Registro Oficial

Registro Oficial No 767 - Jueves 02 de Junio de 2016 Segundo Suplemento

Jueves, 02 de junio de 2016

Última modificación: Jueves, 15 de septiembre de 2016 | 10:44

Administración del Señor Ec. Rafael Correa Delgado                       

Presidente Constitucional de la República del Ecuador

Jueves 02 de Junio de  2016 - R. O. No. 767

 

 

SUPLEMENTO

 

SUMARIO

               

Corte Nacional de Justicia:

 

Judicial y Justicia Indígena:

 

Resoluciones         

 

1A-2016 Implémentese el Procedimiento de Identificación y Sistematización de Líneas Jurisprudenciales

               

03-2016 Homenaje póstumo al doctor Vicente Tiberio Robalino Villafuerte

               

Gobiernos Autónomos Descentralizados: Ordenanzas Municipales:

 

Ordenanzas          

 

-       Cantón Azogues: Reforma a la Ordenanza sustitutiva que establece el cobro de la tasa por el servicio de aseo público y recolección de desechos sólidos

               

-       Cantón Pujilí: Para el cobro del tributo por contribución especial de mejoras

               

-       Cantón Pujilí: Del impuesto del 1.5 por mil sobre los activos totales

               

-       Cantón Yacuambi: Reforma a la Ordenanza para la gestión integral de residuos sólidos

 

 

CONTENIDO


 

CORTE NACIONAL DE JUSTICIA

 

No. 1A-2016

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 

Por disposición de la Constitución de la República de Ecuador la Corte Nacional de Justicia tiene 4 atribuciones  fundamentales: a) ser el tribunal de casación y revisión; b) desarrollar el sistema de precedentes jurisprudenciales obligatorios fundamentado en los fallos de triple reiteración; c) ser juez de los servidores y las servidoras públicos/as que ostentan fuero; y finalmente, d) tener y ejercer la iniciativa legislativa en temas relacionados con la función de administración de justicia. La ley,1 por su parte, desarrolla algunas funciones adicionales entre las que podemos destacar  por su importancia, la resolución de conflictos de competencia entre salas especializadas de la Corte Nacional de Justicia; y, la expedición de resoluciones en caso de duda u oscuridad de la ley.

 

La función de desarrollar un sistema de jurisprudencia obligatoria tiene por fundamento la modificación sustantiva del sistema de fuentes del derecho que transformó radicalmente el papel de la jurisprudencia en el sistema jurídico. Este sistema fue el asumido por el legislador ecuatoriano en 1993 cuando se expidió la Ley de Casación y está claramente desarrollado en el artículo 19 de esa ley.

 

Este artículo determinaba: i) que todas las sentencias de casación constituían criterio auxiliar de aplicación de la ley (jurisprudencia indicativa); ii) y a la vez que la triple reiteración de un fallo de casación, sin ningún trámite adicional, transformaba ipso facto a esta jurisprudencia indicativa en precedente jurisprudencial obligatorio, con la consecuencia de que este precedente se transformaba en vinculante para todos los jueces a la hora de interpretar y aplicar el derecho vigente, excepto para la propia Corte Suprema.

 

El problema evidente de este mecanismo de generación de jurisprudencia era su informalidad; pues la sola reiteración de los fallos constituía jurisprudencia obligatoria. El resultado: habían fallos de triple reiteración con distintos o diversos criterios sobre una misma cuestión jurídica.

 

Más, con la vigencia de la Constitución de 2008, se dio un cambio positivo porque a partir de octubre de 2008, el precedente jurisprudencial, se sustenta en la reiteración por tres o más ocasiones de un mismo criterio sobre un mismo punto, que antes de convertirse en precedente obligatorio esas sentencias de las salas especializadas de la Corte Nacional deben pasar por el control material de su Pleno para que éste, después de una amplia discusión, establezca formalmente el precedente a través de una resolución. Adicionalmente, el precedente jurisprudencial actual no se circunscribe al establecimiento de reglas normativas, sino que incluye aspectos fácticos y probatorios, así como las cuestiones argumentativas que, según la teoría jurídica contemporánea, también hacen parte de la ratio decidendi de la sentencia.

 

Sin embargo, todo este sistema jurisprudencial requiere para su cabal implementación, de la existencia de un sistema de información que permita a las juezas y jueces de la Corte Nacional conocer y manejar los argumentos que históricamente han servido de base para sus sentencias. A pesar de los esfuerzos realizados por salas, tribunales y juzgadores de la Corte Nacional ese sistema de información no se ha consolidado suficientemente. Uno de esos escollos ha sido justamente no contar con una herramienta clara para la identificación y sistematización de las líneas argumentales sobre las cuales se han construido las decisiones jurisdiccionales fundamentales de la Corte.

 

Una de estas herramientas es, justamente, la implementación de un sistema de líneas jurisprudenciales, que es un procedimiento de clasificación y sistematización de las  decisiones de la Corte a partir de un análisis temporal y estructural de varias sentencias que se relacionan entre sí.

 

En términos sencillos una línea jurisprudencial consiste en el mapeo del conjunto de posibles respuestas concretas que los jueces y tribunales de justicia han hecho a un problema jurídico específico en un plazo determinado.

