 10h00, por el Tribunal Segundo de lo Penal de Chimborazo, que los considera a él, a Jessica Maribel Pérez Barriga y a Mario Javier Soria Jácome, coautores del delito de robo calificado, tipificado y reprimido en los artículos 550, 551 y 552 circunstancia 2ª del Código Penal, imponiéndoles a cada uno de ellos la pena de cinco años de prisión correccional. Concluido el trámite para este tipo de recurso y encontrándose la causa en estado de resolver, para hacerlo se considera: PRIMERO: JURISDICCIÓN Y COMPETENCIA.- El Consejo de la Judicatura de Transición posesionó a las Juezas y Jueces Nacionales el 26 de enero de 2012. El Pleno de la Corte Nacional de Justicia en sesión de 30 de enero de 2012, conformó sus ocho Salas Especializadas conforme dispone el Código Orgánico de la Función Judicial en su artículo 183. La Sala Especializada de lo Penal tiene competencia para conocerlos recursos de casación en materia penal según los artículos 184.1 de la Constitución de la República del Ecuador, y 186.1 del Código Orgánico de la Función Judicial, éste cuerpo legal en la Segunda Disposición Transitoria dispone que: ?en todo lo relativo a la competencia, organización y funcionamiento de la Corte Nacional de Justicia, este Código entrará en vigencia a partir de la fecha en que se posesionen los nuevos jueces nacionales elegidos y nombrados de conformidad con lo establecido en la Constitución y este Código. ?. Por lo expuesto, avocamos conocimiento de la causa No.405-2008, en virtud del sorteo realizado el 09 de febrero del 2012. Habiéndose mediante sorteo designado este Tribunal y al Juez Ponente Dr. Paul Íñiguez, de conformidad con los Arts. 185 de la Constitución de la República, 141 del Código Orgánico de la Función Judicial, con lo que los suscritos, al tenor de las normas antes referidas y las del Art. 349 del Código de Procedimiento Penal, somos competentes para conocer el recurso de casación planteado. SEGUNDO.- VALIDEZ PROCESAL.- Revisado el procedimiento de la presente acción, no se advierte vicio u omisión de solemnidad sustancial que pudiera Acarrear su nulidad; por lo que te Tribunal de Casación declara la validez de esta causa penal. TERCERO: FUNDAMENTACIÓN DEL RECURSO.- Edwin Geovanny Escobar Álvarez interpone recurso de revisión por la causal 3 del artículo 360 del Código de Procedimiento Penal, alegando que no se comprobó la existencia de los bienes materia del delito del que se le imputa, que no se comprobó su responsabilidad como autor, cómplice o encubridor de este acto, que no se ha cumplido lo determinado en el Art. 146 del Código Adjetivo Penal, que el perjudicado nunca lo reconoció como autor de hecho, por lo que solicita se revise la sentencia.- CUARTO: DICTAMEN FISCAL.- El Fiscal en la parte principal de su dictamen manifiesta: ?TERCERO.- La Sala, pone en conocimiento de las partes la recepción del proceso y dispone  que la causa se abra a prueba por diez días y fenecido dicho término, en providencia de 19 de marzo del 2009, las 10h00 (fs. 4) declara concluido el período de prueba y dispone que el Ministro Fiscal General, emita su dictamen en 15 días. Es importante señalar que el recurso de revisión ha sido planteado por ello numeral 3 del Art. 360 del Código de Procedimiento Penal, esto es, si la sentencia se ha dictado en virtud de documentos o testigos falsos o de informes periciales maliciosos o errados. En el presente caso, el recurrente Edwin Geovanny Escobar Castro, no ha demostrado con medio de prueba alguno como era su obligación, la causal invocada al fundamentar el recurso de revisión, revelando con ello la indiferencia y falta de iniciativa procesal que justifique la pertinencia de su pretensión, deviniendo por tanto ineficaz el recurso interpuesto.?. QUINTO.- CONSIDERACIONES DE LA SALA: 1.- En nuestro país siempre se ha especificado, como objeto de la revisión, a la sentencia condenatoria. La Jurisprudencia ecuatoriana ha consagrado este recurso, refiriéndose a él como a una verdadera acción impugnatoria de la sentencia que se halla ejecutoriada. Se la plantea con el objeto de constituir una situación jurídica distinta a la que existía, modificarla o extinguirla. 2.- Al revisar el proceso encontramos que la Primera Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia, el 20 de febrero de 2009, abrió la causa a prueba por diez días, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 364 del Código de Procedimiento Penal, vigente a esa fecha, por lo que durante ese tiempo, quien impugnó la sentencia, tenía la obligación de presentar nuevos hechos que desvirtúen aquellos que llevaron al juzgador al convencimiento de la existencia del delito y de la responsabilidad del sentenciado; de modo que, este tribunal pueda revocar el fallo impugnado; pues, el recurso de revisión por su carácter especialísimo, extraordinario tiene la capacidad de modificar la sentencia ejecutoriada, siempre y cuando la nueva prueba aportada sea pertinente al caso y lo suficientemente sólida para variar el fallo; pero en el presente caso no se ha presentado nuevas pruebas como era su obligación . 3.- Por lo expuesto, en concordancia con el dictamen fiscal y sin que se haya demostrado la existencia del error de hecho en la sentencia impugnada, esta Sala de lo Penal de la Corte Nacional, ?ADMINISTRANDO JUSTICIA EN NOMBRE DEL PEUBLO SOBERADO DEL ECUADOR Y POR AUTORIDAD DER LA CONSTITUCIÓN Y LEYES DE LA REPÚBLICA?,  declara  improcedente  el  recurso  de  revisión  interpuesto,  confirmando  la  sentencia  subida  en  grado.-  Notifíquese  y  devuélvase.

 

 

f.) Dr. Paúl Iñiguez Ríos, Juez Nacional.

 

f.) Dr. Wilson Merino Sánchez, Juez Nacional.

 

f.) Dr. Jorge Blum Carcelén, Juez Nacional.

 

f.) Dr. Honorato Jara Vicuña, Secretario Relator.

 

 

Corte Nacional de Justicia.- Sala de lo Penal.- Es fiel copia de su original.- Quito, 12 septiembre 2012.- Certifico: f.) El Secretario Relator

 

No. 248-2009

 

JUEZ PONENTE: Dr. Paúl Íñiguez Ríos.

 

CORTE NACIONAL DE JUSTICIA

SALA ESPECIALIZADA DE LO PENAL

 

Quito, 27 de marzo de 2012, a las 08h30.

 

VISTOS: La Agente Fiscal del Carchi, Dra. Narcisa Tapia Guerrón, presenta recurso de casación en contra de la sentencia absolutoria dictada por el Tribunal de lo Penal del Carchi, a favor de Wilson Joffre Cabrera Males dentro del proceso penal que se instauró en su contra por el delito tipificado y sancionado en los artículos 512 y 513 del Código Penal, por considerar que el acusado no participó en el acto delictivo por el que es acusado y llamado a juicio.- Siendo el estado procesal el de resolver, para hacerlo se considera: PRIMERO.- JURISDICCIÓN Y COMPETENCIA.- Esta Sala Especializada de lo Penal tiene competencia para conocer los recursos de casación y revisión en materia penal según los artículos 184.1 de la Constitución de la República del Ecuador, y 186.1 del Código Orgánico de la Función Judicial. Este cuerpo legal en la Segunda Disposición Transitoria dispone que: ?en todo lo relativo a la competencia, organización y funcionamiento de la Corte Nacional de Justicia, este Código entrará en vigencia a partir de la fecha en que se posesionen los nuevos jueces nacionales elegidos y nombrados de conformidad con lo establecido en la Constitución y este Código.?. Por lo expuesto, avocamos conocimiento de la causa No. 248-2009 de la ex Segunda Sala Penal de la Corte Nacional, en virtud del sorteo realizado el 09 de febrero del 2012. Habiéndose mediante sorteo designado este Tribunal y al Juez Ponente Dr. Paul Íñiguez, de conformidad con los Arts. 185 de la Constitución de la República, 141 del Código Orgánico de la Función Judicial, con lo que los suscritos, al tenor de las normas antes referidas y las del Art. 349 del Código de Procedimiento Penal, somos competentes para conocer el recurso de casación planteado. SEGUNDO: VALIDEZ PROCESAL.- Revisado el expediente no se encuentran vicios que pudieran generar nulidad en la tramitación del recurso, razón por la cual se declara su validez. TERCERO: ANTECEDENTES: 1.- Según consta de la denuncia presentada por María Arteaga Sánchez, el 01 de julio del 2006, a las 04h00 aproximadamente, luego de haber estado presente en la fiesta de graduación del Colegio ?Sagrado Corazón de Jesús? que se realizó en el local de la Cooperativa ?Cuatro de Octubre, de la ciudad de Tulcán, la menor María Eugenia Auz estaba descansando en el dormitorio, cuando empezó a gritar que había sido violada por el ciudadano Joffre Cabrera Males. CUARTO. FUNDAMENTACIÓN DEL RECURSO POR LA FISCALÍA GENERAL.- El Fiscal General del Estado, en la parte principal de su fundamentación manifiesta que: ?[...]. CUARTO: Del estudio del texto de la sentencia absolutoria desestimando la valoración de todo el acervo probatorio evacuado en la audiencia de juicio, bajo los siguientes argumentos simplistas: a) Que existe contradicción entre lo aseverado por la acusadora particular y su hija María Eugenia Auz; b) que la menor mantenía relaciones sexuales con su ?enamorado? Leonardo Lara, inclusive el día de los hechos, circunstancia que su madre desconocía hasta el día en  que se suscitó el ilícito penal; y, c) que el Tribunal valoró el análisis entre el perfil genético de Wilson Cabrera y el ADN de la muestra vaginal de María Eugenia Auz, de cuyas conclusiones se conoce que el material genético del acusado no concuerda con el encontrado en la cavidad vaginal de la ofendida. Argumentos que no desvanecen ni desvirtúan ningún elemento constitutivo de la violación, ni mucho menos la culpabilidad del acusado. Por otro lado, el Art. 86 del Código de Procedimiento Penal le concede al tribunal apreciar las pruebas conforme las reglas de la sana crítica, reglas que no constan en normas de derecho positivo, sino que son reglas del correcto entendimiento humano, confluyendo tanto las reglas de la lógica como las reglas de la experiencia del juez, permitiéndole distinguir lo verdadero de lo falso. El sistema de la sana crítica persigue, más que una certeza subjetiva en el juzgador, un convencimiento racional cuando analiza el conjunto de hechos justificados, según la carga probatoria de las partes, buscando en la verdad procesal un razonamiento libre de duda compaginado con el conocimiento doctrinal y legal. En la especie es evidente que el juzgador violó los principios aplicables a la valoración de la prueba, pues, de los recaudos procesales se advierte que los testimonios son coincidentes y nada contradictorios al manifestar que vieron al acusado tanto en el baile de graduación de la menor como en la casa donde descansaba en las condiciones antes descritas, lo que contribuyó a que Joffre Cabrera pueda consumar el delito por el cual fue llamado, sin que los resultados de ADN de los respectivos informes presentados, puedan enervar la responsabilidad penal, tanto más que, como lo señala la representante del Ministerio Público en su escrito de interposición del recurso, el tipo penal determinado en el Art. 512 del Código Penal, no exige que para la consumación del delito deba comprobarse una penetración total del miembro viril y menos aún que exista eyaculación, advirtiéndose que el Tribunal Penal del Carchi violó en el fallo los Arts. 79, 83, 84, 85, 86, 87, 88 del Código de Procedimiento Penal y Art. 512 numeral 3 del Código Penal, quedando demostrado en la sentencia que la conducta del acusado se subsume al tipo penal de violación. Por lo expuesto, es mi criterio que la Sala corrigiendo el error de derecho, case la sentencia pronunciada por el Tribunal Penal de Tulcán, y dicte la que en derecho corresponda. [...]?. SEXTO: MARCO JURÍDICO: Es pertinente establecer el marco jurídico, jurisprudencial y doctrinario para luego analizar el cuestionamiento que hace la parte recurrente a la sentencia casada: 1.- Normativa Constitucional. La Constitución de la República garantiza el derecho al acceso a la justicia y a la tutela efectiva, imparcial y expedita, en su artículo 75, como parte de los derechos de protección, debiendo aplicarse los principios de inmediación y celeridad, sin que las partes en litigio queden en la indefensión y asegurándolas el derecho al debido proceso, reglas señaladas en el artículo 76 de nuestra Carta Magna, donde las partes, en igualdad de condiciones, ejercen todos y cada uno de los derechos establecidos en la norma suprema. 2.- Normativa sustantiva.- El Código Penal en su artículo 512, establece: ?... Violación es el acceso carnal, con introducción parcial o total del miembro viril, por vía vaginal, anal o bucal, con personas de uno u otro sexo, en los siguientes casos: 1.- Cuando la víctima fuere menor de catorce años; 2.- Cuando la persona ofendida se hallare privada  de  la  razón  o  del  sentido,  o  cuando  por  enfermedad o por cualquier otra causa no pudiera resistirse; y, 3. - Cuando se usare de violencia, amenaza o de intimidación...? 3.- Normativa sobre casación penal.- Al tenor de lo dispuesto en el artículo 349 del Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación, es un medio impugnatorio, que tiene por objeto corregir los errores de derecho que pudiera incurrir el inferior en la sentencia, por lo que constituye un recurso extraordinario de control de la legalidad y del error judicial en los fallos de instancia de acuerdo a lo establecido en el artículo 10, inciso segundo, del Código Orgánico de la Función Judicial. 4.- Normativa internacional.- Declaración Universal de los Derechos Humanos.- Art. 8.- Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo, ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley?. SÉPTIMO.- ANÁLISIS DE LA SALA.- 1.- El recurso de casación es extraordinario y formal, permite controlar si el Tribunal Juzgador ha violado la ley; y, si dicha violación ha causado gravamen. Las causales para que opere el recurso, son específicas y, en nuestra legislación, se encuentran establecidas en el artículo 349 del Código de Procedimiento Penal: ?El Recurso de Casación será procedente para ante la Corte Nacional de Justicia, cuando en la sentencia se hubiere violado la ley, ya por contravención expresa de su texto, por indebida aplicación, o por errónea interpretación. No serán admisibles los pedidos tendientes a volver a valorar la prueba.?1.- Por medio de la casación, se trata de rectificar la violación de la ley en que ha incurrido el Tribunal Juzgador en la sentencia; no es susceptible de un nuevo estudio del proceso, o una nueva valoración de las pruebas. 2.- Al respecto, Ricardo C. Núñez, expresa: ?El de casación es un recurso extraordinario porque no implica la posibilidad del examen y resolución ?ex novo? de la cuestión justiciable, en todos sus aspectos de hecho y de derecho, sino, únicamente, el examen y resoluciones por éste de la aplicación de la ley procesal o sustantiva hecha, en el caso, por el tribunal ?a quo?. De manera que, este recurso no faculta al Juzgador realizar un nuevo examen de la prueba actuada dentro del proceso, y tiene como objetivo corregir y enmendar los errores de derecho que vicien la sentencia judicial, por uno de los motivos consignados en el Art. 349 del Código de Procedimiento Penal. La discordancia entre la verdad fáctica y su reconstrucción contenida en la sentencia, no pueden abrir nunca la vía de la casación?. Por su parte, el tratadista Fabio Calderón Botero, en su obra Casación y Revisión en materia penal, manifiesta: "es un juicio técnico jurídico, de puro derecho sobre la legalidad de la sentencia, también conocido por la doctrina como error in iudicando...?. 3.- Con tales antecedentes de orden jurídico y doctrinario, este recurso faculta en casación, como objetivo corregir o enmendar los errores de derecho que vicien la sentencia judicial, por uno de los motivos consignados en el Art. 349 del Código de Procedimiento Penal, lo que no ha hecho el Fundamentación. 4.- En el presente caso fue analizada la materia genética de la ofendida con una prueba científica, sin que se haya encontrado espermatozoides del procesado; debiendo señalar que el líquido pre seminal es expulsado por el hombre cuando está excitado, el cual contiene espermatozoides y por ende ADN. Pero en el examen de ADN

lo que se encuentra en la evidencia 1 es que existe mezcla de perfiles genéticos de al menos 2 individuos, pero se excluye material genético de Wilson Cabrera Males y en el evidencia 2 también se excluye material genético del procesado. Es por eso, que ante la posibilidad de una denuncia falsa de violación debe existir prolijidad en el interrogatorio, así como en el examen físico de los presuntos, víctima y agresor, cruzándose cuidadosamente la información obtenida y establecerse la verosimilitud de la información denunciada, por lo que en este caso, el Tribunal Juzgador no consideró que exista prueba material alguna en la que se determine la responsabilidad penal de Wilson Joffre Cabrera Males; más si existen contradicciones entre las declaraciones de la acusadora particular y su hija. El Tribunal Penal en la sentencia valoró las pruebas de acuerdo con las reglas de la sana crítica, en cumplimiento de lo que dispone el Art. 86 del Código Adjetivo Penal, lo que en el presente caso, ha sucedido y ha consignado las razones que lo llevan a la conclusión de que el procesado no es autor del delito del que se lo acusa. Eduardo Couture, en su obra ?Las reglas de la sana crítica? editorial UIS, Montevideo, 1990, pág. 70, son: ?Las reglas de la sana crítica son reglas del correcto entendimiento humano, contingentes y variables con relación a la experiencia del tiempo y del lugar; pero estables y permanentes en cuanto a los principios lógicos.?.- 5.- Quien impugna una decisión judicial vía casación debe acreditar con precisión el error jurídico que la vicia y que se manifiesta al existir incoherencia entre lo resuelto y los hechos relatados aceptados como verdaderos. Pero no solo se trata de enunciar las supuestas normas o reglas violadas, sino que debe fundamentar en que consiste cada error de derecho cometido por el juzgador, y de qué modo se adecúa a una de las tres causales invocadas por el artículo 349 del Código de Procedimiento Penal, pero la Sala no encuentra que el Tribunal Penal del Carchi haya violado las normas de valoración de la prueba, como asegura el Fiscal General.- 6.- De la revisión de la sentencia recurrida, se concluye que en la misma no existe violación de la ley, que deba ser corregida vía casación, ya por haberse contravenido expresamente su texto, por indebida aplicación, o porque exista errónea interpretación; pues, las conclusiones del Tribunal Juzgador son el resultado de su íntima convicción en el proceso de valoración de la prueba y recaudos procesales, sin perjuicio de que, la materialidad de la infracción y la participación del justiciable, así como la existencia del animus necandi, hayan sido valorados y determinados conforme a derecho.- Por lo expuesto, este Tribunal de la Sala Especializada de lo Penal de la Corte Nacional de Justicia, ADMINISTRANDO JUSTICIA EN NOMBRE DEL PUEBLO SOBERANO DEL ECUADOR Y POR AUTORIDAD DE LA CONSTITUCIÓN Y LEYES DE LA REPÚBLICA, en virtud de lo establecido en el artículo 358 del Código de Procedimiento Penal, declara improcedente el recurso de casación interpuesto. Devuélvase el proceso al inferior para los fines pertinentes.- Se deja constancia que la moratoria en la sustanciación y resolución de este recurso es atribuible a la ex Corte Suprema de Justicia y a la anterior Corte Nacional de Justicia de transición y no a la actual Corte.- Notifíquese y Publíquese.-

 

 

f.) Dr. Paúl Íñiguez Ríos, Juez Nacional.

 

________________________

1              Código de Procedimiento Penal ecuatoriano.- Art. 349.

 


 

f.) Dr. Wilson Merino Sánchez, Juez Nacional.

 

f.) Dr. Jorge Blum Carcelén, Juez Nacional.

 

Certifico,

 

Dr. Honorato Jara Vicuña, Secretario Relator.

 

Corte Nacional de Justicia.- Sala de lo Penal.- Es fiel copia de su original.- Quito, 12 septiembre 2012.- Certifico: f.) El Secretario Relator.

 

No. 396-2009

 

PONENTE: Dr. Paúl Íñiguez Ríos.

 

CORTE NACIONAL DE JUSTICIA

SALA PENAL

 

Quito, 17 de abril 2012, las 10h15.

 

VISTOS: El Consejo de la Judicatura de Transición, posesionó a las Juezas y Jueces Nacionales el 26 de enero de 2012. El Pleno de la Corte Nacional de Justicia en sesión de 30 de enero de 2012, conformó sus ocho Salas Especializadas conforme dispone el Código Orgánico de la Función Judicial en su artículo 183. La Sala Especializada de lo Penal tiene competencia para conocer los recursos de casación y revisión en materia penal según los artículos 184.3 de la Constitución de la República del Ecuador, y 186.3 del Código Orgánico de la Función Judicial, habiéndose, mediante sorteo, designado este Tribunal y al juez ponente Dr. Paúl lñiguez Ríos, de conformidad con los Arts. 185 de la Constitución de la República y 141 del Código Orgánico de la Función Judicial, por lo que, somos competentes para conocer asuntos de fuero y resolver los recursos de nulidad y apelación planteados por la Fiscalía General del Estado, el Director Nacional de Patrocinio Delegado del Procurador General del Estado y el Servicio de Rentas Internas. Agréguese al proceso el escrito presentado el 2 de abril de 2012 por el Dr. Wilson Yupangui Carrillo. En lo principal, en virtud de los decretos de 9 de junio del 2011, las 09h0; y, 26 de junio de 2011; las 10h30, dictados por el Presidente de la Primera Sala de lo Penal, Juez sustanciador de la causa, que atendiendo' los escritos presentados por los señores: Doctor Alfredo Alvear Enríquez, Fiscal General del Estado Subrogante, del Abogado Marcos Ortega Valenzuela, Director Nacional de Patrocinio, Delegado del Procurador General del Estado; y, el Econ. Carlos Marx Carrasco, Director General del Servicio de Rentas Internas, conceden los recursos de nulidad y apelación y dispone remitir el expediente a la Sala de Apelación. Constituidos en razón del sorteo, en Tribunal de Apelación para resolver considera lo siguiente: PRIMERO.- En primer lugar, corresponde en este caso, entrar a resolver la nulidad del auto solicitado, a cuyo efecto se anota que el auto del que se recurre y se solicita la nulidad, declara la nulidad de todo lo actuado, inclusive de la instrucción fiscal por no constar del expediente que se haya iniciado el trámite previo que determina el artículo 40 del Código de Procedimiento Penal y el artículo 180 del Código de Procedimiento Civil, argumentando que, por tratarse de una falsedad, debía primero ser declarada  la falsedad del documento en la vía civil, como requisito indispensable para dar paso al juicio penal, al no haberse procedido de esa manera, el proceso penal iniciado, es nulo. SEGUNDO.- FUNDAMENTACIÓN DE LOS RECURSOS DE NULIDAD Y APELACIÓN PLANTEADOS POR LA FISCALÍA: El Dr. Alfredo Alvear Enríquez, Fiscal General del Estado subrogante, en su escrito en el que interpone recurso de nulidad y apelación al auto de nulidad, hace un resumen de los hechos manifestando que 09 de enero del 2007 se suscribió un Acta de Mediación de acuerdo total, entre el Econ. Alberto Cárdenas, Director General del SRI y el Dr. Desiderio Wilson Yupangui Carrillo, Procurador Judicial de los herederos Nuques, por medio del cual el Estado, a través del SRI, se comprometía pagar la suma de 23 millones de dólares a través de notas de crédito. Dicha Acta de Mediación tenía como antecedente y sustento de fondo, un proceso coactivo, en el que se embargó el ?Ingenio Nuques?, proceso en el cual por un recurso de nulidad interpuesto por los herederos Nuques, la Sala Especializada de lo Fiscal de la Corte Suprema de Justicia, declaró la nulidad del proceso coactivo, dejando a salvo la prescripción de la obligación tributaria. EL 9 de enero del 2003, la Sala Especializada de lo Fiscal de la Corte Suprema de Justicia en un nuevo juicio dispuso que se cumpla con lo previsto en el Art. 64 de la Ley de Jurisdicción Contencioso Administrativo, es decir, que debe darse curso a los procedimientos necesarios para el cumplimiento de la sentencia y para el cálculo de daños y perjuicios a que hubiere lugar. Como incidente en la ejecución de la sentencia los herederos Nuques, solicitaron se los incluya en virtud de la declaratoria de nulidad del procedimiento coactivo, en esta etapa la Ministra de Sustanciación nombra perito para que liquide daños y perjuicios y, el Tribunal Distrital de lo Fiscal 2 con fecha 11 de junio del 2004 declaró la nulidad del auto que designo perito para que liquide daños y perjuicios, por considerar que ninguna sentencia condena al pago de daños y perjuicios. Los herederos Nuques interponen recurso de casación de este auto de nulidad y la Sala de lo Fiscal de la Corte Suprema de Justicia el 7 de junio del 2006 resuelve desechar el recurso y dispone que se dé fiel cumplimiento a lo resuelto en sentencia del 09 de enero del 2003, por ello sostiene el recurrente que el pago de daños y perjuicios que reclamen los herederos no tiene ningún sustento; sin embargo, en la Cláusula Segunda del Acta de Acuerdo Total en sus numerales 3 y 4, hace constar que la Corte Suprema de Justicia había aceptado en sentencia el pago de daños y perjuicios en una suma de $ 43' 300. 236, 62, sirviendo de sustento para llegar al acuerdo referido. Asegura, por tanto que el Director del SRI, el Procurador de los herederos Nuques en confabulación con un funcionario de la Procuraduría General del Estado, inventaron obligaciones de parte del Estado hacia los herederos Nuques, que no existen, lesionando gravemente la fe pública y poniendo en grave peligro las arcas fiscales. Sumado a esto, asegura que para forjar el Acta de Mediación, se hicieron constar hechos inexistentes como es el que se desprende de la certificación conferida por el Director Nacional del Centro de Mediación de la Procuraduría General del Estado, en la que manifiesta que en el Centro Nacional de Mediación de la Procuraduría General del Estado, no se ha tramitado ninguna petición de mediación relacionado con las controversias surgidas entre el SRI y los herederos Nuques, por tanto, no existe expediente sobre dicho proceso. Por otro lado, la  certificación constante al final del Acta de Acuerdo Total, el proceso de mediación y la suscripción del Acta se ha llevado a cabo en el Centro de Mediación de la PGE de la ciudad de Guayaquil es falsa, conforme la Certificación concedida por el Director Nacional del Centro de Mediación de la Procuraduría General del Estado y de las versiones de los propios procesados, la suscripción del Acta se realizó en Quito, no en Guayaquil, razones por las cuales la Fiscalía acusó que en la referida Acta de Mediación constan hechos que no han ocurrido, inventando convenciones y obligaciones para perjudicar al Estado en más de 20 millones de dólares. EL documento Acta de Acuerdo Total o Acta de Mediación, de acuerdo al Art. 164 del Código de Procedimiento Civil, es un documento público, por haber sido autorizado con las solemnidades por el competente empleado, es decir, por el Director del SRI y funcionarios de la Procuraduría General del Estado que firmaron el Acta, conducta que se subsume en el tipo penal previsto en el Art. 339 del Código Penal; esto es, la falsedad en un instrumento público por haber inventado convenciones, disposiciones y obligaciones. Por ello, considera el recurrente que el auto de nulidad del que apela y pide la nulidad, incurre en violación del Art. 76 numeral 7, literal i) de la Constitución de la República del Ecuador, garantía que ya era parte de la normativa constitucional del año 1998, que obliga a todo poder público incluidos los Jueces a emitir resolución sustentada en normas que guarden relación con los hechos puestos a su conocimiento, garantía que implica la posibilidad de control legal y constitucional, y se constituye en la demostración de la racionalización de la Función Judicial. En cuanto a la prejudicialidad sustento del auto que impugna dice ?que esto se refiere a que no es posible iniciar el juicio penal sin antes haber resuelto en vía civil?; sin embargo, no todos los casos de falsificación debe ejercerse primero en la vía civil, para dar paso a la penal, esta posición constituye una limitación al ejercicio de la acción penal privada de la Fiscalía General del Estado, establecida en los Art. 193 de la Constitución y 33 del Código de Procedimiento Penal; de ser así se estaría dando carta blanca a los delitos de falsificación y dejando un nefasto precedente en la administración de justicia penal. Que como lo ha reseñado, el caso se presenta claramente como una falsificación ideológica cuya prejudicialidad no cabe en la demanda civil presentada por el Dr. Washington Pesantez Muñoz en calidad de Ministro Fiscal Distrital de Pichincha contra el Servicio de Rentas Internas y los herederos Nuques pretenden la nulidad absoluta del Acta, mas no demanda la falsedad del mismo. Y resalta el hecho de que el auto de nulidad dictado dentro del Juicio de ejecución del Acta de Mediación, a más de declarar la nulidad del proceso por violación del trámite, el Juez dispuso remitir copias certificadas a la Fiscalía General del Estado, por presumir el cometimiento de una infracción penal en la suscripción del Acuerdo Total. En cuanto a las sentencias dictadas por la Corte Suprema de Justicia que sirven de fundamento del auto, existen otras dictadas por la misma Corte que en contrario dicen que la regla de prejudicialidad civil no es para todo caso de falsedad de instrumento público, sino solamente para las falsedades materiales o en lo que se altere un documento público, después de otorgado. Demanda que, la prejudicialidad solo se da cuando existe enjuiciamiento civil que declare la falsedad del documento, de no ser así y para que no quede en la impunidad  la falsedad de los instrumentos en pro del interés social y no del particular, en caso de falsedad ideológica opera la prejudicialidad, posición jurisprudencial que se acoge, y que por tanto deja sin sustento el argumento de nulidad impugnado. TERCERO.- RECURSO DE NULIDAD.- El recurso de nulidad de conformidad con el Art. 330 del Código de Procedimiento Penal, procede cuando el Juez o Tribunal Penal hubiere actuado sin competencia; cuando la sentencia no reúna los requisitos exigidos en el Art. 309 del mismo Código; y, cuando en la sustanciación del proceso de hubiere violado el trámite previsto en la Ley, siempre que tal violación hubiere influido en la decisión de la causa. Por su parte, el Art. 309 del Código de Procedimiento Penal, dispone que la sentencia deberá contener: 1. La mención del tribunal, el lugar y la fecha en que se dicta; nombre y apellidos del acusado y los demás datos que sirven para identificarlo; 2. La enunciación de las pruebas practicadas y la relación precisa y circunstanciada del hecho punible y de los actos del acusado que el tribunal estime probados; 3. La decisión de los jueces con la exposición concisa de sus fundamentos de hecho y de derecho; 4. La parte resolutiva, con mención de las disposiciones legales aplicadas; ...?. En base de estas normas, revisado el proceso y el auto que motiva este recurso, se advierte que el mismo no prospera; pues, ninguna de estas causas se encuentran evidenciadas en el tramitación de la causa ni en la sentencia, por tanto, se niega dicho recurso. CUARTO.- RECURSO DE APELACION: 1.- INTERPOSICION DE LOS RECURSOS: Por lo expuesto, corresponde entrar a conocer, sobre los recursos de apelación interpuestos, tanto por el Doctor Alfredo Alvear Enríquez, Fiscal General del Estado, Subrogante y, por el Doctor Carlos Marx Carrasco Vicuña, Director General del Servicios de Rentas Internas y por el Abogado Marcos Ortega Valenzuela, Director Nacional de Patrocinio, Delegado del Procurador General del Estado, quienes en forma separada presenta recursos de apelación del auto que declara la nulidad procesal. A tal efecto, este Tribunal, revisado los correspondientes escritos que contienen los recursos de apelación señalados, los entiende de la siguiente manera: A) El escrito presentado por el Fiscal General del Estado ha sido ya resumido en el considerando Segundo, términos en los cuales se entiende presentado; B) En cuanto al recurso presentado por el Servicio de Rentas Internas a través de su patrocinador, refiriéndose al auto de nulidad, manifiesta que este se dicta luego de transcurrido dos años, cinco meses y 24 días luego de haberse llevado a cabo la audiencia preliminar, lo cual viola lo establecido en el artículo 230 del Código de Procedimiento Penal, vigente a la época, nulidad que se declara por no constar del expediente que se haya iniciado el trámite previo que determina el artículo 40 del Código de Procedimiento Penal y 180 del Código de Procedimental Civil, sostiene que se trata de una falsificación ideológica, documento materia de la presente causa, que tiene el carácter de falso de falsedad absoluta; el argumento de la Sala que declara la nulidad de lo actuado en esta causa, un documento legítimo prexistente, en los que es posible cualquier tipo de comparación (núcleo del juicio de falsedad civil), y aquellos casos en los que se inventan cláusulas, palabras, hechos, derechos en un documento para hacerlo aparecer como verdadero; en el caso no se esta en la posibilidad de realizar comparación del original o documento indubitado con algún otro documento dubitado, ya que lo único que existe en el  caso es un documento original dubitado, sin que un perito pueda determinar la falsedad del acta de mediación conforme al trámite previsto en el Código de Procedimiento Civil, ya que no existe un original con el cual compararlo, y porque el análisis de la falsedad proviene de los hechos y derechos constantes en el documento, siendo inaplicable el invocado artículo 180 del Código de Procedimiento Civil, así como el artículo 40 del Código de procedimie

 

Change password



Loading..