 

Este mapa de decisiones, en los sistemas donde operan las líneas jurisprudenciales ayuda a identificar o a generar un precedente2. Esta herramienta pone especial atención a la forma en que los jueces justifican la decisión y no tanto en la decisión misma; porque esa línea argumental es la que permite determinar con exactitud la doctrina de los jueces respecto de un problema concreto. A través de la línea jurisprudencial es posible identificar si una argumentación primaria se ha mantenido igual, se ha ido perfeccionando o definitivamente ha cambiado; y permite hacer explícitos los patrones de permanencia o cambio en las decisiones y el modo en que se éstas se producen. También permite ver con claridad el proceso de construcción de los consensos y la profundidad de los disensos en las salas, tribunales y Cortes; pero sobre todo la construcción de líneas jurisprudenciales es indispensable si queremos conocer y manejar la doctrina jurisprudencial vigente de un juez o tribunal de la Corte Nacional de Justicia en un momento dado sobre un problema jurídico específico.

 

En este contexto, la creación de líneas jurisprudenciales que permitan identificar la evolución de la doctrina judicial en determinadas materias se convierte en trascendental para garantizar la unificación de criterios, la seguridad jurídica y la posibilidad de que en un período relativamente corto de tiempo se cree derecho jurisprudencial stricto sensu, tal como manda la Constitución en el artículo 185, en concordancia con el artículo 182 del Código Orgánico de la Función Judicial.

 

Ahora bien, implementar este sistema de información jurisprudencial también requiere del establecimiento de un nuevo modelo formal de sentencias para la Corte Nacional, que permita identificar de una manera más sencilla los argumentos y las líneas argumentativas de la Corte sobre cualquier cuestión jurídica. Esto debido a que uno de los problemas que se ha identificado como causa de la carencia de líneas jurisprudenciales es justamente que la heterogeneidad de estructuras que manejan las diferentes salas, tribunales y jueces de la Corte Nacional.

 

Sin querer atentar contra el principio de la independencia interna de los jueces, esta suerte de homologación formal de las sentencias busca facilitar la identificación y sistematización de la jurisprudencia y al tiempo de favorecer la expedición de precedentes obligatorios, asegurar la aplicación de la Constitución, del Código Orgánico de la Función Judicial y la seguridad jurídica para todos los ecuatorianos.

 

LA CORTE NACIONAL DE JUSTICIA

 

Considerando:

 

Que con la vigencia de la Constitución de la República, el  sistema de fuentes del derecho ecuatoriano se transformó radicalmente, atribuyéndole la capacidad de crear derecho objetivo a la jurisprudencia que, dejó de ser tan sólo un criterio de interpretación de la ley para convertirse en fuente directa del derecho;

 

Que la Constitución, en el artículo 184.2, establece que la Corte Nacional de Justicia tiene la atribución de desarrollar un sistema de precedentes jurisprudenciales fundamentado en los fallos de triple reiteración;

 

 

Que la Constitución de la República en el artículo 185 y el Código Orgánico de la Función Judicial en el artículo 182, determinan el procedimiento a seguir por parte de las salas especializadas de la Corte Nacional para crear un precedente jurisprudencial obligatorio a partir de por lo menos tres sentencias que reiteren una misma opinión sobre un mismo punto de derecho;

 

 

Que la Corte Nacional de Justicia, desde su conformación en diciembre de 2008, ha expedido un importante número de Resoluciones que fijan precedentes jurisprudenciales obligatorios basados en fallos de triple reiteración;

 

Que para garantizar la seguridad jurídica y la uniformidad de la jurisprudencia es importante instaurar una metodología de trabajo más adecuada que permita identificar y sistematizar las líneas jurisprudenciales a fin de desarrollar de una manera ordenada y accesible los precedentes jurisprudenciales derivados de los fallos de triple reiteración;

 

Que para facilitar el trabajo de identificación y sistematización de las líneas jurisprudenciales es necesario uniformizar la forma de las sentencias de las distintas salas de la Corte Nacional de Justicia;

 

En uso de la atribución prevista en los artículos 184.2 de la Constitución de la República y 180.2 del Código Orgánico de la Función Judicial

 

Resuelve

 

I. DE LA IDENTIFICACIÓN Y SISTEMATIZACIÓN

DE LÍNEAS JURISPRUDENCIALES

 

Establecer el siguiente procedimiento (metodología) para la identificación, construcción y sistematización de las líneas jurisprudenciales de cada una de las Salas de la Corte Nacional de Justicia:




II. DE LA UNIFORMIZACIÓN DE LA ESTRUCTURA DE LAS SENTENCIAS

 

2.             Unificar la forma de las sentencias expedidas por los tribunales y las salas de la Corte Nacional de Justicia, lo cual se hará sin perjudicar su independencia interna y externa.

 

3.             Aprobar una nueva estructura para las sentencias que emitan los tribunales y salas de la Corte Nacional de Justicia, con base en los parámetros que se indican a continuación




III. DE LA APROBACIÓN DE PRECEDENTES OBLIGATORIOS

 

4.             Implementar un nuevo modelo de precedente obligatorio que además de los puntos de derecho considere como jurisprudencia vinculante la parte fáctica, los aspectos probatorios y las consideraciones de fondo, incorporadas en la sentencia, de acuerdo con los parámetros establecidos en el artículo 185 de la Constitución.

 

5.             Establecer para el nuevo modelo de precedente obligatorio la siguiente estructura de resolución: